Se debe reconocer que las suspicacias que fundamentan el eventual uso electoral

Pobreza y desconfianza, azotes en épocas electorales, dice INE

  • La Prensa
  • en México

Por: Rubén Pérez

Ciudad de México.- El presidente consejero del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello, afirmó que se debe reconocer que las suspicacias que fundamentan el eventual uso electoral o partidista de los recursos públicos derivan de dos factores.

El primero, dijo, tienen que ver con la oceánica pobreza y la ominosa desigualdad. El segundo, con el lastre de la desconfianza hacia las instituciones públicas que heredamos de la arbitrariedad con la que se ejercían los poderes públicos en la época del México autoritario. Así lo manifestó durante la firma del adendum para coordinar acciones y estrategias de apoyo en materia de blindaje electoral. Añadió que “indudablemente, en los últimos 25 años, la transparencia, el acceso a la información pública y el activismo de la sociedad, han contribuido a minimizar el ejercicio arbitrario del poder político y han configurado un sistema donde la división de poderes es cada vez más real, es cada vez más vigoroso”.

Sin embargo, dijo, en materia de pobreza y desigualdad, que constituyen los factores estructurales que crean el caldo de cultivo para el clientelismo político todavía tenemos importantes déficits que representa un desafío para todas las instituciones del Estado mexicano e incluso para las organizaciones de la sociedad civil.

“Estos problemas estructurales son los que crean las condiciones para que todavía existan quienes pretenden medrar políticamente con las necesidades de la población, y que traten de utilizar en su beneficio los programas sociales durante los procesos electorales”, subrayó el presidente consejero del INE.

Mencionó que el documento firmado entre la Procuraduría General de la República a través de la FEPADE, la SEDESOL, y la Secretaría de la Función Pública, “me parece que es una buena noticia para la equidad y el desarrollo del proceso electoral más grande que hayamos vivido en nuestra historia democrática”.

Puntualizó que con esto existe un compromiso en cuatro vertientes. La primera tiene que ver con el hecho de generar sinergias para prevenir y combatir los delitos electorales. En segundo lugar se evita el condicionamiento de la entrega de recursos públicos a cambio del sufragio

En tercer permite tener condiciones para desarrollar campañas sobre las responsabilidades administrativas y penales en las que pueden incurrir los servidores públicos que cometan infracciones a la normatividad en la materia.

Finalmente, aseveró que en cuarto sobresale el hecho de desplegar acciones de vigilancia a través de la figura de la Contraloría Social a la que ha hecho referencia la Secretaría de la Función Pública, que impidan el uso de bienes materiales, instalaciones y vehículos públicos el día de la jornada electoral, así como en los días previos a la misma.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem