Atrae a niños y jóvenes con nuevos productos industria tabacalera

Foto: Internet

Atrae a niños y jóvenes con nuevos productos industria tabacalera

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por Genoveva Ortiz

Con nuevos productos como el tabaco masticable, cápsulas de sabor, cigarros electrónicos e IQOS (tabaco sin combustión), la industria tabacalera busca atraer a niños y jóvenes, alertó el doctor Juan Zinser, presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo.

Alertó que hoy en día existen diversos productos alternativos a los cigarros convencionales, y esas modalidades son promocionadas como menos dañinas o de bajo riesgo, lo que no es cierto.

“El tabaco, en todas sus modalidades es dañino, ya sea como un cigarro convencional, saborizado o light, en puros, pipas, pipas de agua, tabaco masticable, cápsulas de sabor, cigarros electrónicos o IQOS o tabaco calentado”, alertó el especialista.

De acuerdo a información de los propios fabricantes, el IQOS es un producto que tiene riesgo, que tiene nicotina, pero no tiene combustión. La principal característica de este dispositivo es que no quema el cigarro, sino que lo calienta a una temperatura de 250 grados, por lo que la combustión que necesita alcanzar los 800 grados no se produce.

El doctor Juan Zinser Sierra, Presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo; el maestro Inti Barrientos Gutiérrez, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y Erick Antonio Ochoa, de la Fundación Interamericana del Corazón México (FIC México) alertaron sobre los daños que provocan a la salud los nuevos productos de la industria tabacalera, como los cigarros electrónicos, los IQOS y demás modalidades que acercan principalmente a los jóvenes, niños y niñas al consumo precoz de tabaco y tal vez a la adicción de la nicotina.

Hay quienes piensan erróneamente que estos productos no afectan, son igual o más carcinógenos que los cigarros convencionales, alertó el doctor Juan Zinser.

“A pesar de que los cigarros electrónicos fueron diseñados supuestamente para dejar de fumar, este beneficio no está demostrado. Sin embargo, este tipo de productos acerca a los jóvenes al tabaquismo, por la falsa promoción que se les hace a estos productos”, agregó.

Respecto a los IQOS (I-Quit Ordinary-Smoking), creados por Philip Morris Internacional,  explicó que su humo contiene compuestos orgánicos volátiles, hidrocarburos aromáticos policíclicos y monóxido de carbono, sustancias que, científicamente está demostrado, dañan la salud.

A su vez, Inti Barrientos, investigador del Instituto Nacional de Salud Pública, mostró resultados preliminares de una investigación realizada por el instituto que demuestran cómo estas alternativas acercan a los jóvenes a esta adicción.

La investigación que se realizó en las tres ciudades más grandes del país, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, mostró que el probar cigarros se ha elevado de menos del 20% a casi el 35% de los encuestados; que más del 90% de los adolescentes ha oído hablar del cigarro electrónico, más del 30% lo ha probado y más del 10% lo consume actualmente”.

El investigador del INSP remarcó tres fenómenos observados en el estudio: “En primer lugar nos dimos cuenta de que nuevas formas de consumo de nicotina, como el cigarro electrónico, son atractivas para los adolescentes.

Esto lo vemos por el nivel de prueba, cercano al del tabaco común, y el consumo, donde lo supera; segundo, que estos aparatos no necesariamente canibalizan el mercado del tabaco, ya que impactan en el grupo de adolescentes de riesgo medio, los cuales son menos proclives al consumo de cigarros.

De ellos, un porcentaje importante no habrían iniciado en el consumo de nicotina si no existieran estas alternativas que son percibidas como de “bajo riesgo” aunque no haya evidencia de ello.

Dado el incremento de estas alternativas y de los cigarros con cápsula, es posible señalar el uso de saborizantes como uno de los factores clave en el consumo de nicotina entre los adolescentes, dijo el investigador.