En México 10% de la población padece esa enfermedad

Cada seis segundos, muere una persona a causa de diabetes: Especialista  

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Patricia Carrasco

Ciudad de México.- A nivel mundial cada seis segundos muere una persona a causa de la diabetes. En el caso de México, el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con este padecimiento tiene la mellitus tipo dos; menos del 10 por ciento tiene la mellitus tipo uno y sólo el 11 por ciento de la población mexicana usa insulina en su tratamiento.

En la región de Norteamérica y el Caribe una de cada ocho personas tiene diabetes; es decir, 44 millones de personas, informó la especialista Marisol Gil.

En la conmemoración del Día Mundial de la Diabetes urgió a las autoridades mexicanas a aumentar la educación y los insumos para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, que en México alcanza el 10 por ciento de la población, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud (ENSANUT) 2016.

“Tenemos un gobierno ineficiente para estas emergencias. Ellos mismos confunden los distintos tipos de diabetes. Además, ¿de qué sirve dar educación en diabetes si cuando la gente va a su clínica, no hay medicamentos? Estamos rebasados porque no se asigna ni la fuerza ni el presupuesto necesario para enfrentar esta problemática”, enfatizó la investigadora.

En nuestro país mucha gente sigue sin acceso a los servicios de salud, los cuales, además, son muchas veces ineficientes: carecen de medicamentos, tratamientos y personal profesional y preparado.

Además, el aspecto de la educación tampoco está en buen estado: según la ENSANUT 2016, únicamente el 20 por ciento de las personas con diabetes recibe información adecuada. Aunado a ello, hay muchos contenidos que se comparten, especialmente en internet, que carecen de evidencia científica, por lo que persisten los mitos y tabús alrededor de la diabetes.

La diabetes es una condición crónica que sucede cuando el páncreas no produce insulina o no puede utilizarla de manera adecuada para el buen funcionamiento del cuerpo humano; eso se traduce en altos niveles de glucosa. La insulina es una hormona que todos los seres humanos requerimos para mantenernos con vida.

La experta recordó cuáles son los principales tipos de diabetes: Mellitus tipo 1; Mellitus tipo 2; Gestacional. Recordó que existen tres pilares para un buen tratamiento: A-E-I. Si no se usan en conjunto, es imposible controlar la diabetes. Y siempre con base en la educación.

Alimentación: no existe dieta para persona con diabetes. Todos debemos buscar que nuestra alimentación sea variada, suficiente y equilibrada. La persona este padecimiento debe observar cómo responde su organismo ante cada alimento. Debe cuidar cómo asimila los nutrientes frente a las hipoglucemias (bajas en el azúcar) e hiperglucemias (elevaciones en el azúcar), a fin de prevenirlas.

Ejercicio: es distinto a la actividad física porque es de mayor impacto, repetitivo y tiene un objetivo. De llevarse a cabo, ayuda a utilizar mejor la glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina, lo que conforme pasa el tiempo se traduce en menos complicaciones crónicas.

Insulina: las personas deben saber cómo calcularla y hacer uso de ella, de modo que eviten situaciones que pongan en riesgo su vida. También abarca el aspecto general de los medicamentos.

“En México hay mitos sobre la insulina, por ejemplo: que causa ceguera, sobre peso y/o adicción; por ello se rechaza”, citó Gil.

Aunque más del 90 por ciento de las personas con diabetes mellitus tipo 2 requieren insulina en su tratamiento (insulinización temprana, a fin de evitar complicaciones), según la ENSANUD 2016, sólo el 11 por ciento de la población usa insulina en su tratamiento ante la diabetes.

Actualmente el 46.4 por ciento de los adultos con diabetes no realiza alguna medida preventiva para retrasar o evitar complicaciones. Frente a esta situación, la médica señaló que “hace falta empatía hacia las personas con diabetes”.

La diabetes mellitus tipo dos es la única que se puede prevenir. ¿Cómo? Mediante un cambio en el estilo de vida: alimentación balanceada y ejercicio constante. Sin embargo, hay otros factores de riesgo para desarrollarla: tener familiaridad de primer grado con una persona con diabetes y la etnia a la que pertenecemos.

Síguenos en: La Prensa Oficial y en @laprensaoem

TE RECOMENDAMOS: