Mujeres también mueren por infarto al corazón: especialista

Foto: Internet

Mujeres también mueren por infarto al corazón: especialista

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por Genoveva Ortiz

México.- El infarto dejó de ser un problema exclusivo de los hombres y hoy en día  la población femenina comparte con los varones el mismo riesgo cardiovascular, sobre todo después de los 50 o 55 años de edad.

El mito de que las mujeres no morían de infarto ya quedó en el pasado, afirmó la doctora Ana Elena Ancona, adscrita al Servicio de Cardiología del Hospital General de México de la Secretaría de Salud al destacar que esto se debe al cambio en el padrón epidemiológico, con la modificación en los hábitos alimenticios, estilo de vida y el cada vez más intenso rol que desempeñan las mujeres en el ámbito familiar, laboral, social y económico, con sobrecargas de trabajo.

Hoy en día, la población femenina mexicana alcanzó y comparte con los hombres casi el mismo riesgo cardiovascular, sobre todo después de la etapa del climaterio, es decir, arriba de los 50 o 55 años, indicó la especialista.

Durante el seminario de medios “Ferrer 1,2,3…por la adherencia”, la especialista informó que el riego cardiovascular en la mujer se presenta diez años después que los hombres, debido a la protección hormonal que le brindan los estrógenos.

“Los hombres presentan este riesgo cardiovascular entre los 45 y 50 años, mientras que las mujeres lo enfrentan a partir de los 50 o 55 años; es decir, diez años después y con síntomas totalmente distintos a los que observan los varones”, precisó la doctora Ancona.

Hasta antes de la menopausia el riesgo cardiovascular de las mujeres en comparación con los hombres es de una por 18; pero después de los 55 años, esa brecha de género se desaparece en una relación de: un infarto en mujer por cada 3 eventos que se registran.

La doctora Ana Elena Ancona destacó que a todos los factores de riesgo cardiovascular que ya se conocen, como: tabaquismo, sedentarismo, alimentación alta en grasas, azúcares y carbohidratos, herencia y bajo consumo de frutas y verduras, sobrepeso y obesidad; en el caso de las mujeres se agregan: el embarazo, la eclampsia-preclampsia, diabetes gestacional, uso de anticonceptivos e incluso terapia de sustitución hormonal en la etapa de climaterio.

Otros aspectos que aumentan el riesgo en las mujeres es la mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad (64%) en comparación con los varones (46%), hipertensión, colesterol,  falta de actividad física, así como uso de anticonceptivos más tabaquismo que es el coctel más peligroso de riesgo cardiovascular que existe, alertó la especialista.

Por si a estos cambios epidemiológicos les faltara algo; en la actualidad, las mujeres desempeñan un rol cada vez más demandante a nivel familiar, laboral y económico, con elevados niveles de estrés, ayunos prolongados, dieta inadecuada y cortos periodos de descanso, indicó la especialista.

Comentó que las mujeres tradicionalmente se han encargado de cuidar la salud de todos los integrantes de la familia, pero descuidan la de ella misma, por lo que no acude al médico oportunamente “y si se sienten mal piensan que no es algo tan grave y prefieren dar de comer, atender la casa o ir al trabajo y lo dejan para después”.

Los síntomas de enfermedad cardiovascular en hombres y mujeres son distintos. Los hombres presentan un fuerte dolor en el pecho, lo que hace que acudan inmediatamente al médico; en cambio, en las mujeres se presentan síntomas como cansancio, sudoración, mareo, malestar general, dolor de cabeza, cuello, mandíbula o en la boca del estómago, señales que suelen confundirse con otros padecimientos y no los relacionan con enfermedad cardiaca, porque pueden estarse infartando y no referir dolor en el pecho, indicó el doctor Alexis Gómez Ayala, cardiólogo del Hospital Tacuba del ISSSTE.