Tras una pesada cuesta de enero

Se espera incremento de ventas este fin de semana por celebración de Candelaria y Super Bowl

  • La Prensa
  • en México

Por: Genoveva Ortiz

Ciudad de México.- Tras una pesada cuesta de enero, el comercio formal espera tener su primer respiro del año este fin de semana y registrar un incremento módico en sus ventas por la celebración de la Candelaria y la trasmisión del Super Bowl.

De acuerdo a diversas consultoras, este fin de semana, motivado por el Super Bowl, el gasto de los hogares mexicanos crece 21% comparado con una semana convencional, por la venta de bebidas alcohólicas y botanas.

Se estima que el carrito de compras promedio sea de 395 pesos, lo que representa un alza en las ventas para los supermercados frente a un fin de semana común. Destaca el viernes previo al encuentro, cuando las ventas incrementan 12% frente a cualquier otro viernes del año.

Este domingo 4 de febrero se celebra el SB LII, evento deportivo que atrae a millones de mexicanos. Solo durante enero de este año, más de 16 millones de personas en México vieron al menos uno de los 10 partidos de la post temporada del futbol americano estadounidense.

Por lo que respecta a la celebración del Día de la Candelaria y la tradición de “vestir al Niño Dios”, empresarios del ramo comercial esperan que esta festividad religiosa impulse a cerca de 2,864 giros.

La Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la ciudad de México (Canacope), que dirige Ada Irma Cruz, informó que los principales giros comerciales que se verán beneficiados con esta festividad son: mercerías, venta de telas, hilos y estambres, así como artículos religiosos y venta de materiales para manualidades; que en estas fechas, incorporan en su oferta comercial y de servicios, tanto la reparación, como la elaboración de atuendos para las figuras religiosas que serán presentadas en las diversas Iglesias este 2 de febrero, en el marco de la celebración católica de La Candelaria.

A los giros formales relacionados a las manualidades y la costura, como mercerías, venta telas y manualidades, que desde mediados de enero integran la modalidad de reparar y vestir a las figuras de Niño Dios, se suman más de 1,300 puestos ambulantes cercanos a Iglesias, mercados, tianguis, plazas públicas y hasta domicilios que se identifican con letreros como “Se visten Niños Dios”; mismos que atienden una demanda que se ha mantenido constante a través de los años y que se sustenta en la fe y tradición de las familias capitalinas.

En ese sentido, por la temporada de la Candelaria, pueden existir cerca de 4,000 puntos de venta, entre formales y ambulantes, relacionados venta de atuendos y reparación de figuras del Niño Dios en la Ciudad de México.

Estos giros comerciales, pueden presentar ventas superiores al 25 por ciento en comparación a un día normal, teniendo la mayor actividad desde una semana anterior al 2 de febrero.

Los costos, podrán ir desde los 30 pesos por una pequeña reparación, hasta los 250 pesos en promedio para algún despostillamiento, retoque y reconstrucción de alguna extremidad; aunque el costo puede variar dependiendo del daño, materiales y tiempo de reparación.

Las celebraciones en donde se “pagan” los tamales tras la Rosca de Reyes, se estima tendrá amplia preferencia en la población, pues por el clima y las fechas en las que se presenta, se tendrá la oportunidad de festejos en oficinas, escuelas, centros de trabajo entre otros.

El festejo familiar se presentará el sábado y domingo en algunos hogares, restaurantes, cafeterías y giros especializados. Lo que impulsa las ventas sobre el 60 por ciento en los negocios dedicados a la elaboración y venta de tamales y atole.

Además de impulsar en un 80 por ciento a negocios como molinos de harina y masa para tamales, mientras que materias primas, recauderías, pollerías y carnicerías, podrán elevar ventas sobre el 20 por ciento los días previos y en el fin de semana que inicia el viernes 2 y hasta el domingo 4 de febrero.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem