Sino redefinir el modelo actual por otro que privilegie la seguridad

Reconstrucción no es poner de pie a los edificios caídos: Diputados

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Arturo R. Pansza

La reconstrucción de la capital no se trata sólo de poner nuevamente de pie a los edificios caídos, sino redefinir el modelo actual por otro que privilegie la seguridad, la vida y los bienes de sus habitantes, así como el desarrollo normal de sus actividades y su progreso espiritual y material, consideró la comisionada política del Partido del Trabajo de la Ciudad de México, Magdalena Núñez Monreal.

Refrendó que no basta con un plan de rescate que contemple responder a la emergencia, a la vez que estimó que “no serviría de nada reconstruir si no evitamos una nueva destrucción”.

Al hacer una serie de reflexiones en torno a la situación que vive la ciudad, luego del movimiento telúrico del 19 de septiembre, la petista dijo que se necesita un programa que tome en cuenta las características del suelo de la capital, evite situaciones que deriven en emergencias y dé certidumbre a la ciudadanía.

Expuso que el plan para la reconstrucción, recuperación y transformación de la Ciudad de México que presentó el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, necesita además de revisar todas las edificaciones, endurecer las normas en materia de construcción, a fin de prevenir riesgos y proporcionar una mayor seguridad a los habitantes capitalinos a futuro.

Señaló que parte central de ello, será la manera de poner en condiciones de uso a los inmuebles dañados, pero sin riesgo de derrumbe, así como los edificios actualmente en construcción o en reparación que no hayan sido dictaminados con la necesidad de demolición.

“Será necesario, también, saber por qué hay edificios nuevos colapsados y en riesgo de colapso, y también edificios remodelados dañados en el 85. Es necesario saber quién dio los permisos, y quien hizo de manera incorrecta las verificaciones para deslindar responsabilidades, al tiempo de castigar a las constructoras infractoras y a los funcionarios omisos o cómplices”, delcaró.

Núñez Monreal insistió en la necesidad de suspender la construcción de nuevos edificios de oficinas y viviendas en zonas de alto riesgo sísmico, y redefinir la política de desarrollo urbano aplicada hasta ahora, porque al parecer por lo que hemos visto, el tipo de suelo y los riesgos sísmicos, no son condicionantes para hacer este tipo de obras.

Mientras tanto, por lo que hace a la Comisión de Reconstrucción, la comisionada del PT definió que es indispensable que incluya entre sus funciones investigar, cuantificar y evaluar el origen, características y consecuencias del sismo; cuantificar los daños materiales producidos por éste; dictar y supervisar la reconstrucción y reorganización de las zonas afectadas con base en principios de reordenamiento urbano y desarrollo social, así como combatir la especulación del suelo urbano, con la promoción de su adecuado uso y destino acorde a las realidades geológicas, culturales e históricas de las colonias.

A su parecer, es una enorme oportunidad histórica y, no se le puede apostar, como en el pasado, “a ver si nos salvamos del siguiente sismo”.

Mencionó que la prioridad debe ser dar certidumbre a los habitantes de la Ciudad de México y aprovechar la enorme energía social que el temblor desató para reencausar el gobierno hacia los temas que realmente preocupan e importan a los ciudadanos.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem