Lo que hacen estos hombres, con su ir y venir, es edificar una nueva ciudad en Texcoco, en donde operan actualmente 350 empresas. 

Empleará a 450 mil mexicanos nuevo Aeropuerto Internacional

  • La Prensa
  • en México

POR ELOÍSA DOMÍNGUEZ
TEXCOCO. Un ejército de trabajadores se mezcla entre grandes torres de metal y concreto sobre
un gigantesco terreno que parece base lunar. Son más de 45 mil personas las que trabajan en la
construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), movimiento
frenético que al cerrar el año realizarán 100 mil mexicanos.
Pero este es solamente el inicio de una obra monumental, que cuando esté concluida,
representará una fuente de empleo para 450 mil mexicanos, más que la población que contó el
INEGI en Cuernavaca en 2015 (eran 366 mil 321 habitantes).
Lo que hacen estos hombres, con su ir y venir, es edificar una nueva ciudad en Texcoco, en donde
operan actualmente 350 empresas.
Este proyecto surgió, nos explican durante un recorrido que realizó El Sol de México la semana
pasada por las obras, ante la saturación de la terminal aérea internacional de la Ciudad de México.
Quien tiene que viajar frecuentemente por el Benito Juárez, frecuentemente se queja de las
demoras, las largas filas y lo incómodo de las salas. Lo difícil que es a veces obtener un taxi para
salir a buena hora, o los embudos que se hacen al llegar y documentar.
Este aeropuerto comenzará a funcionar en 2020, para satisfacer la demanda de hasta 76 millones
de pasajeros, pero en su máximo desarrollo atenderá a 125 millones, explica la Secretaría de
Comunicaciones y Transportes (SCT).
Para llevar a cabo la obra, la dependencia destaca que cada día seis mil camiones cargados
transportan materiales a la zona, y el edificio terminal medirá de punta a punta un kilómetro y
medio, en el que se cabrían tres glorietas de Reforma.
Nos cuentan que el centro de la terminal, el lobby, que tendrá cuatro pisos donde se ubicarán,
entre otros, las tiendas de autoservicio y la entrada para el check in, es del tamaño del Zócalo de la
Ciudad de México.
Las plataformas, que serán la base de cimentación de la terminal, suman 856, cada una de las
cuales mide 400 metros cuadrados — su tamaño es de 20 por 20 y un metro y medio de espesor– , y
utiliza varilla de pulgada y media.
La SCT menciona que la varilla que se emplea en las plataformas del Centro Multimodal de
Transporte y el edificio terminal es el equivalente a la distancia entre Alaska y la Patagonia (se
estima que dicha distancia es superior a los 13 mil kilómetros).
La subestación de alta tensión consta de tres instalaciones eléctricas, tanto de maniobras como de
transformación de voltaje para abastecer de energía a los edificios principales y las pistas, y la
generación de luz de esta planta equivale a alumbrar todo Pachuca.
Los miles de mexicanos con casco y chaleco, que mueven materiales con grandes máquinas o con
sus propias manos en carretillas, están dando forma al segundo aeropuerto más grande del
mundo. El primero se ubicará en Estambul, Turquía, para dar servicio a 150 millones de viajeros.
Hasta el momento, el aeropuerto de Atlanta atiende a 100 millones de pasajeros.
Nos cuentan durante el recorrido que no es posible que los dos aeropuertos continúen operando
simultáneamente, pues los espacios aéreos se cruzan. La tierra que parece no puede recibir un
centro comercial, grandes sembradíos o revivir como una zona de fábricas, parece cambiar su
configuración cada día. Va tomando forma poco a poco. Y lo que parece tierra muerta, cobra vida.
Cuenta con un plan de expansión para alcanzar su máximo desarrollo hacia el último tercio del
presente siglo con seis pistas paralelas, dos terminales y otras dos satélites.
Además, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), el Gobierno del Estado de
México y diversas empresas que participan en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional,

llevan a cabo simultáneamente más de 70 acciones en municipios aledaños al proyecto, por un
monto de alrededor de 400 millones de pesos.
Lo anterior, como una aportación de este proyecto a Atenco, Texcoco, Chiautla, Chiconcuac,
Papalotla, Tepletlaoxtoc y Tezoyuca, que se beneficiarán con la construcción de arco techos o
techumbres en escuelas y plazas cívicas, pavimentación de calles, remozamiento y
acondicionamiento de plazas cívicas, centros comunitarios, escuelas, jardines, parroquias y
edificios históricos. La transformación de todo el entorno también está en marcha acelerada.
Se habilitan pozos y caja para captación de aguas pluviales para beneficio de casi 30 mil personas
en Atenco y Texcoco. Se han reencarpetado 13 kilómetros de carreteras que conectan poblaciones
de Tepetlaoxtoc, Papalotla y Tezoyuca. Se rescatan plazas públicos, edificaciones históricas y
espacios de usos múltiples en dichos municipios. Estas acciones se han desarrollado desde el año
2016 y continuarán.
Al caer la noche, los ruidos de las máquinas continúan sonando en el horizonte. El polvo se levanta
y los miles de trabajadores ahí reunidos con un mismo fin, se preparan para cambiar turnos. Una
nueva ciudad está en construcción, una obra monumental para conectar al mundo con México, y
viceversa.