/ viernes 18 de diciembre de 2020

Semáforo rojo resultado de una política pública ineficiente para contener la pandemia: con comercio en pequeño

Miles de negocios no podrán solventar gastos básicos de operación, como son el pago de luz, agua, nómina, IMSS y renta de locales

La declaratoria de Semáforo Rojo en la Ciudad de México y el Estado de México demuestra el fracaso de las políticas sanitarias que se han aplicado a lo largo de los diez meses que lleva la pandemia, declaró Gerardo López Becerra, presidente de la Asociación Con Comercio en Pequeño.

Al advertir que esta medida detonará el cierre de negocios, como ya ocurre en el Centro Histórico y la zona de Mazaryk en Polanco, Gerardo López Becerra señaló que con la suspensión de actividades no esenciales, en plena temporada decembrina, miles de negocios no podrán solventar gastos básicos de operación, como son el pago de luz, agua, nómina, IMSS y renta de locales.

La decisión anunciada por el subsecretario Hugo López-Gatell, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum y el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo representa un fuerte castigo para las empresas, los negocios y comercio, sobre todo, los micro, pequeños y medianos, que han tenido “una venta de sobrevivencia en los últimos meses y que al cierre del año esperaban recuperarse un poco con la temporada navideña”, comentó.

“No es solo un cierre de tres semanas, estamos frente a una desaceleración de la actividad productiva, económica y comercial que lleva ya casi diez meses”, declaró López Becerra al advertir que esta declaratoria no es más que el reconocimiento del fracaso de las políticas públicas en materia sanitaria y la mala toma de decisiones.

“Es una dura noticia para el sector productivo, es un reconocimiento del fracaso que ha habido para implementar a tiempo las medidas de contención de la pandemia, como eran mayores restricciones para el comercio en vía pública”, indicó.

Señaló que la Ciudad de México tiene alrededor de 360 mil negocios en total, de los cuales, el 80% tendrán que cerrar nuevamente. “Estamos hablando de zapaterías, bisutería, ropa, estéticas, etc, que todos tenían la esperanza de recuperar en algo sus ventas en diciembre, con motivo de las fiestas de Fin de Año. Esa esperanza quedó cancelada”, señaló.

De acuerdo con datos de Con Comercio en Pequeño, informó que los negocios estimaban hasta antes de este anuncio, una caída de ventas de entre el 60 y 80%, respecto a diciembre del año pasado, por lo que ahora el escenario es totalmente catastrófico, de incertidumbre y de un fuerte castigo, sobre todo, para las empresas familiares.

Por lo anterior, planteó la urgencia de que las autoridades implementen cambios sustanciales en sus políticas públicas frente a la pandemia sanitaria, que a todas luces han sido inexistentes e insuficientes, para atender las diversas coyunturas y necesidades que ha abierto la emergencia.

“¿Cómo mandas a un trabajador, a una trabajadora a su casa, cuando no tienen la solvencia económica para enfrentar sus gastos del día a día?, cuestionó Gerardo López al advertir que esta situación arrojará a miles de trabajadores al sector informal, en busca de la sobrevivencia.

La declaratoria de Semáforo Rojo en la Ciudad de México y el Estado de México demuestra el fracaso de las políticas sanitarias que se han aplicado a lo largo de los diez meses que lleva la pandemia, declaró Gerardo López Becerra, presidente de la Asociación Con Comercio en Pequeño.

Al advertir que esta medida detonará el cierre de negocios, como ya ocurre en el Centro Histórico y la zona de Mazaryk en Polanco, Gerardo López Becerra señaló que con la suspensión de actividades no esenciales, en plena temporada decembrina, miles de negocios no podrán solventar gastos básicos de operación, como son el pago de luz, agua, nómina, IMSS y renta de locales.

La decisión anunciada por el subsecretario Hugo López-Gatell, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum y el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo representa un fuerte castigo para las empresas, los negocios y comercio, sobre todo, los micro, pequeños y medianos, que han tenido “una venta de sobrevivencia en los últimos meses y que al cierre del año esperaban recuperarse un poco con la temporada navideña”, comentó.

“No es solo un cierre de tres semanas, estamos frente a una desaceleración de la actividad productiva, económica y comercial que lleva ya casi diez meses”, declaró López Becerra al advertir que esta declaratoria no es más que el reconocimiento del fracaso de las políticas públicas en materia sanitaria y la mala toma de decisiones.

“Es una dura noticia para el sector productivo, es un reconocimiento del fracaso que ha habido para implementar a tiempo las medidas de contención de la pandemia, como eran mayores restricciones para el comercio en vía pública”, indicó.

Señaló que la Ciudad de México tiene alrededor de 360 mil negocios en total, de los cuales, el 80% tendrán que cerrar nuevamente. “Estamos hablando de zapaterías, bisutería, ropa, estéticas, etc, que todos tenían la esperanza de recuperar en algo sus ventas en diciembre, con motivo de las fiestas de Fin de Año. Esa esperanza quedó cancelada”, señaló.

De acuerdo con datos de Con Comercio en Pequeño, informó que los negocios estimaban hasta antes de este anuncio, una caída de ventas de entre el 60 y 80%, respecto a diciembre del año pasado, por lo que ahora el escenario es totalmente catastrófico, de incertidumbre y de un fuerte castigo, sobre todo, para las empresas familiares.

Por lo anterior, planteó la urgencia de que las autoridades implementen cambios sustanciales en sus políticas públicas frente a la pandemia sanitaria, que a todas luces han sido inexistentes e insuficientes, para atender las diversas coyunturas y necesidades que ha abierto la emergencia.

“¿Cómo mandas a un trabajador, a una trabajadora a su casa, cuando no tienen la solvencia económica para enfrentar sus gastos del día a día?, cuestionó Gerardo López al advertir que esta situación arrojará a miles de trabajadores al sector informal, en busca de la sobrevivencia.