¿DÓNDE ESTÁN?

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Silvia Olvera
“El Sol de San Luis”

Entre avivados aplausos de las multitudes y evidentemente emocionada, Rubí Ibarra García arribó al pie del altar improvisado para la celebración eucarística de sus XV años, el cual rindió honor a la Nuestra Señora de Guadalupe.
El padre Felipe Martínez Vázquez párroco de Villa de Guadalupe acudió al encuentro de la festejada, quien flanqueada por sus padres, la señora Ana Elda García Ibarra y Crecencio Ibarra Compean, caminó por una alfombra roja que los condujo al altar. Ahí también acompañaron a la quinceañera sus padrinos de bautizo Juan Rodríguez Morales y Juana García Rodríguez quienes le reiteraron su cariño incondicional. Rubí una vez instalada en su lugar con actitud y mirada más serena, ante decenas de cámaras de fotografía y video lució un vistoso vestido confeccionado por manos mexicanas; detalle y bordados de flores huicholes típicas del Altiplano.
Colores como el rosa mexicano, rojo, rosa pálido, buganvilia, verde desierto y blanco predominaron en cada detalle del altar. Los padres de Rubí vistieron acorde a la ocasión, ella con vestido en Gaza color azul rey y bordado de pedrería en colores al frente así como zapatillas escotadas; él camisa y pantalón negro, saco color blumvago y botas vaqueras color blanco.
Para iniciar con la homilía se dio lecturas a las Cartas del Profeta Isaías y los Hebreos. El evangelio del prólogo según San Juan, del cual dio lectura el sacerdote e hizo reflexión sobre el nacimiento y encuentro con Jesús. El párroco exhortó a la jovencita a vivir con ánimo y alegría esta experiencia, que sin duda le ha cambiado la vida, que con humildad y sencillez prosiga su camino por la vida.
El sacerdote Reiteró a los padres de Rubí que continúen dando buen ejemplo a su hija con valores sólidos y siempre con ese amor y apoyo incondicional que siempre le han brindado a su hija. Las primeras filas del recinto, que hizo la función de templo fueron ocupadas por sus abuelitos, hermanos y primos, los cuales una vez concluida la ceremonia felicitaron a la joven quinceañera.
Para finalizar la ceremonia religiosa, otro multitudinario aplauso reiteró la simpatía y apoyo a la jovencita originaria de La Joya San Luis Potosí, que hoy por hoy se ha convertido en la figura más conocida de México y fuera de nuestras fronteras.