Al tiempo que dijo que es momento de apostarle a los suelos de conservación

Mikel convocó a conformar un frente común para detener la mancha urbana

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Arturo R. Pansza

Ciudad de México.- El precandidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola Peñalosa, convocó se conforme un frente común para detener la mancha urbana en la capital del país, al tiempo que dijo que es momento de apostarle a los suelos de conservación.

Al reunirse con representantes de comunidades, pueblos originarios y ejidos de la delegación Magdalena Contreras, con la presencia del delegado Fernando Mercado y el diputado local Gerardo Quijano, sostuvo que es momento de cambiar la visión de la conservación del suelo, a la vez que señaló que es preciso dirigir esfuerzos hacia la vigilancia forestal para conservar el bosque de la capital del país.

Mikel Arriola, quien en sus actividades del día también incluyó una reunión con productores de la delegación Milla Alta con quienes comió, se refirió a la importancia de rescatar las áreas ecológicas de la capital del país de la mancha urbana, que implica conservar un 58 por ciento del territorio de la ciudad que es zona verde.

Tras escuchar a habitantes de la población de Magdalena Atlihtic, el precandidato al gobierno citadino insistió en que es preciso un frente común para detener el crecimiento urbano desordenado en la zona de conservación de la delegación, pero también, dejar a un lado la política de cero explotaciones de bosque, que propicia ilegalidad, porque la idea es que exista control.

Así, en un área de comida del Segundo Dinamo, donde le hicieron planteamientos, Arriola Peñalosa consideró prudente regresar al lugar en menos de un mes para conocer y hacer suyo un documento de trabajo que incorporaría en su eventual campaña electoral.

“Se necesita un plan integral para el manejo de todos los ejidos de la Magdalena Contreras, con el fin de regularizar lo que no tiene ley y además llevar servicios sin dañar el suelo de conservación que hoy en día es vital para la vida de los capitalinos tanto de la zona rural como urbana”, mencionó.

Ante vecinos, comuneros y ejidatarios, de quienes oyó quejas y demandas, se comprometió a cambiar la visión del suelo de conservación, porque no se puede plantear una política de cero permisos sólo por el miedo a la deforestación.

Calificó de importante que los ejidatarios y comuneros que cuidan los recursos naturales reciban una remuneración importante, porque gracias a sus laboresla Ciudad de México, tanto en la zona rural como urbana, tiene los beneficios de recursos naturales como el agua, a la vez que calificó de necesario el detener los asentamientos irregulares y los que ya tengan muchos años deben ser integrados a la comunidad, para que se cuente con los servicios elementales como agua y drenaje porque esas descargas son las que hacen mucho daño al río Magdalena, considerado el único afluente vivo de la capital.

Se comprometió con comuneros de los pueblos originarios a incluir en el documento apoyos para ellos, el impulso a proyectos productivos y una política de conservación, además que expuso que lo importante es explotar el bosque de manera racional.

Hizo alusión a que se requiere cambiar el criterio respecto al pago de servicios ambientales, porque los 400 pesos anuales por hectárea que se pagan actualmente, no sólo son insuficientes, sino que dan pauta a que los comuneros vendan sus tierras por falta de ingresos.

También en Magdalena Contreras, el precandidato se reunió con representantes de los Comités Ciudadanos de diversas colonias, quienes le expusieron sus preocupaciones sobre seguridad y movilidad.

Mikel Arriola se pronunció por construir 100 kilómetros del Sistema de Transporte Colectivo (SCT) Metro y ello implicaría extender la Línea 7 que va del Rosario a Barranca del Muerto hasta San Jerónimo, para de ahí distribuir el transporte, incluida una reingeniería de las rutas que suben a las distintas colonias.

Sobre seguridad dijo que es prioritario establecer un millón de cámaras de vigilancia en la ciudad, en lugar de las 15 mil actuales, acompañadas de mejor iluminación y manejo no centralizado.

Los líderes ejidales y comuneros de esta delegación pidieron a Mikel volver los ojosa las zonas rurales, porque la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México los ignora, mientras otras instancias del campo operan con leyes obsoletas y niegan inversiones para el desarrollo sustentable.

En la delegación Milpa Alta, visitó a productores de mole, quienes le pidieron mejorar las vías de comunicación ya que solo tienen un acceso para trasladar sus mercancías llegan tarde sin poder competir en el mercado.

Asimismo, pidieron agilizar los trámites para establecer y desarrollar sus negocios, pues, dijeron, la burocracia actual tanto de la Ciudad de México como de la Delegación es muy tardada y les impide empezar a funcionar de manera formal.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem