/ martes 2 de agosto de 2022

Operan 15 mafias de vagoneros en el Metro

Hasta 20 mil personas ejercen el comercio informal en las 195 estaciones que integran el Sistema de Transporte Colectivo 

El Metro es un espacio que alberga una multiplicidad de usos sociales, culturales y comerciales, es una zona urbana en sí misma, una ciudad debajo de la ciudad. Moviliza a 5.5 millones de pasajeros, de ellos, hay un sector que se dedica a vender distintas mercancías, cantar, pedir limosna o actuar en su interior, son los conocidos vagoneros.

Este grupo de comerciantes populares tienen al Sistema de Transporte Colectivo Metro bien repartido, es decir, bien dividido entre todos los vagoneros, debido a que cada línea tiene sus “bases”, y si bien no hay reglamentos escritos, deben respetar las líneas y estaciones que les tocan y no meterse en otras que no les corresponden.

Lee también: Conoce el nuevo sistema Ecobici de la CDMX

No cualquiera puede entrar a vender así como así, en las bases ya repartidas “hay líderes y encargados y a ellos hay que pedirles permiso para evitar problemas”, platicó un vagonero a este diario.

Este grupo de comerciantes, del cual no se sabe el número exacto porque no existe un padrón, atrapan con sus gritos inconfundibles: “llévelo…Llévelo… como una promoción, como una oferta le venimos ofreciendo artículos de novedad”… aunque estudiosos del tema hablan de más de 5 mil hasta 13 mil repartidos en las 195 estaciones que componen la red del STC Metro.

A finales de los años 80 se especulaba que el número de comerciantes en el Metro ascendía a 5 mil 572 personas. En los 90 se estimó que el “comercio ambulante” era realizado por una cifra similar. Los cálculos que hicieron algunos líderes de comerciantes del STC en 2017, afirmaban que eran 13 mil, detalló el sociólogo del Colegio de México, Erick Serna Luna.

TE PUEDE INTERESAR: Buscan que SSC refuerce acciones para prevenir violencia y consumo de drogas en escuelas de CDMX

Un representante de vagoneros aseveró: “Hace 12 años éramos como 11 mil, ahora creo que cerca de 20 mil y desde siempre nos han querido sacar del Metro, junto con los pasilleros, con la promesa de crear plazas comerciales”.

Los usuarios del Metro han aprendido a convivir con los vagoneros, aunque muchas veces les resulte molesta su presencia / Foto: Sergio Vázquez / Los usuarios del Metro han aprendido a convivir con los vagoneros, aunque muchas veces les resulte molesta su presencia / Foto: Sergio Vázquez

Sin permiso ni licencia de la Secretaría del Trabajo

La inexactitud de las cifras respecto a las personas que ejercen el comercio popular en el Metro, también se ve reflejada en el número poco claro de las asociaciones que los representan. No cuentan con un permiso o licencia de personas no asalariadas emitida por la Secretaría del Trabajo local.

Los vagoneros son parte del entorno de este transporte, se hicieron presentes desde el segundo día de la inauguración de la Línea 1 en septiembre de 1969.

Tampoco es público el dato exacto de las organizaciones de comerciantes que los representan; en gran medida, el desconocimiento se debe a la resistencia que han mantenido esos grupos, como a la desconfianza que se tiene ante las autoridades y sus intentos por regular u ordenar el comercio popular en el Metro, revela el estudio “Justicia y Trabajo bajo la Ciudad de México: La situación laboral y la criminalización del comercio popular en el Metro”.

En algún momento, la Coordinadora de Organizaciones y Grupos de Comerciantes Informales del Metro (COGCIM), informó estar integrada por las siguientes asociaciones: La Unión Única Independiente de Vendedores del Metro. AC, la Asociación de Comerciantes de los Ramales del Metro de la República Mexicana AC., y la Organización de Vagoneros y Comerciantes AC.

