Sólo un engaño, huelgas mineras de cananea, Taxco y Sobrerete: mineros

Foto: Ilustrativa

Sólo un engaño, huelgas mineras de cananea, Taxco y Sobrerete: mineros

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Patricia Carrasco

Ciudad de México.- Se cumplieron diez años del estallamiento de las huelgas en Cananea, Sonora, Taxco, Guerrero y Sombrerete, Zacatecas, paros que desde entonces Napoleón Gómez Urrutia ha utilizado para beneficio personal y sólo han sido un engaño del dirigente autoexiliado en Vancouver, Canadá.

En el caso de Cananea, al día siguiente de las huelgas, la empresa se allanó y no solo eso, detectó muchas más anomalías que aquellas por las que Gómez Urrutia cerró la principal mina de Sonora.

“Desde un principio, aquellas huelgas pudieron solucionarse, sin embargo, Gómez Urrutia se encargaba de echar abajo cualquier intento de acuerdo. Desde todos los frentes se trató de llegar a una solución plena que beneficiara a los trabajadores, desde las secretarias de Gobernación y del Trabajo, de senadores y diputados, de Gobiernos estatales y municipales, pero cuando parecía que habría un acuerdo, echaba abajo cualquier punto de acuerdo”, declaró Carlos  Pavón Campos, Secretario General del Sindicato Nacional Minero Metalúrgico FRENTE.

En una entrevista, el líder minero zacatecano precisó que en aquél entonces, algunos mineros de Cananea gestionaron acercamientos con diputados y senadores.

“Con la Secretaría del Trabajo se acordó pagarles a los trabajadores los salarios caídos a causa de la huelga y respetar las prestaciones, además de que se solucionaron todos los puntos en materia de seguridad, que era el principal motivo por el que Napo llevó a la huelga a aquellas tres minas”.

Entre las anomalías, algunas de ellas que no implicaban peligro alguno a la vida de los trabajadores pero que por ley deben ser solucionadas de inmediato, fueron detectadas en una inspección a fondo en la que estuvieron presentes personal de la STPS, del sindicato y de la empresa.

El pliego petitorio del sindicato siempre fue cumplido por la empresa, ante la mediación de la STPS, recordó Pavón Campos, quien en ese entonces fungía como Secretario de Asuntos Políticos del sindicato minero, y era parte fundamental en las negociaciones.

“Todo iba por buen camino, incluso hubo una reunión, encabezada en aquel momento por el titular de la STPS, Javier Lozano Alarcón, y en la que asistieron funcionarios del sindicato y abogados de la empresa.

Pavón agregó que a Gómez Urrutia nunca le interesó llegar a un acuerdo y desde hace diez años se ha dedicado a lanzar cortinas de humo para culpar a todo el mundo de lo que él nunca permitió: la reapertura de aquellas tres minas. Desde entonces, mantiene en el engaño a los propios trabajadores y a la opinión pública, pues utiliza aquellas tres huelgas para hacerse el “mártir” e inventar que es un “perseguido político”.

Apuntó que, si hay un responsable de que no hubiera una solución a aquellas tres huelgas, ese es Gómez Urrutia.

“Utiliza esas huelgas, que el pasado 30 de julio cumplieron 10 años,  como “escudo” para seguir viviendo en la impunidad. No se atreve a decirles a los trabajadores de Cananea que la huelga en esa mina ya fue declarada inexistente desde la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y por lo tanto, no hay marcha atrás. Prefiere que cientos de trabajadores sigan en el desempleo para seguir haciéndose la víctima”, finalizó.

TE RECOMENDAMOS: