Sin “El Chapo”, el narcocontrol es de “El Mencho”

Foto especial

Sin “El Chapo”, el narcocontrol es de “El Mencho”

  • La Prensa
  • en México

Carpeta de Investigación

Por: Noel F. Alvarado

El capo Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, es uno de los hombres más buscados en México y Estados Unidos por convertirse en enemigo de la sociedad y los gobiernos municipal, estatal y de las Fuerzas Federales, no sólo por ser el líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y traficar y vender importantes cantidades de droga en México y Estados Unidos, sino por generar violencia extrema al enfrentar a las Fuerzas Federales por horas, desestabilizar la red de transporte en las principales ciudades de Jalisco y Michoacán, al quemar gasolineras, vehículos, camiones; derribar helicópteros con potentes fusiles Barret calibre .50 y dejar una estela de sangre, horror y muerte.

“El Mencho” tuvo una baja importante el pasado lunes 4 de diciembre, cuando personal de la Semar se enfrentó a balazos con una célula del CJNG en el rancho La Esperanza, ubicado en el municipio de Tonalá, Jalisco. Autoridades federales confirmaron el fallecimiento de tres civiles, también pereció alcanzado por las balas un efectivo de la Marina, y otro más resultó herido.

Entre los muertos estaba José Luis Gutiérrez Valencia “El Ojo de Vidrio”, “Don Chelo” o “El 77”, consuegro de Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, quien el pasado 24 de noviembre abandonó el reclusorio de Puente Grande, tras purgar la condena que le fue dictada por un juez por el delito de cohecho y portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército mexicano. Con “Don Chelo” también fue muerto su hijo y uno de sus guardaespaldas.

Durante el tiempo que permaneció tras las rejas, “Don Chelo” mantuvo el control económico del reclusorio a través de la venta de drogas y otros productos ilícitos que se comercializan en el área para sentenciados del penal de Puente Grande. José Luis Gutiérrez Valencia es suegro de Rubén Oseguera González “El Menchito”, hijo del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”.

Previo a obtener su libertad, “Don Chelo” promovió un juicio de garantías contra cualquier orden de aprehensión dictada por un juez penal del fuero común o federal. El 9 de mayo de 2017, se dio a conocer el video de una fiesta realizada dentro del reclusorio organizada por José Luis Gutiérrez Valencia y amenizada por el grupo Los Buchones de Culiacán.

Al día siguiente, el entonces fiscal general del Estado, Jesús Eduardo Almaguer Ramírez, dijo que la narcofiesta se realizó en 2013 con el permiso de quien entonces ocupaba el cargo de jefe de custodios, Enrique Huerta Balcázar, quien fue separado de su cargo el 21 de noviembre de ese año. Almaguer Ramírez mencionó que José Luis Gutiérrez Valencia tenía privilegios dentro del reclusorio, pero que estos le fueron retirados en 2015.

Dentro del rancho La Esperanza -donde fue abatido el consuegro de “El Mencho”, fueron aseguradas además de droga, armas de grueso calibre -varias de ellas bañadas en oro-, además de animales exóticos, y vehículos artillados.

José Luis Gutiérrez Valencia era originario del municipio de Cotija, Michoacán; fue capturado por oficiales de la policía estatal en el municipio de Puerto Vallarta, el 12 de enero de 2010.

El Cártel Jalisco Nueva Generación tiene presencia en 15 Estados del territorio mexicano y en 18 zona de varios estados de Estados Unidos, en algunos con alianzas con los cárteles del Golfo, Juárez, Zetas y de los hermanos Beltrán Leyva, de acuerdo a informes de la Agencia de Control Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

El Cártel Jalisco Nueva Generación fue fundado en 2011 por Érick Valencia Salazar, Martín Arzola Ortega y Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”. Tiene influencia en porcentajes altos en los estados de Jalisco, Nayarit, Michoacán y Colima. Sus aliados son los cárteles de Guerreros Unidos, Los H3, Cártel de los hermanos Beltrán Leyva, Tijuana y Juárez.

