Hay que responsabilizarse de hijos menores infractores: Lucila Nava

  • La Prensa
  • en México

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

La Prensa en línea

SAN LUIS.- Para incluir dentro de la Constitución Política de San Luis Potosí, la corresponsabilidad de los padres, tutores o quienes ejerzan la patria potestad sobre los niños y adolescentes que han cometido una conducta disocial, la legisladora Lucila Nava Piña presentó una iniciativa de reforma a la Constitución Política del Estado en sus artículos 7 y 25.

Esta propuesta establece que los padres o tutores de menores deben corresponsabilizarse con el Estado en la educación y reinserción social derivada de una sentencia emitida por el Juez de Justicia especializada en adolescentes, siendo además corresponsables de la responsabilidad civil de sus hijos.

“Por ello, se considera que como parte medular de la resocialización que se debe hacer a favor del menor, es incluir a los padres o quienes ejerzan la tutela o custodia del menor la familia; ya que si la raíz del problema que fue su hogar, y sus familiares no están preparados para recibir de nueva cuenta al menor, menos va a comprender como ayudar al adolescente para ayudarlo en su proceso de resocialización”. Dijo la diputada por Movimiento Ciudadano.

Lucila Nava aseveró que los padres de familia o tutores, además de ser responsables en la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, conforme a las leyes; tienen la obligación de hacer que sus hijos concurran a las escuelas públicas o privadas para obtener la educación preescolar, primaria secundaria y bachillerato.

Con esto, se busca asegurar la protección de los derechos humanos y garantías constitucionales para niñas, niños y adolescentes, con base en los principios de interés superior del menor y protección integral.

En su exposición de motivos, la diputada manifiesta que uno de los problemas principales para obtener la resocialización del adolescente es que el menor al terminar su proceso, regresa al mismo medio ambiente que de alguna forma lo empujó a delinquir, por lo cual existen altas probabilidades de reincidencia.

Considera que con base a ello, un menor o un niño que ha cometido una conducta prevista por las normas como delito, debe resocializarse y aprender del error cometido para seguir con su vida, pero en un ambiente nuevo, con una mentalidad nueva y una conducta adecuada para adaptarse a la comunidad en que vive.