Asimismo, la Unión de Vendedores Ambulantes Vagoneros y Pasilleros del Metro de Puestos Fijos y Semi Fijos AC, la Asociación de Mujeres Comerciantes y Colonos Organizados del DF, AC, la Unión Independiente para el Cambio de Comerciantes Ambulantes del Metro AC, Metrópoli Solidaria AC, el Instituto de Arquitectura Popular SC; se decía que había 21 agrupaciones, citó Serna.

Reparto de estaciones para "vagonear"

El líder de vagoneros que platicó con LA PRENSA indicó que son cerca de 15 agrupaciones las que están presentes en el Metro, quienes tienen acuerdos no escritos del reparto de las estaciones para “vagonear”.

Según el informe, a lo largo de la historia de las organizaciones de comerciantes en el Metro, han existido diversas representaciones que han lucrado y explotado a comerciantes populares del STC, cobrándoles por entrar a vender o extorsionándolos y pidiéndoles que vendan cierto tipo de productos, sin recibir el apoyo de los proyectos que se han negociado con las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México.

En la imagen, un pasillo en la estación Mixcoac del metro permanece ocupado por vendedores ambulantes ante la mirada de elementos de la policía capitalina Foto: Cuartoscuro / David Polo

“La evolución de las organizaciones y los representantes de éstas han permitido que las agrupaciones de los comerciantes populares se vuelvan cada vez más democráticas e informadas respecto a sus derechos. Esto ha favorecido la disminución de los liderazgos de tipo clientelar y el crecimiento de las organizaciones democráticas de comerciantes populares”, agregó.

Tras la construcción de las línea 2 y 3, “éramos como unos 70 vendedores, entre las 3 líneas'', describe uno de los primeros vagoneros, que destaca el estudio elaborado por Wiego y el Colmex.

A mediados de los años 80, cuando se consolidó la columna vertebral de las principales líneas del Metro, los primeros vendedores comenzaron a conformar las primeras agrupaciones que se repartieron los tramos de venta en el Metro. En contraparte, también han sido diversos los proyectos de regulación del comercio popular en el STC Metro, indicó el investigador.

No es clara la prohibición

Las instalaciones del Metro han sido definidas como “espacios de máxima seguridad” por las autoridades capitalinas. Pese a ello, como lo han identificado los últimos diagnósticos (STC Metro, 2014; CDHDF, 2017; STC y GCDMX, 2018), sus instalaciones han sido escenario de diversas conductas violentas, como robos, acoso sexual, riñas y otras acciones que ponen en riesgo la integridad de los usuarios, refiere el estudio.

Tania Espinosa Sánchez, coordinadora para la Ciudad de México de Wiego (Mujeres en Empleo Informal, Globalizando y Organizando), argumentó que en realidad no existe un texto jurídico concreto que especifique con claridad, que comerciar en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo conlleva una falta administrativa como sanción.

“Es por ello que, según los intereses de la autoridad que interpreta la norma y la sanción, se aplican ciertos artículos a los vagoneros y se les presenta como que atentan contra la seguridad de los ciudadanos, lo cual es un claro ejemplo de la criminalización que enfrentan”, señaló la activista.

Dijo que el reglamento de movilidad de la Ciudad de México prohíbe ejercer el comercio en los vagones del Metro; “sin embargo, no está incluido en la Ley de Movilidad, ahí tiene un apartado sobre acciones y sanciones a la ley, pero no menciona sobre comercio popular en el Metro”.

Enrique Ordoñez / Cuartoscuro

La ley no habla de sanción, por lo que el reglamento está yendo más allá. De acuerdo con el criterio de jerarquía normativa de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “se ha establecido que un reglamento no puede modificar o alterar el contenido de la ley. Por lo que estamos ante una prohibición que es ilegal”, expuso Espinosa Sánchez.

Crecen remisiones al Juzgado Cívico y la criminalización

Son constantes las denuncias de vagoneras que afirman que han aumentado las remisiones al juzgado cívico tras ser detenidas en el Metro, así como la estigmatización y criminalización a su trabajo de parte de los policías.

Al no tener evidencia para detenerlas, “nos acusan de robo de celulares o carteras… cuando no hay una persona que denuncie o nos señale”, afirmó Brenda Loa, quien es vagonera desde hace 18 años.

La joven comentó que al detenerlas y enviarlas al “Torito”, si nos detienen, “ahí tenemos que pagar mil 095 pesos de multa o realizar 13 horas de trabajo comunitario'', explicó Brenda, quien vende cintas adhesivas de doble cara en la Línea 1.

Ventas afectadas por cierre de Línea 1

A partir del cierre por la rehabilitación de un importante número de estaciones de la Línea 1 de Metro, las decenas de personas que trabajan vendiendo diversos artículos en el STC, han sentido que sus ventas están muy bajas, ya que los vendedores se pasaron a las estaciones abiertas.

Es decir, hay más competencia por el cierre parcial de Pantitlán a Salto del Agua durante más de ocho meses, si antes eran 20 estaciones ahora sólo son 8 de la Línea 1 que permanecerán abiertas, y “nosotros tenemos reglas no escritas de respetar las rutas y estaciones que nos tocan”.

Brenda Loa, quien comenzó como vagonera desde que tenía 16 años, exige que los dejen trabajar en paz, que paren las remisiones al juzgado cívico y las detenciones en las estaciones, así como la estigmatización y criminalización a su trabajo de parte de los policías que cuidan ese medio de transporte.

“Esta suspensión sí nos está afectando, ya que llegaron más compañeros de las estaciones cerradas a las abiertas y también porque han crecido los operativos de detenciones, hay veces que los agarran una o dos veces, sobre todo personas vestidas de civil”, afirmó.

Platicó que sus compañeros o compañeras vagoneras vienen del Estado de México y Ciudad de México, algunos han llegado de Toluca.

Afirman que han aumentado las remisiones al juzgado, así como la estigmatización y criminalización de parte de los policías / Foto: Sergio Vázquez / Afirman que han aumentado las remisiones al juzgado, así como la estigmatización y criminalización de parte de los policías / Foto: Sergio Vázquez

Ella conoce “el teje y maneje” de la vendimia en el STC, “en el caso del horario del trabajo, nosotras decidimos la hora y salida, cómo acomodarnos, no tenemos un reglamento, pero sí orden de vender uno o dos en un vagón para permitir la libre venta del compañero”, contó.

“No debemos invadir todas las líneas del Metro, cada vendedor sabe qué línea le toca, su tramo donde se puede trabajar… “no te dicen nada si te metes, pero sí debes respetar las reglas que tienen otras líneas”, aclaró.

“Hay reglas y normas en cada Línea. En la 1 de Isabel la Católica a Tacubaya, nos metemos de uno o dos por vagón, porque atrás viene el mudito, el cieguito... Atrás o adelante están otros, hay respeto a la venta de la mercancía de cada quien.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Wiego demanda incluir a vagoneros

La Constitución de la Ciudad de México deja claro que protege el trabajo no asalariado y el comercio popular, por lo que es necesaria una legislación secundaria, la cual está pendiente desde hace más de dos años en el Congreso local.

Por ello, Wiego exige que se incluya al comercio popular en los vagones del Metro, que se regule para que los comerciantes cuenten con una licencia de trabajo y tengan un empleo digno, sin ser remitidos a los juzgados cívicos, ni ser criminalizados.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

El Metro es un espacio que alberga una multiplicidad de usos sociales, culturales y comerciales, es una zona urbana en sí misma, una ciudad debajo de la ciudad. Moviliza a 5.5 millones de pasajeros, de ellos, hay un sector que se dedica a vender distintas mercancías, cantar, pedir limosna o actuar en su interior, son los conocidos vagoneros.

Este grupo de comerciantes populares tienen al Sistema de Transporte Colectivo Metro bien repartido, es decir, bien dividido entre todos los vagoneros, debido a que cada línea tiene sus “bases”, y si bien no hay reglamentos escritos, deben respetar las líneas y estaciones que les tocan y no meterse en otras que no les corresponden.

Lee también: Conoce el nuevo sistema Ecobici de la CDMX

No cualquiera puede entrar a vender así como así, en las bases ya repartidas “hay líderes y encargados y a ellos hay que pedirles permiso para evitar problemas”, platicó un vagonero a este diario.

Este grupo de comerciantes, del cual no se sabe el número exacto porque no existe un padrón, atrapan con sus gritos inconfundibles: “llévelo…Llévelo… como una promoción, como una oferta le venimos ofreciendo artículos de novedad”… aunque estudiosos del tema hablan de más de 5 mil hasta 13 mil repartidos en las 195 estaciones que componen la red del STC Metro.

A finales de los años 80 se especulaba que el número de comerciantes en el Metro ascendía a 5 mil 572 personas. En los 90 se estimó que el “comercio ambulante” era realizado por una cifra similar. Los cálculos que hicieron algunos líderes de comerciantes del STC en 2017, afirmaban que eran 13 mil, detalló el sociólogo del Colegio de México, Erick Serna Luna.

TE PUEDE INTERESAR: Buscan que SSC refuerce acciones para prevenir violencia y consumo de drogas en escuelas de CDMX

Un representante de vagoneros aseveró: “Hace 12 años éramos como 11 mil, ahora creo que cerca de 20 mil y desde siempre nos han querido sacar del Metro, junto con los pasilleros, con la promesa de crear plazas comerciales”.

Los usuarios del Metro han aprendido a convivir con los vagoneros, aunque muchas veces les resulte molesta su presencia / Foto: Sergio Vázquez / Los usuarios del Metro han aprendido a convivir con los vagoneros, aunque muchas veces les resulte molesta su presencia / Foto: Sergio Vázquez

Sin permiso ni licencia de la Secretaría del Trabajo

La inexactitud de las cifras respecto a las personas que ejercen el comercio popular en el Metro, también se ve reflejada en el número poco claro de las asociaciones que los representan. No cuentan con un permiso o licencia de personas no asalariadas emitida por la Secretaría del Trabajo local.

Los vagoneros son parte del entorno de este transporte, se hicieron presentes desde el segundo día de la inauguración de la Línea 1 en septiembre de 1969.

Tampoco es público el dato exacto de las organizaciones de comerciantes que los representan; en gran medida, el desconocimiento se debe a la resistencia que han mantenido esos grupos, como a la desconfianza que se tiene ante las autoridades y sus intentos por regular u ordenar el comercio popular en el Metro, revela el estudio “Justicia y Trabajo bajo la Ciudad de México: La situación laboral y la criminalización del comercio popular en el Metro”.

En algún momento, la Coordinadora de Organizaciones y Grupos de Comerciantes Informales del Metro (COGCIM), informó estar integrada por las siguientes asociaciones: La Unión Única Independiente de Vendedores del Metro. AC, la Asociación de Comerciantes de los Ramales del Metro de la República Mexicana AC., y la Organización de Vagoneros y Comerciantes AC.

Asimismo, la Unión de Vendedores Ambulantes Vagoneros y Pasilleros del Metro de Puestos Fijos y Semi Fijos AC, la Asociación de Mujeres Comerciantes y Colonos Organizados del DF, AC, la Unión Independiente para el Cambio de Comerciantes Ambulantes del Metro AC, Metrópoli Solidaria AC, el Instituto de Arquitectura Popular SC; se decía que había 21 agrupaciones, citó Serna.

Reparto de estaciones para "vagonear"

El líder de vagoneros que platicó con LA PRENSA indicó que son cerca de 15 agrupaciones las que están presentes en el Metro, quienes tienen acuerdos no escritos del reparto de las estaciones para “vagonear”.

Según el informe, a lo largo de la historia de las organizaciones de comerciantes en el Metro, han existido diversas representaciones que han lucrado y explotado a comerciantes populares del STC, cobrándoles por entrar a vender o extorsionándolos y pidiéndoles que vendan cierto tipo de productos, sin recibir el apoyo de los proyectos que se han negociado con las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México.

En la imagen, un pasillo en la estación Mixcoac del metro permanece ocupado por vendedores ambulantes ante la mirada de elementos de la policía capitalina Foto: Cuartoscuro / David Polo

“La evolución de las organizaciones y los representantes de éstas han permitido que las agrupaciones de los comerciantes populares se vuelvan cada vez más democráticas e informadas respecto a sus derechos. Esto ha favorecido la disminución de los liderazgos de tipo clientelar y el crecimiento de las organizaciones democráticas de comerciantes populares”, agregó.

Tras la construcción de las línea 2 y 3, “éramos como unos 70 vendedores, entre las 3 líneas'', describe uno de los primeros vagoneros, que destaca el estudio elaborado por Wiego y el Colmex.

A mediados de los años 80, cuando se consolidó la columna vertebral de las principales líneas del Metro, los primeros vendedores comenzaron a conformar las primeras agrupaciones que se repartieron los tramos de venta en el Metro. En contraparte, también han sido diversos los proyectos de regulación del comercio popular en el STC Metro, indicó el investigador.

No es clara la prohibición

Las instalaciones del Metro han sido definidas como “espacios de máxima seguridad” por las autoridades capitalinas. Pese a ello, como lo han identificado los últimos diagnósticos (STC Metro, 2014; CDHDF, 2017; STC y GCDMX, 2018), sus instalaciones han sido escenario de diversas conductas violentas, como robos, acoso sexual, riñas y otras acciones que ponen en riesgo la integridad de los usuarios, refiere el estudio.

Tania Espinosa Sánchez, coordinadora para la Ciudad de México de Wiego (Mujeres en Empleo Informal, Globalizando y Organizando), argumentó que en realidad no existe un texto jurídico concreto que especifique con claridad, que comerciar en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo conlleva una falta administrativa como sanción.

“Es por ello que, según los intereses de la autoridad que interpreta la norma y la sanción, se aplican ciertos artículos a los vagoneros y se les presenta como que atentan contra la seguridad de los ciudadanos, lo cual es un claro ejemplo de la criminalización que enfrentan”, señaló la activista.

Dijo que el reglamento de movilidad de la Ciudad de México prohíbe ejercer el comercio en los vagones del Metro; “sin embargo, no está incluido en la Ley de Movilidad, ahí tiene un apartado sobre acciones y sanciones a la ley, pero no menciona sobre comercio popular en el Metro”.

Enrique Ordoñez / Cuartoscuro

La ley no habla de sanción, por lo que el reglamento está yendo más allá. De acuerdo con el criterio de jerarquía normativa de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “se ha establecido que un reglamento no puede modificar o alterar el contenido de la ley. Por lo que estamos ante una prohibición que es ilegal”, expuso Espinosa Sánchez.

Crecen remisiones al Juzgado Cívico y la criminalización

Son constantes las denuncias de vagoneras que afirman que han aumentado las remisiones al juzgado cívico tras ser detenidas en el Metro, así como la estigmatización y criminalización a su trabajo de parte de los policías.

Al no tener evidencia para detenerlas, “nos acusan de robo de celulares o carteras… cuando no hay una persona que denuncie o nos señale”, afirmó Brenda Loa, quien es vagonera desde hace 18 años.

La joven comentó que al detenerlas y enviarlas al “Torito”, si nos detienen, “ahí tenemos que pagar mil 095 pesos de multa o realizar 13 horas de trabajo comunitario'', explicó Brenda, quien vende cintas adhesivas de doble cara en la Línea 1.

Ventas afectadas por cierre de Línea 1

A partir del cierre por la rehabilitación de un importante número de estaciones de la Línea 1 de Metro, las decenas de personas que trabajan vendiendo diversos artículos en el STC, han sentido que sus ventas están muy bajas, ya que los vendedores se pasaron a las estaciones abiertas.

Es decir, hay más competencia por el cierre parcial de Pantitlán a Salto del Agua durante más de ocho meses, si antes eran 20 estaciones ahora sólo son 8 de la Línea 1 que permanecerán abiertas, y “nosotros tenemos reglas no escritas de respetar las rutas y estaciones que nos tocan”.

Brenda Loa, quien comenzó como vagonera desde que tenía 16 años, exige que los dejen trabajar en paz, que paren las remisiones al juzgado cívico y las detenciones en las estaciones, así como la estigmatización y criminalización a su trabajo de parte de los policías que cuidan ese medio de transporte.

“Esta suspensión sí nos está afectando, ya que llegaron más compañeros de las estaciones cerradas a las abiertas y también porque han crecido los operativos de detenciones, hay veces que los agarran una o dos veces, sobre todo personas vestidas de civil”, afirmó.

Platicó que sus compañeros o compañeras vagoneras vienen del Estado de México y Ciudad de México, algunos han llegado de Toluca.

Afirman que han aumentado las remisiones al juzgado, así como la estigmatización y criminalización de parte de los policías / Foto: Sergio Vázquez / Afirman que han aumentado las remisiones al juzgado, así como la estigmatización y criminalización de parte de los policías / Foto: Sergio Vázquez

Ella conoce “el teje y maneje” de la vendimia en el STC, “en el caso del horario del trabajo, nosotras decidimos la hora y salida, cómo acomodarnos, no tenemos un reglamento, pero sí orden de vender uno o dos en un vagón para permitir la libre venta del compañero”, contó.

“No debemos invadir todas las líneas del Metro, cada vendedor sabe qué línea le toca, su tramo donde se puede trabajar… “no te dicen nada si te metes, pero sí debes respetar las reglas que tienen otras líneas”, aclaró.

“Hay reglas y normas en cada Línea. En la 1 de Isabel la Católica a Tacubaya, nos metemos de uno o dos por vagón, porque atrás viene el mudito, el cieguito... Atrás o adelante están otros, hay respeto a la venta de la mercancía de cada quien.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Wiego demanda incluir a vagoneros

La Constitución de la Ciudad de México deja claro que protege el trabajo no asalariado y el comercio popular, por lo que es necesaria una legislación secundaria, la cual está pendiente desde hace más de dos años en el Congreso local.

Por ello, Wiego exige que se incluya al comercio popular en los vagones del Metro, que se regule para que los comerciantes cuenten con una licencia de trabajo y tengan un empleo digno, sin ser remitidos a los juzgados cívicos, ni ser criminalizados.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Gossip

Tom Holland cierra redes sociales y nos dice "adiós", ¿por qué tomó esta decisión?

Aquí te decimos qué llevó a Tom Holland, conocido por ser el joven Spiderman, a decir adiós a las redes sociales

Deportes

Deportivos de Ecatepec cambiarán de nombre en honor a deportistas destacados

Evaluará el Cabildo cambiar los nombres de políticos de antaño por los de celebres deportistas

Metrópoli

Integra alcaldía Miguel Hidalgo a “Brigadistas Juveniles MH” para atención de emergencias

Podrán unirse jóvenes y adolescentes a partir de los 15 años, quienes serán capacitados en temas como rescate, emergencias y primeros auxilios.

Finanzas

Volkswagen y sindicato extienden hasta septiembre el emplazamiento a huelga

Las nuevas negociaciones comenzaron la semana pasada a fin de evitar una huelga que detendría una parte importante de la producción de la planta de Volkswagen