Empantanado acuerdo para incremento a salarios mínimos

  • Patricia Carrasco
  • en México

 

Patricia Carrasco

Un grupo de trabajo integrado por el sector empresarial, por el sector obrero, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) y especialistas en el tema, analizan el aumento al salario mínimo. Algunos sectores piden que se eleve 14 pesos; para que pase de 80.04 a 94. La Coparmex se pronuncia por 92 y la CTM solicita 100 pesos diarios.
Ello, con el fin de alcanzar la canasta básica o la línea de bienestar mínimo de 2 mil 823 pesos mensuales calculada por el Coneval hasta abril. A la fecha, con el salario mínimo de 80.04 pesos (2 mil 401 mensual) la distancia de la línea de bienestar mínimo es de 422 pesos.
Este aumento se estimaba que se daría en el mes de junio, sin embargo, se podría dar hasta octubre o noviembre, independiente del que se fija cada año.
Por este retraso en la falta de consensos entre los empresarios, se encuentra estancada la propuesta para elevar a 92.72 pesos diarios el salario mínimo que presentó la Coparmex. La Canacintra, la Concanaco-Servytur, Concamin y el Consejo Coordinador Empresarial están en desacuerdo.
Por lo que el titular del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, continúa con su petición al sector empresarial para elevar el mínimo, sin embargo, reconoció que le han pedido tiempo para analizar dicha propuesta.
Esta deberá contar con el consenso de todo el sector patronal para ser analizada en una reunión extraordinaria a la que convoque la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.
En una entrevista por separado José Luis Carazo Preciado, representante obrero en la Conasami, echó a la borda dichas posturas, pues dijo que hasta el momento no se puede analizar la propuesta de Coparmex, pues no existe tal. “Y en caso de que se haya presentado, no cumple con los ordenamientos jurídicos que permitan darle el tratamiento de proposición, pues no refleja el interés de todo el sector patronal”.
“Esa supuesta propuesta de la Coparmex, agregó, se ha ventilado en los medios de comunicación, ya que ante el consejo de representantes de la Conasami, no ha llegado un documento formal de un incremento a los salarios mínimos, que en este caso sería emergente”. El sector obrero estará siempre de acuerdo en que se mejoren los salarios, no solamente el mínimo, sino también los contractuales, explicó el representante obrero ante la comisión.
Asimismo recalcó que 70% de los trabajadores formales en México ganan de 1 a 4 salarios mínimos, por lo que siempre es urgente buscar fórmulas para elevar el poder de compra de los asalariados, tomando en cuentas las variables económicas que no afecten la inflación.
La Confederación Patronal de la República dio a conocer que en el encuentro entre los sectores y el presidente de la Conasami, Basilio González, “dialogaron y acordamos que como es una postura sólo de Coparmex y no es de todo el sector patronal, van a analizar la situación para convocar a una nueva reunión”.
En la pasada reunión del pasado 29 de junio, el sector laboral se molestó y en voz de José Luis Carazo dijo que no se valía que se realizara un proyecto de manera unilateral. De ahí que se pronunció porque se trabajara por una propuesta única, que saliera con el nombre de la Conasami, donde todos estuvieran de acuerdo, para fijar un aumento salarial.
Es de esperarse que los sectores productivos vayan a trabajar unidos en la búsqueda de la recuperación del salario mínimo, que no ocurría hace 40 años.
Salomón Chertorivski Woldenberg, secretario de Desarrollo Económico del gobierno capitalino, aseguró que se acabaron los “pretextos” para no incrementar el salario mínimo de la clase trabajadora del país, a por lo menos 94 pesos, y más cuando hay consenso nacional para lograrlo. Y lamentó que la Conasami haya pospuesto la discusión del salario mínimo.
Chertorivski Woldenberg manifiesta que el Secretario del Trabajo y Previsión Social ya había contestado que “en este caso no ejerce su facultad de solicitarle a la Conasami que inicie los trabajos para analizar la propuesta de Coparmex, hasta que no haya un acuerdo”.
Trascendió que la Coparmex busca establecer una meta de convergencia hacia el 2030 del salario mínimo general, para situarlo en un rango de entre 162.35 y 194.68 pesos diarios, en valores constantes, lo que permitirá cubrir 100% el ingreso necesario para satisfacer las necesidades del trabajador y su familia.
El año pasado la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, a propuesta de Coparmex aprobó fortalecer el salario mínimo general fijándolo a 80.04 pesos a partir del 1o. de enero de 2017, lo cual calificó como un hecho histórico al componerse dicha mejora en un aumento porcentual de 3.9%, y un aumento nominal de 4 pesos, denominado monto independiente de recuperación.
