/ miércoles 1 de diciembre de 2021

Sí es un porcentaje alto, pero es más el aumento de precios: trabajadores sobre ajuste salarial

Aunque trabajadores han reaccionado de manera positiva ante el incremento del salario mínimo, aseguran que el alza en los precios de productos, bienes o servicios lo anuló

Al darse a conocer el incremento del 22% al salario mínimo, las reacciones de los trabajadores no se hicieron esperar. Lo calificaron de insuficiente, pues si bien es cierto que el porcentaje es más alto que en otros sexenios, el alza de precios no se detiene y pulveriza ese aumento.

Pues los alimentos básicos han duplicado sus precios en más del 50% como es el caso del jitomate y tomate que se compra en 40 pesos; el aguacate en 70, la cebolla en 35, los chiles serranos y cuaresmeños en 40 pesos; las manzanas en 50 pesos por kilogramo y las tortillas entre 18 y 20 pesos.

“Aunque el salario mínimo pase de 141.70 a 172.87 pesos en enero del año que viene, no será suficiente para cubrir los gastos más básicos de mi familia, comentó en entrevista Hilario Dávila, trabajador de limpia en un hospital, pues el precio de la comida está más caro”.

“Nosotros tenemos que pagar renta, agua, luz, pasajes y alimentos diariamente, por lo que ni ganando doscientos pesos diarios nos alcanzaría para comer bien todos los días, platicó María Auxiliadora García.

En una entrevista con La Prensa, el presidente del Congreso del Trabajo, Reyes Soberanis Moreno externó su beneplácito por el incremento del 22% los mínimos; sin embargo, resaltó que aún falta un buen trecho para lograr recuperar el poder de compra de los asalariados. No es suficiente ese aumento.

Opinó que se necesita mejorar todos los salarios, no sólo el mini salario para fortalecer el mercado interno.

Es cierto, añadió, que este aumento se suma a los que se otorgaron en 2019, del 16% y de 2020, del 20% que han permitido continuar con la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, pero se tiene que seguir trabajando en reducir la desigualdad de ingresos con relación a las mujeres y el fortalecimiento del mercado interno, sin afectar la inflación y el empleo.

A su vez, el vicepresidente del Congreso del Trabajo, Víctor Flores Morales, resaltó que las negociaciones del incremento a los salarios mínimos se alcanzaron en un marco de consenso, fue un incremento importante de dos dígitos, que da una pequeña esperanza a la demanda de los trabajadores.

“Pero aún con ese incremento, no se logrará recuperar el raquítico poder de compra que tiene una pérdida de más del 70 por ciento, desde hace más de 40 años, que ya se ve rebasado por el alza de precios a la canasta básica”.

Mónico Téllez, mensajero en una oficina de la colonia Roma consideró que el aumento al salario mínimo es escaso, para las necesidades de los obreros, que tras la pandemia, han sufrido la falta de empleos, ingresos, comidas escasas de no muy buena calidad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Afirmó que, pese a que el salario mínimo ha subido poco más de 30 pesos diarios, eso se desvanece con el abusivo aumento de precios en los alimentos.

Martín Muñoz, trabajador en una fábrica de plásticos, consideró que el alza en los precios de productos, bienes o servicios anuló el aumento del salario mínimo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado



Al darse a conocer el incremento del 22% al salario mínimo, las reacciones de los trabajadores no se hicieron esperar. Lo calificaron de insuficiente, pues si bien es cierto que el porcentaje es más alto que en otros sexenios, el alza de precios no se detiene y pulveriza ese aumento.

Pues los alimentos básicos han duplicado sus precios en más del 50% como es el caso del jitomate y tomate que se compra en 40 pesos; el aguacate en 70, la cebolla en 35, los chiles serranos y cuaresmeños en 40 pesos; las manzanas en 50 pesos por kilogramo y las tortillas entre 18 y 20 pesos.

“Aunque el salario mínimo pase de 141.70 a 172.87 pesos en enero del año que viene, no será suficiente para cubrir los gastos más básicos de mi familia, comentó en entrevista Hilario Dávila, trabajador de limpia en un hospital, pues el precio de la comida está más caro”.

“Nosotros tenemos que pagar renta, agua, luz, pasajes y alimentos diariamente, por lo que ni ganando doscientos pesos diarios nos alcanzaría para comer bien todos los días, platicó María Auxiliadora García.

En una entrevista con La Prensa, el presidente del Congreso del Trabajo, Reyes Soberanis Moreno externó su beneplácito por el incremento del 22% los mínimos; sin embargo, resaltó que aún falta un buen trecho para lograr recuperar el poder de compra de los asalariados. No es suficiente ese aumento.

Opinó que se necesita mejorar todos los salarios, no sólo el mini salario para fortalecer el mercado interno.

Es cierto, añadió, que este aumento se suma a los que se otorgaron en 2019, del 16% y de 2020, del 20% que han permitido continuar con la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, pero se tiene que seguir trabajando en reducir la desigualdad de ingresos con relación a las mujeres y el fortalecimiento del mercado interno, sin afectar la inflación y el empleo.

A su vez, el vicepresidente del Congreso del Trabajo, Víctor Flores Morales, resaltó que las negociaciones del incremento a los salarios mínimos se alcanzaron en un marco de consenso, fue un incremento importante de dos dígitos, que da una pequeña esperanza a la demanda de los trabajadores.

“Pero aún con ese incremento, no se logrará recuperar el raquítico poder de compra que tiene una pérdida de más del 70 por ciento, desde hace más de 40 años, que ya se ve rebasado por el alza de precios a la canasta básica”.

Mónico Téllez, mensajero en una oficina de la colonia Roma consideró que el aumento al salario mínimo es escaso, para las necesidades de los obreros, que tras la pandemia, han sufrido la falta de empleos, ingresos, comidas escasas de no muy buena calidad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Afirmó que, pese a que el salario mínimo ha subido poco más de 30 pesos diarios, eso se desvanece con el abusivo aumento de precios en los alimentos.

Martín Muñoz, trabajador en una fábrica de plásticos, consideró que el alza en los precios de productos, bienes o servicios anuló el aumento del salario mínimo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado