Cofepris alerta sobre los productos glucoajo c2 (capsulas y pomada)

Foto @COFEPRIS

Cofepris alerta sobre los productos glucoajo c2 (capsulas y pomada)

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Genoveva Ortiz

Ciudad de México.- La Comisión Nacional para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) lanzó una alerta sanitaria para informar a la población que los productos marca GLUCOAJO C2 se comercializan ilegalmente al no contar con la evaluación y registro sanitario que garantice su seguridad, calidad y eficacia.

El producto GLUCOAJO C2 (Cápsulas) se publicita atribuyéndole cualidades como desintoxicante, indicando que fortalece el sistema inmunológico y evita infecciones en vías respiratorias, así como que actúa como desparasitante y regulador de los niveles de triglicéridos y colesterol.

A la Pomada de Glucoajo, se le atribuyen cualidades terapéuticas principalmente para aliviar dolores y tratar la artritis reumatoide.

La publicidad de los productos GLUCOAJO C2 carece de autorización por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

La información que compruebe la seguridad, calidad y eficacia de estos productos no ha sido presentada ante esta Autoridad Sanitaria, por lo que se desconocen las condiciones de su fabricación y los efectos que pueden tener representando un riesgo a la salud.

La Comisión Federal informó que se encuentra realizando la investigación correspondiente, mediante acciones de verificación para localizar al fabricante y distribuidor de estos productos.

La Cofepris recomendó a la población no adquirir ni usar los productos marca GLUCOAJO C2, así como cualquier otro “producto milagro” y en caso de haberlos adquirido o usado favor de notificar a la COFEPRIS al teléfono 018000335050 o al correo contactociudadano@cofepris.gob.mx.

Asimismo, por tratarse de productos sin registro sanitario no deberán ser comercializados ni distribuidos por servicios de paquetería y mensajería con servicios nacionales o internacionales, de lo contrario serán acreedores a las sanciones administrativas que resulten procedentes, las cuales pueden ser superiores al millón de pesos por infringir la regulación sanitaria vigente.

TE RECOMENDAMOS: