Orlando Camacho estableció que la ley, por más buena intención que tenga, no será la solución si los gobernadores no transforman a sus policías

Eficiencia de los cuerpos policiacos es el pendiente

  • La Prensa
  • en México

Arturo R. Pansza

Ante el Presidente Enrique Peña Nieto, funcionarios federales, gobernadores y representantes de la sociedad, el director de México SOS, Orlando Camacho, dejó en claro que hacer más eficientes los cuerpos policiacos es de los grandes pendientes de los mandatarios estatales, a la vez que se tienen que mejorar las estrategias de seguridad pública.

En la XLIII sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, que tuvo lugar en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, dijo que se debe proveer de un marco jurídico a las fuerzas armadas y que la Ley de Seguridad Interior, tiene que ser parte de un paquete legislativos que “coloque a las instituciones de justicia y seguridad, en el centro de la ecuación, sin esto, no se saldrá de la violencia y se perpetuará la labor de las fuerzas armadas”.

Dejó en claro a los asistentes que aún quedan pendientes que deben tratarse con urgencia y eficacia, al tiempo que exigió la completa voluntad de gobierno y sociedad para combatir a la corrupción y erradicar la impunidad. Asimismo expresó; “México nos necesita a todos; autoridades eficaces y ciudadanos maduros y corresponsables en la construcción de un México en paz”,

Mencionó que el hacer más eficientes a las policías, iría encaminado a empatar los articulados de la Ley de Seguridad Interior aprobada por el Congreso de la Unión y que ayer fue promulgada por el Primer Mandatario.

Una vez que indicara que los titulares de los Poderes Ejecutivos de las entidades son responsables de proveer cuerpos policiacos eficaces para sus ciudadanos y, con ello, perfilar una estrategia adecuada en materia de seguridad, acotó que mejorar a los elementos es algo a atender y que, “una realidad también urgente ha sido la de proveer un marco jurídico a las Fuerzas Armadas, que han estado 10 años en las calles sin asidero normativo, esta ley les ha dado este asidero jurídico que han buscado y que era necesario para su labor, por supuesto hay reclamos, y resultan compresibles, pues la incertidumbre jurídica genera inseguridad jurídica”.

Orlando Camacho estableció que la ley, por más buena intención que tenga, no será la solución si los gobernadores no transforman a sus policías, que seaneficaces y dignos, como no los hay, de ahí que se pronunciara por reformar el artículo 123 en su apartado B para restituir los derechos laborales de los uniformados.

“Debemos continuar con el fortalecimiento de fuerzas armadas con instrumentos jurídicos y que, las fuerzas civiles tomen el control de la seguridad en las entidades; impulsemos las reformas a la Ley general del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que no termina por cuajar”, declaró.