Con quienes mantiene distanciamiento y considera sus enemigos, son los cárteles de Sinaloa, La Familia Michoacana; Caballeros Templarios, La Nueva Familia Michoacana, Los Zetas y Cártel del Noreste.

Nemesio o Rubén Oseguera Cervantes “El Mencho”, es un presunto capo de la droga mexicano y líder del Cártel de Nueva Generación de Jalisco (CJNG), un grupo criminal con base en Jalisco. Es uno de los hombres más buscados de México, y el gobierno de los Estados Unidos está ofreciendo hasta 5 millones de dólares por información que conduzca a su arresto o condena. Es buscado por tráfico de drogas, participación en el crimen organizado y posesión ilegal de armas de fuego.

Según los informes, es responsable de coordinar las operaciones de tráfico de drogas en las Américas, Europa, Asia y África. Bajo su mando, el CJNG se convirtió en una de las principales organizaciones criminales de México.

Nacido en la pobreza en México, “El Mencho” cultivaba aguacates y abandonó la escuela primaria antes de emigrar ilegalmente a Estados Unidos en la década de los ochenta. Después de ser arrestado varias veces, fue deportado a México a principios de la década de 1990 y trabajó para el Cártel del Milenio, que dirigían los hermanos Valencia, reyes de las metanfetaminas y anfetaminas.

Subió a la cima de la organización criminal y fundó el CJNG después que varios de sus jefes fueron arrestados o asesinados. Su notoriedad también fue el resultado de su liderazgo agresivo y actos de violencia sensacionalistas, particularmente contra grupos criminales rivales y las fuerzas de seguridad mexicanas por igual. Estos ataques le trajeron una mayor atención del gobierno y una extensa cacería humana.

Nació en la comunidad rural de Naranjo de Chila en Aguililla, Michoacán. Oseguera Cervantes creció en una familia pobre que cultiva aguacates. Tenía cinco hermanos: Juan, Miguel, Antonio, Marín y Abraham. Se retiró de la escuela primaria en el 5o. grado para trabajar en el campo. A la edad de 14 años, sin embargo, comenzó a cuidar las plantaciones de marihuana. Unos años más tarde, decidió que quería una vida mejor para sí mismo y emigró ilegalmente al Estado de California, Estados Unidos, en la década de los ochenta.

Para ocultar su identidad en Estados Unidos, utilizó nombres y combinaciones diferentes, como “Rubén Ávila”, “José López Prieto”, “Miguel Valadez”, “Carlos Hernández Mendoza”, “Roberto Salgado”, entre otros.

En 1986 vivía en el área de la Bahía de San Francisco. Fue arrestado por la policía de San Francisco a la edad de 19 años por robo de propiedad y portar un arma cargada. Dos meses después de su arresto nació su primer hijo. De acuerdo con los registros de entrada en la frontera, Oseguera Cervantes cruzó la frontera de los Estados Unidos con México varias veces a fines de la década de los ochenta bajo otros alias. La DEA y los investigadores mexicanos creen que fue durante este tiempo que se involucró en la producción de metanfetamina y el comercio en el Valle Central de California junto con su cuñado Abigael González Valencia “El Cuini”.

En 1989, “El Mencho” fue arrestado nuevamente en San Francisco por vender narcóticos. Fue deportado a México varios meses después, pero volvió a ingresar a Estados Unidos y se reubicó en San Francisco. En septiembre de 1992 fue arrestado de nuevo, esta vez por cargos federales de drogas en Sacramento, California.

