Panteón San Miguel, el más antiguo de Tulancingo, Hidalgo

Foto: Conny Ocadiz/sol de Hidalgo

Panteón San Miguel, el más antiguo de Tulancingo, Hidalgo

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Texto y foto: Concepción Ocádiz

Lo distinguen años de historia, y es el panteón San Miguel, el más antiguo de la región Tulancingo, Hidalgo y ayer, se llenó de miles de visitantes que llegaron a arreglar las tumbas de sus muertos.

Llevaban flores y también música y comida para ellos.

Este sitio, se creó en 1842 por Miguel Soto cuando fue alcalde y en recuerdo suyo se le dio el nombre de su santo.

Para 1873, Rafael Romero Cossío llevó a cabo la ampliación del camposanto, inaugurado el 7 de mayo de 1905 por el gobernador de entonces, Pedro Rodríguez.

El cementerio es uno de los más antiguos de la región.

LO QUE ENMARCA AL CAMPOSANTO

 

Ángeles, Cruces y Cristos, que con el paso del tiempo han enmarcado este lugar que alberga, aproximadamente 8 mil sepulcros.

El camposanto, con casi 200 años de historia, tiene varias tumbas que datan del siglo XIX, y es considerado un “museo al aire libre” derivado de la importancia histórica.

Están las de 1856, por ejemplo, siglo XIX donde ya el polvo, el tiempo, y hasta las manos de vivales que han arrancado las inscripciones o pedazos de material como mármol de algunas tumbas.

Hay otras más que están en el olvido, ya ni flores lucen en ellas, solo el musgo.

LOS PROTEGIDOS

 

Cabe citar que son 10 esculturas y otros monumentos funerarios protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia en el panteón San Miguel, entre las que destacan: los dos ángeles que están en la puerta del mismo.

Lo anterior, por su gran valor histórico y cultural, es decir son patrimonio, según el INAH, desde 2011 que se realizó el Catálogo de Monumento Histórico Inmueble.

 

LO PERDIDO

 

Trasciende que la Cruz Atrial del siglo XVI, que todavía se observa en el sitio, por cierto ya no está protegida, es decir, ya no dentro del catálogo, pues fue modificada hace aproximadamente 15 años.

No así el obelisco, que, aunque ya en lamentables condiciones, aun se cuenta.

 

SE TRABAJA EN RESCATAR LA HISTORIA

 

Igual hay Ángeles y Capillas o Mausoleos de cantera, con leyendas que datan de 1856 y se ubican en los angostos pasillos que comprenden casi las 3 hectáreas del sitio, rodeadas por la barda perimetral del lado de la carretera hacia Cuautepec, también está protegida.

Pocos saben del valor histórico de estas esculturas en el camposanto de esta ciudad, el más importante pues además hay otros 12.

 

Por cierto, durante el recorrido, que se hace solo, pues no hay visita guiada en este lugar donde antes sí existía una persona que explicaba la historia del lugar y a detalle, las tumbas y monumentos protegidos por la Ley.

Ahora, se pregunta, y los empleados solo dicen “allá atrás”.

Buscando, se ve una lápida que data de 1888.

Al igual que la famosa tumba del célebre Pánfilo García, quien fuera dueño de decenas de haciendas y motivo de leyendas.