Aproximadamente 428 mil personas que laboran en la economía formal reciben un salario mínimo general trabajando más de 40 horas a la semana, en tanto que en la economía informal prácticamente 2.5 millones de personas reciben un salario mínimo.
Para otras organizaciones civiles, como Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, en México 7.5 millones de personas viven con un salario mínimo al mes, un nivel de ingresos insuficiente para satisfacer necesidades básicas de alimentación, transporte, cuidado personal y educación.
Tanto el Secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, como el presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, Basilio González, han reconocido que si es un buen momento para dicho aumento, sin que se presente un efecto inflacionario.
Pero Navarrete Prida recalcó que siguen los desacuerdos al interior del sector privado en torno a incrementar el salario mínimo en los próximos meses, por lo que el gobierno federal no puede imponer un decreto ni convocar para ese tema que puede derivar en una fractura.
“El gobierno federal está a favor de un incremento a los salarios mínimos estudiado, vigilado, cuidado y suficiente para que no se pierda lo que hemos recuperado del poder adquisitivo en estos cuatro años, para que eso suceda, exhortamos al sector empresarial a que lleguen a un acuerdo, que tengan un acuerdo sólido, y que con eso nos permita n convocar a los sectores productivos y llegar a materializar ese acuerdo”.
Es importante recordar que en enero de 2017 el salario mínimo aumentó de 73.04 a 80.04 pesos, tras una discusión de tres años entre académicos, sector empresarial y el gobierno federal para llevarlo por lo menos a la línea de bienestar mínimo (canasta alimentaria más no alimentaria).
Héctor Rubio, responsable de incidencia de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, comentó que “aún hay una brecha de 14 pesos. Las personas que ganan un salario mínimo son las más vulnerables y en ese sentido lo más razonable en términos económicos y sociales, es fortalecer el consumo de los que menos tienen”, comentó.
En ese sentido, Fernando Salgado Delgado, secretario de Acción Política de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) destacó que aunque aumente a 94 pesos el salario mínimo, no sería suficiente para cubrir lo que dice el artículo 123 de la Constitución, “que el salario mínimo debe satisfacer las necesidades materiales, sociales y culturales de un jefe de familia, además de servir para proveer educación obligatoria a los hijos.
“Todos los esfuerzos que se hagan para elevar los salarios de los trabajadores es bueno, pero pensar en un mínimo de 94 pesos, se quedan cortos. Por lo que se requiere hacer una estrategia integral para que funcione, no un decreto. Aquí está latente el temor de que se aumente el salario e inmediatamente suben en cascada los precios de los productos básicos y se dispara la inflación.
“Por ello se suman a las iniciativas de la Comisión Nacional de Productividad, de elevar el salario mediante la productividad, la capacitación por ley, que esas sean las vías, ya que la discusión del salario se tiene que ampliar, pues no sólo debe aumentar los mínimos, sino también los contractuales”.
Salgado Delgado consideró que las posturas para elevar los salarios no deben hacerse sobre las rodillas o el escritorio.
80 ONG’S PIDEN SE ELEVE EL SALARIO MÍNIMO
Ochenta organizaciones de la sociedad civil y 118 personalidades demandan que el salario mínimo se fije como primer paso, por encima de la línea de pobreza que determina el Coneval y que incluye el costo de los productos alimentarios y no alimentarios para que una persona sobreviva.
Estas exigen a los integrantes del sector patronal, obrero y gobierno, en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos aumentar 14 pesos el salario mínimo, para que alcancen los 94 pesos diarios, para que, en diciembre de este año, supere esta línea de pobreza y así inicie la recuperación gradual de su poder adquisitivo.
Como tampoco es suficiente para cubrir el costo de la canasta básica para una persona, y si bien “el ajuste aprobado en diciembre pasado fue adecuado y positivo. Hay que retomar el compromiso y continuar la recuperación gradual del salario mínimo. Las condiciones económicas lo permiten y de hecho lo recomiendan. No hay razones para posponerlo”. Un incremento salarial por encima de la línea de pobreza fortalece el mercado interno.
De acuerdo con el análisis que presentaron destacaron que el incremento para 2017 no ha tenido efectos económicos adversos. No hay aumento de desempleo, incremento de informalidad o afectación a empresas y empleadores.
A las ONG’s se sumaron conocidos mexicanos como Juan Ramón de la Fuente, José Woldenberg, Luis de la Calle, Enrique Cárdenas, Lucila Servitje, Carlos Ludlow, Julia Carabias, Jacqueline Peschard, Leonardo Valdés, Jonathan Heath, Rolando Cordera, Jaime Ros, Gerardo Esquivel, Alberto Parás Pagés, Héctor Rubio, Marta Lamas, Rodolfo de la Torre y Salomón Chertorivski, entre otros.