De acuerdo con los registros judiciales, “El Mencho” y su hermano Abraham estaban en un bar de San Francisco conocido como Imperial para llevar a cabo un trato de heroína: 5 onzas por 9 mil 500 dólares. Abraham estuvo a cargo de la transacción, mientras que “El Mencho” actuó como vigilante. “El Mencho” tenía 26 años en ese momento y era mucho más joven que Abraham, pero era lo suficientemente astuto como para reconocer que la transacción era un montaje de la policía. Le dijo a su hermano que los hombres a quienes les dio la heroína para entregarlos escondieron billetes de un dólar en lugar de darles los sueltos. A través de una conversación telefónica, la policía escuchó a “El Mencho” advirtiendo a su hermano que nunca volvería a hacer negocios con ellos porque eran policías encubiertos. Tres semanas después del incidente, sin embargo, ambos fueron arrestados por la policía.

Una vez en la corte, “El Mencho” insistió en que era inocente. Dijo que no estaba involucrado en el negocio de la heroína y que los agentes encubiertos mintieron sobre que él manejaba las drogas. La Fiscalía insistió en que ambos hermanos estaban trabajando juntos.

“El Mencho” se quedó con pocas opciones; si se declaraba inocente, su hermano Abraham, que ya tenía sentencias por delitos graves en su historial, probablemente se enfrentaría a cadena perpetua. Entendió que si decidía en un juicio con jurado, ganaría el caso. Sin embargo, decidió declararse culpable y proteger a su hermano de cadena perpetua. Fue sentenciado a 5 años y encarcelado en el Centro Correccional Big Spring en Texas, que alberga una gran población de inmigrantes ilegales.

Después de tres años fue liberado de la libertad condicional y deportado a México a la edad de 30. Una vez en México, se unió a las fuerzas policiales locales de Cabo Corrientes y Tomatlán en Jalisco. Sin embargo, dentro de un tiempo dejó la policía y se unió al crimen organizado como miembro de tiempo completo del Cártel del Milenio.  Para fortalecer su relación con el Cártel del Milenio, “El Mencho” se casó con una de las hermanas del líder del clan, Rosalinda González Valencia. Fue en este grupo criminal donde “El Mencho” se convertiría en una figura destacada del crimen organizado.

En el Cártel de Milenio, “El Mencho” comenzó como un miembro del escuadrón de asesinos que protegía al capo de la droga Armando Valencia Cornelio “El Maradona”. El 12 de agosto de 2003, su jefe fue arrestado por las autoridades mexicanas. Por la misma época, un grupo criminal rival conocido como Los Zetas, con el respaldo del Cártel del Golfo llevó a cabo una ofensiva armada contra el Cártel del Milenio en Michoacán. El ataque obligó a la familia Valencia a exiliarse en Jalisco; “El Mencho” se trasladó a Guadalajara, con su suegro José Luis González Valencia “El Cuini” y Román Caballero Valencia. En Jalisco, “El Mencho” y el Cártel del Milenio formaron una alianza con el subgrupo del Cártel de Sinaloa encabezado por Nacho Coronel, un narcotraficante de alto rango y aliado de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Bajo el mando de Coronel, “El Mencho” y su grupo dirigieron las operaciones de narcotráfico, finanzas y asesinatos del Cártel de Sinaloa en los estados de Colima y Jalisco.

El 28 de octubre de 2009, el principal líder del Cartel del Milenio, Óscar Orlando Nava Valencia “El Lobo” fue arrestado. Al año siguiente, el 6 de mayo de 2010, su hermano Juan Carlos “El Tigre” también fue arrestado. Dos meses después, Coronel fue asesinado en un tiroteo con el Ejército Mexicano. Después de su caída, el Cártel del Milenio comenzó a romperse y “El Mencho” intentó hacerse cargo de su estructura de liderazgo. Una secta dentro del Cartel de Milenio quiso nombrar a Elpidio Mojarro Ramírez “El Pilo”, quien trabajó estrechamente con Óscar Orlando y Juan Carlos antes de su arresto, como el líder del grupo. Érick Valencia Salazar, uno de los miembros del clan, sin embargo, quería que “El Mencho” tomara el mando.

Luego, “El Mencho” le pidió al otro bloque del Milenio que le entregara a Gerardo Mendoza “Tecato” o “Cochi” por matar a un grupo de hombres que le informaron en Tecomán, Colima. La otra división rechazó la solicitud de “El Mencho”, lo que provocó una guerra interna.

Las divisiones del Cártel del Milenio se dividen en dos. Un lado era conocido como La Resistencia; el otro era Los Torcidos, encabezado por “El Mencho”. La Resistencia acusó a Los Torcidos de entregar a Óscar Orlando a las autoridades. Se produjo una guerra, y los dos grupos lucharon por los céspedes de contrabando de drogas en Jalisco.

Para legitimar su presencia, el grupo de “El Mencho” lanzó una campaña de propaganda contra sus enemigos, denunciando extorsiones hechas por pandillas rivales contra civiles, hombres de negocios y autoridades gubernamentales. Los Torcidos eventualmente ganaron la guerra y consolidaron su influencia en el oeste de México. El grupo cambió su nombre por el de Cártel Jalisco Nueva Generación o CJNG.

Como líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, “El Mencho” solidificó su posición e hizo crecer su organización a través de la expansión territorial y corrompiendo a los funcionarios del gobierno. El Cártel Jalisco Nueva Generación pasó de ser una pequeña banda de delincuentes a uno de los principales grupos delictivos en México.

Durante todo el proceso, “El Mencho” se estableció como uno de los delincuentes más buscados de México. Su ascenso a la fama se debe a una serie de factores, incluidas las agresivas y sensacionalistas manifestaciones de violencia pública por parte del Cártel Jalisco Nueva Generación. Los ataques directos de la Cártel Jalisco Nueva Generación contra las fuerzas de seguridad mexicanas le dieron a “El Mencho” una reputación entre las autoridades como “enemigo principal” del Estado y como criminal peligroso. Además, la caída de los altos exjefes criminales de México allanó el camino para que “El Mencho” ganara visibilidad y estatus.

Consolidó sus operaciones en Jalisco y sus estados adyacentes combatiendo incursiones de grupos criminales como Los Zetas y el Cártel de los Caballeros Templarios. Es responsable de supervisar las operaciones de narcotráfico del Cártel Jalisco Nueva Generación en los estados de Jalisco, Colima y Guanajuato, donde creó un bastión para la producción y el comercio de metanfetaminas.

Su capacidad operativa en México se concentra en 8 estados: Jalisco, Colima, Guanajuato, Nayarit y Veracruz, donde tiene un control firme de las operaciones de narcotráfico, y Morelos, Guerrero y Michoacán, donde lucha contra la competencia con grupos de drogas rivales.

Entre 2014 y 2016, la única región del país donde el Cártel Jalisco Nueva Generación perdió su presencia territorial fue en la Ciudad de México. El CJNG tiene vínculos con grupos criminales en los Estados Unidos, América Latina, Europa, Asia y África. En una escala internacional, el Cártel Jalisco Nueva Generación se centra principalmente en el tráfico de cocaína y metanfetamina.

“El Mencho” logró que el Cártel Jalisco Nueva Generación fuera una de las bandas criminales más rentables de México. El gobierno estima que el grupo “El Mencho” tiene alrededor de 50 mil millones de dólares en activos totales. Este éxito fue compartido con Abigael González Valencia, su cuñado, que encabezó un grupo de tráfico de drogas conocido como Los Cuinis, aliado al CJNG.

Abigail fue arrestado por la Semar el 28 de febrero del 2015 y cuenta con un proceso de extradición. Inicialmente, el Cártel Jalisco Nueva Generación produjo metanfetamina, pero luego pasó a la producción de heroína cuando cambió la demanda del consumidor. Así Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, es considerado como uno de los capos más buscados y peligrosos de México.

Síguenos en: Facebook La Prensa Oficial y Twitter @laprensaoem