Pide cardenal a miembros de iglesia dejarse de apatías y descuidos

Foto: Ilustrativa

Pide cardenal a miembros de iglesia dejarse de apatías y descuidos

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

PATRICIA CARRASCO

En la misa dominical en la Catedral Metropolitana se elevó una plegaria por los líderes de Estado y de gobierno que participaron en la XXV Reunión de Líderes Económicos del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), en Da Nang, Vietnam, para que los acuerdos que hayan tomado, sirvan para beneficio de sus respectivos países y gobernados.

 

En su homilía, el Cardenal Norberto Rivera Carrera, manifestó que los miembros de la iglesia deben dejarse de apatías y descuidos, porque Dios puede llegar en cualquier momento.

 

“Debemos despertar a la iglesia y a todos sus miembros de la apatía de sus descuidos, los cristianos debemos entender que debemos estar preparados ante la venida del señor que puede ser próxima o remota”, señaló.

 

En la oración a los fieles, también se rezó por todos aquellos que con dedicación y espíritu de sacrificio cuidan a las personas enfermas para que el espíritu Santo ilumine su labor.

 

Y por los que andan desesperanzados los que viven alejados de la iglesia los que aún no han descubierto el evangelio para que la palabra le llegue al corazón y descubran el mensaje de amor que nos trajo Jesucristo.

 

Así como por el eterno descanso del mi del maestro Miguel Espinosa “Armillita”, la actriz Marú Dueñas y el productor Claudio Reyes Rubio, “ a quienes llamaste esta semana a tu reino para que gocen del banquete celestial”.

 

El prelado externó que la riqueza de la vida está en la salvación, pues el encuentro con Jesús está en el encuentro con nuestro prójimo, en el enfermo, en el hambriento, en el preso, en el migrante y en el samaritano… si con ellos o compartimos, si nos los ayudamos, nuestras lámparas estarán vacías del aceite que da luz y calor, manifestó el arzobispo primado de México, Norberto Rivera.

 

En su sermón, el purpurado destacó que la sabiduría consiste en quitarnos los lentes turbios que solemos llevar, los cuales nos hacen ver las cosas de acuerdo a nuestro modo de pensar humano y ponerlos más bien los lentes claros y brillantes de Dios.