/ miércoles 22 de junio de 2022

Revela estudio que en calles de la CDMX pueden convivir peatones y ambulantes

La propuesta de rediseño del espacio público incluye medidas de seguridad personal y mitigación de la violencia contra las mujeres

En la Ciudad de México se puede lograr que tanto las personas que transitan, como las que trabajan en las calles convivan en el espacio público, lo cual es un reto que atañe principalmente al diseño de ese espacio, revela estudio Caja de Herramientas de Wiego y el ITDP-México.

En nuestro país, el 55.2% de las personas económicamente activas trabajan en la economía informal. En la Ciudad de México, este porcentaje es de 51.3%.

El diseño de las calles debe considerar e incluir a todas las personas usuarias, ya sea para trasladarse o para realizar actividades en ellas, como trabajar, a lo que se les conoce vendedores ambulantes, señaló.

El espacio disponible en las calles principalmente para personas a pie y trabajadoras es limitado, pues históricamente la mayor parte del espacio de las calles ha sido destinado al estacionamiento y tránsito de vehículos privados.


SEGURIDAD, MOVILIDAD Y TRABAJO EN UN MISMO ESPACIO

En la presentación de la Caja de Herramientas "Trabajo en el espacio público y movilidad", del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo (ITDP) México, se informó que el objetivo es que convivan el trabajo en el espacio público y la movilidad.

Tania Espinoza, Coordinadora para la CDMX en WIEGOGLOBAL, destacó que al rediseñar la calle, es importante distribuir de forma equitativa el espacio público, dando prioridad a las personas en situación de vulnerabilidad, respetando la jerarquía de movilidad establecida e incluyendo a las personas trabajadoras en el espacio público.

El diseño de calles debe brindar seguridad personal y mitigar la violencia contra las mujeres, tanto de las personas que transitan en ella como de las personas trabajadoras en el espacio público, agregó.

Espinosa argumentó que la propuesta fue construida de la mano de los comerciantes y se tomó en cuenta sus necesidades y como viven el día a día en las calles.

Afirmó que el estudio en el diseño de las calles, rompe paradigmas y rompe varios mitos como que el derecho a la movilidad y el trabajo en el espacio público son incompatibles, y las autoridades desplazan a las comerciantes bajo el pretexto de la movilidad.

En el cuarto punto, indicó, es no tomar decisiones de escritorio, sin consultar a los usuarios y personas trabajadores en el espacio público, ambos tienen que ser consultados con las personas que lo usan. Y finalmente, se piensa que el trabajo en el espacio público hace inseguras las calles, lo cual es mentira, citó, pues los vendedores son ojos en las calles, por lo tanto dan seguridad a las personas que trabajan ahí.

Como caso de estudio se utilizó a la Cetram Tacubaya, una zona emblemática de la convivencia de usuarios y vendedores. En el Documento se hace una propuesta de diseño de calles, que de ser implementada logrará que las personas que transitan y trabajan en la calle lo puedan hacer con dignidad.


LA VÍA PUBLICA, UN ESPACIO DONDE SE PONEN EN JUEGO MUCHISIMOS DERECHOS

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez resaltó que en alto porcentaje de esta economía y ocupación en el sector informal desarrolla sus actividades en el espacio público, arena en la que se pone en juego el ejercicio de muchísimos derechos, entre ellos el de la movilidad y el trabajo, como refiere el estudio de caso.

Informó que de enero de 2018 a mayo de 2022, este Organismo Público de Protección de Derechos Humanos registra un total de 1,940 expedientes (4.8% del total de sus expedientes), en los que se registran quejas por la violación de derechos humanos en el contexto de dicha actividad económica en la vía pública.

En este sentido, para la Comisión resulta importante dar a conocer que quienes trabajan en el espacio público se exponen con frecuencia a la lesión de derechos tan importantes como lo es la integridad personal. De ello da cuenta que el 39% de las quejas relacionadas con el comercio en vía pública recaen en la Primera Visitaduría, y en su mayoría denuncian derechos de seguridad personal, e integridad personal.

Por su parte, el segundo derecho lesionado en los expedientes que concentra la Tercera Visitaduría sobre este tema es el derecho de petición a las autoridades; y la Quinta Visitaduría, encargada de derechos humanos laborales, cuenta con el 24% de los expedientes relacionados con comercio en la vía pública y la lesión al derecho al trabajo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

“La Comisión registra todos aquellos casos cuyas presuntas víctimas pertenecen a algún grupo de atención prioritaria; y de enero de 2018 a la fecha, la quejas en las que se ven lesionados principalmente sus derechos representan el 14% de los expedientes con la actividad comercial en espacio público”.

Hagamos un diseño que permita la movilidad y el trabajo en lugar de introducir más policía para guardar el orden, se pronunció.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem



En la Ciudad de México se puede lograr que tanto las personas que transitan, como las que trabajan en las calles convivan en el espacio público, lo cual es un reto que atañe principalmente al diseño de ese espacio, revela estudio Caja de Herramientas de Wiego y el ITDP-México.

En nuestro país, el 55.2% de las personas económicamente activas trabajan en la economía informal. En la Ciudad de México, este porcentaje es de 51.3%.

El diseño de las calles debe considerar e incluir a todas las personas usuarias, ya sea para trasladarse o para realizar actividades en ellas, como trabajar, a lo que se les conoce vendedores ambulantes, señaló.

El espacio disponible en las calles principalmente para personas a pie y trabajadoras es limitado, pues históricamente la mayor parte del espacio de las calles ha sido destinado al estacionamiento y tránsito de vehículos privados.


SEGURIDAD, MOVILIDAD Y TRABAJO EN UN MISMO ESPACIO

En la presentación de la Caja de Herramientas "Trabajo en el espacio público y movilidad", del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo (ITDP) México, se informó que el objetivo es que convivan el trabajo en el espacio público y la movilidad.

Tania Espinoza, Coordinadora para la CDMX en WIEGOGLOBAL, destacó que al rediseñar la calle, es importante distribuir de forma equitativa el espacio público, dando prioridad a las personas en situación de vulnerabilidad, respetando la jerarquía de movilidad establecida e incluyendo a las personas trabajadoras en el espacio público.

El diseño de calles debe brindar seguridad personal y mitigar la violencia contra las mujeres, tanto de las personas que transitan en ella como de las personas trabajadoras en el espacio público, agregó.

Espinosa argumentó que la propuesta fue construida de la mano de los comerciantes y se tomó en cuenta sus necesidades y como viven el día a día en las calles.

Afirmó que el estudio en el diseño de las calles, rompe paradigmas y rompe varios mitos como que el derecho a la movilidad y el trabajo en el espacio público son incompatibles, y las autoridades desplazan a las comerciantes bajo el pretexto de la movilidad.

En el cuarto punto, indicó, es no tomar decisiones de escritorio, sin consultar a los usuarios y personas trabajadores en el espacio público, ambos tienen que ser consultados con las personas que lo usan. Y finalmente, se piensa que el trabajo en el espacio público hace inseguras las calles, lo cual es mentira, citó, pues los vendedores son ojos en las calles, por lo tanto dan seguridad a las personas que trabajan ahí.

Como caso de estudio se utilizó a la Cetram Tacubaya, una zona emblemática de la convivencia de usuarios y vendedores. En el Documento se hace una propuesta de diseño de calles, que de ser implementada logrará que las personas que transitan y trabajan en la calle lo puedan hacer con dignidad.


LA VÍA PUBLICA, UN ESPACIO DONDE SE PONEN EN JUEGO MUCHISIMOS DERECHOS

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez resaltó que en alto porcentaje de esta economía y ocupación en el sector informal desarrolla sus actividades en el espacio público, arena en la que se pone en juego el ejercicio de muchísimos derechos, entre ellos el de la movilidad y el trabajo, como refiere el estudio de caso.

Informó que de enero de 2018 a mayo de 2022, este Organismo Público de Protección de Derechos Humanos registra un total de 1,940 expedientes (4.8% del total de sus expedientes), en los que se registran quejas por la violación de derechos humanos en el contexto de dicha actividad económica en la vía pública.

En este sentido, para la Comisión resulta importante dar a conocer que quienes trabajan en el espacio público se exponen con frecuencia a la lesión de derechos tan importantes como lo es la integridad personal. De ello da cuenta que el 39% de las quejas relacionadas con el comercio en vía pública recaen en la Primera Visitaduría, y en su mayoría denuncian derechos de seguridad personal, e integridad personal.

Por su parte, el segundo derecho lesionado en los expedientes que concentra la Tercera Visitaduría sobre este tema es el derecho de petición a las autoridades; y la Quinta Visitaduría, encargada de derechos humanos laborales, cuenta con el 24% de los expedientes relacionados con comercio en la vía pública y la lesión al derecho al trabajo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

“La Comisión registra todos aquellos casos cuyas presuntas víctimas pertenecen a algún grupo de atención prioritaria; y de enero de 2018 a la fecha, la quejas en las que se ven lesionados principalmente sus derechos representan el 14% de los expedientes con la actividad comercial en espacio público”.

Hagamos un diseño que permita la movilidad y el trabajo en lugar de introducir más policía para guardar el orden, se pronunció.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem