Mexicanos deben ganar 19 mil al mes

Salarios en México, siguen perdiendo poder adquisitivo

  • La Prensa
  • en México

PATRICIA CARRASCO

Los salarios en México siguen perdiendo poder adquisitivo, situación que contribuye a que más de la mitad de la población asalariada, 51.7% de los trabajadores, permanezcan debajo de la línea de pobreza monetaria, conocida también como línea de bienestar del CONEVAL. Tan solo en la presente administración, los salarios promedio y mínimo han perdido 14.4 y 3.9% de su poder adquisitivo respectivamente.

El Salario Mínimo Constitucional debiera ser por tanto de $19,041 pesos mensuales, equivalentes a $4,760 por persona en un hogar promedio de 4 personas.

Si el salario mínimo fuera de $95.4 diarios y no de $88.32 como es actualmente, sería para solventar las necesidades mínimas para no caer en pobreza de un individuo, no de una familia.

De una familia, el valor debiera ser de $353 pesos diarios. Retomando el concepto del Living Wage Calculator del MIT (Massachusetts Institute of Technology), los salarios mínimos que sean idénticos a la línea de pobreza, serán salarios de pobreza, no dignos ni suficientes, porque sólo garantizan no caer en situación de pobreza, estando al límite de ella.

Los salarios en general muestran caídas importantes, fundamentalmente a partir de 2012. Comparando 2005 con 2016, estudiar un posgrado o una licenciatura en México da salarios mensuales 28% y 20% menores, revela el Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México y Puebla, “POLICY BRIEF-ANÁLISIS DE COYUNTURA, “México: país de trabajadores pobres”, que coordinan Graciela Teruel/ Miguel Reyes y Miguel López.

Entre las repercusiones, además de aumentar la brecha con los salarios de América del Norte, están la perpetuación de pobreza y minar las posibilidades de movilidad social.

La brecha salarial entre México y Estados Unidos en salarios promedio se amplió de 3.6 a 3.9 veces entre 2000 y 2016, en tanto la que se tiene con Canadá aumentó de 2.7 a 3.1 veces. Solo la existente entre Canadá y Estados Unidos como socios del TLCAN.

Los investigadores destacan que la integración de México al mercado norteamericano a través del TLCAN no ha permitido la convergencia en crecimiento ni en bienestar con sus pares, Estados Unidos y Canadá. La distancia promedio en el PIB o en la productividad lejos de disminuir, ha aumentado.

En fechas recientes, parte del debate en torno a los salarios mínimos tiene como punto de comparación las líneas de pobreza o bienestar del CONEVAL. Algunos actores sociales defienden el hecho de que alcanzando la línea de bienestar, el salario mínimo sería digno y constitucional.

Mencionaron que el precepto Constitucional y las leyes secundarias derivadas del mismo, establecen con claridad que el salario mínimo es un concepto de dignidad y suficiencia para el jefe de familia y su familia, no para un individuo.

El salario promedio en moneda (dólares) con poder de paridad de compra, tiene una caída del 23%. A partir de 2012, los salarios de los trabajadores que no cuentan con escolaridad, primaria, secundaria y preparatoria convergen hacia el salario mínimo.

A partir de 2012 también la pérdida de poder adquisitivo muestra mayor correlación positiva con la escolaridad: a más escolaridad, más pérdida de poder adquisitivo. Mientras el salario mínimo ha perdido casi 4% de su poder adquisitivo en la presente administración, el salario promedio, empujado por las abruptas

caídas en salarios de trabajadores con posgrado, universidad y preparatoria, lo ha hecho en un 14.4%.

Varias políticas salariales y de mercado de trabajo contribuyen para tales resultados: a) implementación de reforma laboral que abarata costos de contratación y despido; b) desvinculación de aumentos salariales de productividad o rendimiento de la empresa; c) cambio en la composición de la estructura salarial: aumento en la participación de trabajadores con mayor precarización (1-3 salarios mínimos) y caída en la participación de salarios mayores a 5 salarios mínimos; d) mayores tasas de desempleo en población con mayores niveles de escolaridad.