Permitirá mantenerlos alejados de las adicciones y la delincuencia

Inclusión de jóvenes de 15 a 25 años de edad en actividades de trabajo social

  • La Prensa
  • en México

Por: Arturo R. Pansza

Ciudad de México.- La inclusión de jóvenes de 15 a 25 años de edad en actividades de trabajo social en comunidades de escasos recursos, permitirá mantenerlos alejados de las adicciones y la delincuencia, consideró la diputada de Nueva Alianza, Angélica Reyes Ávila.

Refirió que las causas que los orillan a comportamientos inadecuados y “buscar otras salidas”, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), son la exclusión, la falta de oportunidades laborales, carencias económicas y experiencias de violencia intrafamiliar.

Angélica Reyes conminó a las organizaciones civiles a que se acerquen a ese sector de la población, a la vez que dijo que el trabajo social es una estrategia eficaz porque se vuelven más sensibles contra factores de riesgo como drogas y robo, al brindar apoyo a otros, observar su entorno y conocer los problemas y necesidades de una zona en particular.

“Brindarles la oportunidad de asistir a otros incluso los ayuda a encontrar su propia vocación”, mencionó y difundió que cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Secretaría de Gobernación (Segob), revelan que al año cuatro mil 500 jóvenes en promedio son acusados por algún delito grave.

En tanto, cerca de 16 mil adolescentes de entre 14 y 19 años en todo el país, son objeto de alguna medida disciplinaria por haber cometido infracciones a leyes.

Por lo que hace a las adicciones, la representante popular indicó que los jóvenes mexicanos, de acuerdo con la Secretaría de Salud (SSA), comienzan el consumo de alcohol a los 12 años, no obstante, el uso abusivo de drogas entre los menores se intensifica y prevalece a partir de los 16 años, según la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC).

Un país joven, que asciende a 30.6 millones de mexicanos según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), es vulnerable a situaciones de riesgo que en un futuro se pueden traducir en actos vandálicos o que incrementen las cifras negras de nuestro país, expuso.

Y declaró: “sólo con el apoyo de la familia, la comunidad, los grupos de jóvenes en condiciones similares, la escuela y las organizaciones voluntarias, se puede visibilizar a una población que enfrenta situaciones adversas”.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem