/ miércoles 10 de marzo de 2021

Protestas violentas de mujeres es por inacción del estado: Nashieli Ramírez

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México asegura que hay dolor y hartazgo en miles de mujeres


Las protestas violentas de las mujeres tienen que ver con la inacción del Estado, es una expresión de hartazgode dolor, no sólo se quejan de lo que traen atrás, sino porque no ven la luz adelante. Hay una pérdida de paciencia. Es necesario escucharlas. Y entender que lo te están diciendo a través de sus diferentes expresiones.

Así lo considera Nashieli Ramírez Hernández, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), amante de la lectura, de la buena música y cinéfila empedernida.

La funcionaria de 61 años recién cumplidos es amante del baile. Y ella misma describe: “me gané una televisión en un concurso de baile…como verás si bailo, y bailo muy bien. Es una de las cosas que me enseñó mi papá…”Yo no miro al piso y me marcan las vueltas con las mano”, enfatizó feliz. Bailo mambo, chachachá, cumbia, salsa, rock…Soy muy buena”… dice sonriente.

En entrevista con LA PRENSA en su oficina llena de luz natural, flores y plantas, la activista y promotora de derechos humanos destaca la imperante necesidad de entender las expresiones de las mujeres “algunos estarán de acuerdo y otros no, con sus acciones contra edificios y personas. Aunque cuesta trabajo diferenciar si son actos de violencia por violencia o sin son básicamente protesta”.

Para Ramírez Hernández, nacida en la ciudad de México, las que ejercen ese tipo de acciones violentas son personas jóvenes o adolescentes muchas de ellas han creciendo en entornos donde la violencia ha sido una constante generacional.

Proviene de una familia de normalistas, sus padres y su abuela materna fueron profesores. Incluso ella misma ha sido maestra.

De niña estudió en varias escuelas de la capital y poco más de dos años en Estados Unidos.

En sus recuerdos de infancia tiene presente juegos en la calle con sus hermanos Guillermo, Amaranta y Ricardo donde jugaba bote pateado, las escondidillas, la reata, o el avión.

Y por supuesto, de niña nunca pensó en los derechos humanos, en ese tiempo ni existía el tema como tal, a diferencia de los niños de ahora que ya tienen la convención de los derechos del niño.

Pero aclara que desde pequeña tuvo conciencia social. “Mi papá fue normalista de educación básica. Había sido de la gente que corrió en el movimiento de Othón Salazar, de los 50´s”. “Yo crecí en un ambiente de pensamiento de izquierda y de conciencia social”, resaltó.

La ex consejera en atención a la niñez de la Comisión de Derechos Humanos (CDHDF) tiene un curriculum muy abultado y está consciente que los cargos son pasajeros. Y ya ha tenido varios a nivel profesional.

Al terminar su gestión, dice sonriente con su cubrebocas beige que combinada con su “outfit”: “voy a regresar de dónde vengo. Yo vengo del barrio, del territorio, del trabajo con la gente, de las organizaciones sociales, he sido maestra. Empecé dando clases de inglés a los 17 años, en una primaria pública.

Nashieli Ramírez es bilingüe, aprendió a hablarlo desde muy pequeña, ya que a su papá lo becaron para ser su posgrado en Washington. “Hice el último año de jardín de niños y el primero de primaria. Estaban todos sus hermanos y mi mamá, aprendí bien y nunca solté el idioma”. Pero además, lee francés y portugués e italiano

En su forma coloquial y desparpajada platica que le gusta mucho la música, casi de toda. “Para mí la música es un estado de ánimo. Dependiendo de qué humor estoy, la escucho”. Uno de sus favoritos es Giacomo Puccini, pero no le gusta la banda… aunque es “de Iztapalapa para el mundo”, exclamó.

Es amante de los musicales, porque a su hija Amaranta le gustan mucho.

Su nombre, Nashieli, es de origen zapoteca que significa “te quiero”. Es feminista, pero nunca he pertenecido a ningún movimiento, ni a ninguna colectiva feminista, pero si he pertenecido a organizaciones sociales y al movimiento de niñas, niños y adolescentes. Por ahí tengo más vínculos con organizaciones cuya agenda principal es esa.

Por ser activista y promotora de derechos humanos logró que la hayan elegido como presidenta de la CDHCM.

Detalló que los derechos humanos los comenzó a trabajar a finales de los 90´s, donde se enfocó a los derechos de niñas, niños y adolescentes.

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 8M

El Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, es un recordatorio de las luchas recientes de las mujeres. No es una celebración comercial, conmemora la lucha de la mujer por su participación dentro de la sociedad, en pie de emancipación y en su desarrollo íntegro como persona. Ya que los derechos humanos se crearon con una visión de mujeres. Su origen, en la Revolución Francesa nunca se habló de ciudadanos, sino de varones y blancos.

Ramírez Hernández recalca que las luchas de las mujeres son recientes, “Estamos en la etapa de visibilizarlo, de quitar sólo el poder patriarcal, el cual ha generado desigualdad en todos los ámbitos de la vida de las mujeres.

Considera que el 8 de marzo constituye este afán de poner en el centro y visibilizar a más de la mitad de la población mundial…” estamos ahí, lo que queremos es igualdad sustantiva”.

La activista que estudió en un principio la carrera de medicina en la UNAM, luego, entró al Centro de Investigación y Servicios Educativos, calificó al feminicidio como una lógica de dominio. “Los feminicidios son básicamente los homicidios generados porque eres mujer… y se pueden entender en términos de la estructura patriarcal. Esa estructura de poder que asumen los hombres sobre las mujeres. La mayoría de los feminicidios ocurren entre gente conocida.

La diferencia a un homicidio cualquiera. Esa lógica es la última expresión de violencia que tenemos es el feminicidio, pero no la última.

Rechazó el término feminazi, que han dado algunos grupos sociales a las mujeres que protestan de manera agresiva. “Lo que hacen es desacreditar a un movimiento que es legítimo.

Nashieli Ramírez ha escrito varios libros y es una lectora voraz. Sus escritoras favoritas son Rosa Montero, Cristina Rivera, Genera Melchor, Valeria Luiselli, Guadalupe Nettel, Elena Garro. Y otras latinoamericanas como Mariana Enríquez, argentina muy recomendable. Laura Restrepo, Nona Fernández.

Además, forma parte de un club de libros desde hace 3 años con sus amigas queridas, “decidimos que íbamos a leer puras mujeres, “porque así somos”, enfatizó.

Y entre los escritores lee a Leonardo Sciascia, Fernando Pessoa, Sándor Márai, Ernest Peixotto, entre otros.

Ama el cine y es una de las cosas que más ha extrañado durante la pandemia. Le gustan casi todos los géneros de películas, excepto las de terror. Aunque ha visto algunas por la pandemia, debido a que su hija toma una materia que se llama Pandemia y Cultura Popular, por lo han visto varias epidemias y contagios como: Soy leyenda, Epidemia.

Después vieron las que abordan pandemia del VIH. Las zombis y como la contaminación extraterrestre.

Agradece tener una pandemia generosa con ella, porque toda su familia está bien. Sus papás que aún viven están sanos, aunque casi no ve a sus hermanos, también se encuentran bien. “me tocó vivir la pandemia con mi hija ella es una generosa compañía”, exclama orgullosa esta funcionaria quien a los 16 años trabajó en una oficina donde se hacía síntesis periodística y análisis.

La maestra Ramírez Hernández señaló también que en la cultura mexicana hay una sobrecarga de feminización en la crianza, cuando ésta tendría que ser algo compartido.

No se puede decir que las mujeres tenemos la culpa de que los hombres sean violentos, no hemos podido tirar al patriarcado…pero lo vamos a hacer

Con voz fuerte, afirmó: “no va a caer…lo vamos a tirar. Para cambiar ideas de revictimizar y culpar a las mujeres y dejar de comprarnos dichos en contra de las mujeres y la idea del amor romántico.

SALGADO MACEDONIO…NO

¿Félix Salgado Macedonio, para candidato a gobernador por Morena por el estado de Guerrero? Si, o no. Le preguntó la reportera. No respondió firme.

Los mensajes tiene que ser claro y contundentes, si queremos acabar con los feminicidios, abuso o acoso sexual y la violencia constate se tiene que acabar de raíz. Es entendible el repudio social hacia su candidatura y el castigo social a prácticas violentas tiene que ser parejo

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Las protestas violentas de las mujeres tienen que ver con la inacción del Estado, es una expresión de hartazgode dolor, no sólo se quejan de lo que traen atrás, sino porque no ven la luz adelante. Hay una pérdida de paciencia. Es necesario escucharlas. Y entender que lo te están diciendo a través de sus diferentes expresiones.

Así lo considera Nashieli Ramírez Hernández, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), amante de la lectura, de la buena música y cinéfila empedernida.

La funcionaria de 61 años recién cumplidos es amante del baile. Y ella misma describe: “me gané una televisión en un concurso de baile…como verás si bailo, y bailo muy bien. Es una de las cosas que me enseñó mi papá…”Yo no miro al piso y me marcan las vueltas con las mano”, enfatizó feliz. Bailo mambo, chachachá, cumbia, salsa, rock…Soy muy buena”… dice sonriente.

En entrevista con LA PRENSA en su oficina llena de luz natural, flores y plantas, la activista y promotora de derechos humanos destaca la imperante necesidad de entender las expresiones de las mujeres “algunos estarán de acuerdo y otros no, con sus acciones contra edificios y personas. Aunque cuesta trabajo diferenciar si son actos de violencia por violencia o sin son básicamente protesta”.

Para Ramírez Hernández, nacida en la ciudad de México, las que ejercen ese tipo de acciones violentas son personas jóvenes o adolescentes muchas de ellas han creciendo en entornos donde la violencia ha sido una constante generacional.

Proviene de una familia de normalistas, sus padres y su abuela materna fueron profesores. Incluso ella misma ha sido maestra.

De niña estudió en varias escuelas de la capital y poco más de dos años en Estados Unidos.

En sus recuerdos de infancia tiene presente juegos en la calle con sus hermanos Guillermo, Amaranta y Ricardo donde jugaba bote pateado, las escondidillas, la reata, o el avión.

Y por supuesto, de niña nunca pensó en los derechos humanos, en ese tiempo ni existía el tema como tal, a diferencia de los niños de ahora que ya tienen la convención de los derechos del niño.

Pero aclara que desde pequeña tuvo conciencia social. “Mi papá fue normalista de educación básica. Había sido de la gente que corrió en el movimiento de Othón Salazar, de los 50´s”. “Yo crecí en un ambiente de pensamiento de izquierda y de conciencia social”, resaltó.

La ex consejera en atención a la niñez de la Comisión de Derechos Humanos (CDHDF) tiene un curriculum muy abultado y está consciente que los cargos son pasajeros. Y ya ha tenido varios a nivel profesional.

Al terminar su gestión, dice sonriente con su cubrebocas beige que combinada con su “outfit”: “voy a regresar de dónde vengo. Yo vengo del barrio, del territorio, del trabajo con la gente, de las organizaciones sociales, he sido maestra. Empecé dando clases de inglés a los 17 años, en una primaria pública.

Nashieli Ramírez es bilingüe, aprendió a hablarlo desde muy pequeña, ya que a su papá lo becaron para ser su posgrado en Washington. “Hice el último año de jardín de niños y el primero de primaria. Estaban todos sus hermanos y mi mamá, aprendí bien y nunca solté el idioma”. Pero además, lee francés y portugués e italiano

En su forma coloquial y desparpajada platica que le gusta mucho la música, casi de toda. “Para mí la música es un estado de ánimo. Dependiendo de qué humor estoy, la escucho”. Uno de sus favoritos es Giacomo Puccini, pero no le gusta la banda… aunque es “de Iztapalapa para el mundo”, exclamó.

Es amante de los musicales, porque a su hija Amaranta le gustan mucho.

Su nombre, Nashieli, es de origen zapoteca que significa “te quiero”. Es feminista, pero nunca he pertenecido a ningún movimiento, ni a ninguna colectiva feminista, pero si he pertenecido a organizaciones sociales y al movimiento de niñas, niños y adolescentes. Por ahí tengo más vínculos con organizaciones cuya agenda principal es esa.

Por ser activista y promotora de derechos humanos logró que la hayan elegido como presidenta de la CDHCM.

Detalló que los derechos humanos los comenzó a trabajar a finales de los 90´s, donde se enfocó a los derechos de niñas, niños y adolescentes.

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 8M

El Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, es un recordatorio de las luchas recientes de las mujeres. No es una celebración comercial, conmemora la lucha de la mujer por su participación dentro de la sociedad, en pie de emancipación y en su desarrollo íntegro como persona. Ya que los derechos humanos se crearon con una visión de mujeres. Su origen, en la Revolución Francesa nunca se habló de ciudadanos, sino de varones y blancos.

Ramírez Hernández recalca que las luchas de las mujeres son recientes, “Estamos en la etapa de visibilizarlo, de quitar sólo el poder patriarcal, el cual ha generado desigualdad en todos los ámbitos de la vida de las mujeres.

Considera que el 8 de marzo constituye este afán de poner en el centro y visibilizar a más de la mitad de la población mundial…” estamos ahí, lo que queremos es igualdad sustantiva”.

La activista que estudió en un principio la carrera de medicina en la UNAM, luego, entró al Centro de Investigación y Servicios Educativos, calificó al feminicidio como una lógica de dominio. “Los feminicidios son básicamente los homicidios generados porque eres mujer… y se pueden entender en términos de la estructura patriarcal. Esa estructura de poder que asumen los hombres sobre las mujeres. La mayoría de los feminicidios ocurren entre gente conocida.

La diferencia a un homicidio cualquiera. Esa lógica es la última expresión de violencia que tenemos es el feminicidio, pero no la última.

Rechazó el término feminazi, que han dado algunos grupos sociales a las mujeres que protestan de manera agresiva. “Lo que hacen es desacreditar a un movimiento que es legítimo.

Nashieli Ramírez ha escrito varios libros y es una lectora voraz. Sus escritoras favoritas son Rosa Montero, Cristina Rivera, Genera Melchor, Valeria Luiselli, Guadalupe Nettel, Elena Garro. Y otras latinoamericanas como Mariana Enríquez, argentina muy recomendable. Laura Restrepo, Nona Fernández.

Además, forma parte de un club de libros desde hace 3 años con sus amigas queridas, “decidimos que íbamos a leer puras mujeres, “porque así somos”, enfatizó.

Y entre los escritores lee a Leonardo Sciascia, Fernando Pessoa, Sándor Márai, Ernest Peixotto, entre otros.

Ama el cine y es una de las cosas que más ha extrañado durante la pandemia. Le gustan casi todos los géneros de películas, excepto las de terror. Aunque ha visto algunas por la pandemia, debido a que su hija toma una materia que se llama Pandemia y Cultura Popular, por lo han visto varias epidemias y contagios como: Soy leyenda, Epidemia.

Después vieron las que abordan pandemia del VIH. Las zombis y como la contaminación extraterrestre.

Agradece tener una pandemia generosa con ella, porque toda su familia está bien. Sus papás que aún viven están sanos, aunque casi no ve a sus hermanos, también se encuentran bien. “me tocó vivir la pandemia con mi hija ella es una generosa compañía”, exclama orgullosa esta funcionaria quien a los 16 años trabajó en una oficina donde se hacía síntesis periodística y análisis.

La maestra Ramírez Hernández señaló también que en la cultura mexicana hay una sobrecarga de feminización en la crianza, cuando ésta tendría que ser algo compartido.

No se puede decir que las mujeres tenemos la culpa de que los hombres sean violentos, no hemos podido tirar al patriarcado…pero lo vamos a hacer

Con voz fuerte, afirmó: “no va a caer…lo vamos a tirar. Para cambiar ideas de revictimizar y culpar a las mujeres y dejar de comprarnos dichos en contra de las mujeres y la idea del amor romántico.

SALGADO MACEDONIO…NO

¿Félix Salgado Macedonio, para candidato a gobernador por Morena por el estado de Guerrero? Si, o no. Le preguntó la reportera. No respondió firme.

Los mensajes tiene que ser claro y contundentes, si queremos acabar con los feminicidios, abuso o acoso sexual y la violencia constate se tiene que acabar de raíz. Es entendible el repudio social hacia su candidatura y el castigo social a prácticas violentas tiene que ser parejo

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Metrópoli

Marchan feministas a favor del aborto legal en todo México

La movilización se replicará en la CDMX y otras ciudades del país

Metrópoli

Alistan demolición de 11 casas tras desgajamiento en cerro del Chiquihuite

Reportan bloques de rocas en la tierra con separaciones entre sí que pueden representar un peligro