/ jueves 29 de agosto de 2019

Manifestación de transportistas el martes; exigen tarifa de $13.20

Líder transportista refiere que hay indiferencia e intolerancia del gobierno capitalino y renuencia a dialogar sobre el rezago de las tarifas

Tras lanzar la amenaza de que el próximo martes 3 de septiembre realizarán una megamarcha desde cuatro puntos de la capital hacia el Zócalo en protesta por la indiferencia de la administración de Claudia Sheinbaum frente a sus demandas, integrantes de la agrupación Fuerza Amplia de Transportistas demandaron un incremento de tarifa en el pasaje para ubicarlo en 13.20 pesos.

Nicolás Vázquez Figueroa, vocero de dicha organización afirmó en entrevista que existe consenso entre los transportistas para pedir un incremento, pues aseguró que desde hace más de 25 años los gobiernos de la ciudad los han forzado a mantener una tarifa política, con beneficios solo para ellos que siempre buscan ganar adeptos, situación que se ha convertido en un subsidio de los concesionarios hacia cada una de las personas que toman su servicio.

Detalló que este subsidio es de entre 6 y 8 pesos por cada viaje y citó, a manera de comparación, lo que sucede en el Estado de México, donde las tarifas son de entre 12 y 14 pesos, aun cuando se trata de la misma zona y los mismos combustibles, además de los insumos y los servicios de mantenimiento.

Comentó que el último estudio que tienen por parte de lo que era la Red de Transporte de Pasajeros (RTP, hoy M1) de hace dos años, era de 10.15 pesos por viaje. “Hoy el costo debería ser de 13.20 pesos”, insistió Vázquez Figueroa, tras respaldar la decisión de los agremiados por salir a las calles el próximo 3 de septiembre.

El dirigente transportista advirtió que en la actualidad están perdiendo el 50 por ciento de los ingresos que deberían percibir si hubiera una tarifa justa.

Si nos convertimos en empresa, tal cual exige el gobierno capitalino -dijo- los integrantes de la organización llegarían quebrados “porque el 50 por ciento de lo que hoy cobran se dedicaría al pago de los compromisos fiscales y de seguridad social para los conductores, lo que prácticamente provocaría su desaparición”.

Insistió en el hecho de que, por ejemplo, el sistema Metrobús está quebrado, pues el propio director general de ese medio de transporte Roberto Capuano Tripp, lo aseguró. Vázquez Figueroa manifestó que tanto la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, como el Secretario de Movilidad, Andrés Lajous, han dicho que los últimos tres años la administración capitalina ha tenido que entregar 3,200 millones de pesos en subsidio para continuar la operación del Metrobús.

Puntualizó que los transportistas tradicionales que se oponen a ser empresa, “Preferimos seguir siendo hombre-camión; en estos momentos no somos una carga para el gobierno, pero como están las cosas, si nos convertimos en empresa, el gobierno tendría que entrar a subsidiarnos con dinero que bien se podría utilizar para mejorar otras cosas en la ciudad y dar mejor calidad de vida a los ciudadanos”, dijo.

Por todo lo anterior, dijo que la marcha del próximo martes saldrá de cuatro diferentes puntos: del Metro Puebla, en la intersección de Viaducto Río de la Piedad y Av. 8; del Metro La Raza, sobre Insurgentes; del Metro General Anaya sobre Tlalpan, y de la Avenida Constituyentes frente al Hospital ABC.

Enfatizó que ya no pueden soportar más a los gobiernos que anteponen intereses políticos. “Quieren tener contentos a los votantes a costa de nuestra economía y nuestro patrimonio. Este año ya hubo incremento en los salarios, pero no lo hay para nosotros que seguimos sufriendo incrementos en gasolinas e insumos; sin una tarifa justa, es imposible que haya un mejor transporte”, dijo.

Advirtió que los integrantes del gremio pagan la tarifa más baja del país, a pesar de tener en la capital mayores costos de producción por el peso transportado y las distancias recorridas, comparadas con la mayoría de las ciudades del país, donde el cobro promedio es de 10 pesos con un desgaste menor, como ocurre en el Estado de México.

Por ello, pidió la sensibilidad de los usuarios del servicio de transporte colectivo en la Ciudad de México y que sean capaces de comprender las legítimas y justas demandas de la organización.

Sostuvo que hay indiferencia e intolerancia del gobierno de la ciudad de México y hay renuencia a dialogar sobre el rezago de las tarifas, “lo que afecta nuestro sustento diario como trabajadores del transporte, además de nuestro patrimonio que cada día se deteriora más, no nos queda otra de llamar su atención que realizar marchas y manifestaciones donde seguramente vamos a afectar a los ciudadanos. Pero no nos queda de otra”, expresó Vázquez Figueroa.

JLP

Tras lanzar la amenaza de que el próximo martes 3 de septiembre realizarán una megamarcha desde cuatro puntos de la capital hacia el Zócalo en protesta por la indiferencia de la administración de Claudia Sheinbaum frente a sus demandas, integrantes de la agrupación Fuerza Amplia de Transportistas demandaron un incremento de tarifa en el pasaje para ubicarlo en 13.20 pesos.

Nicolás Vázquez Figueroa, vocero de dicha organización afirmó en entrevista que existe consenso entre los transportistas para pedir un incremento, pues aseguró que desde hace más de 25 años los gobiernos de la ciudad los han forzado a mantener una tarifa política, con beneficios solo para ellos que siempre buscan ganar adeptos, situación que se ha convertido en un subsidio de los concesionarios hacia cada una de las personas que toman su servicio.

Detalló que este subsidio es de entre 6 y 8 pesos por cada viaje y citó, a manera de comparación, lo que sucede en el Estado de México, donde las tarifas son de entre 12 y 14 pesos, aun cuando se trata de la misma zona y los mismos combustibles, además de los insumos y los servicios de mantenimiento.

Comentó que el último estudio que tienen por parte de lo que era la Red de Transporte de Pasajeros (RTP, hoy M1) de hace dos años, era de 10.15 pesos por viaje. “Hoy el costo debería ser de 13.20 pesos”, insistió Vázquez Figueroa, tras respaldar la decisión de los agremiados por salir a las calles el próximo 3 de septiembre.

El dirigente transportista advirtió que en la actualidad están perdiendo el 50 por ciento de los ingresos que deberían percibir si hubiera una tarifa justa.

Si nos convertimos en empresa, tal cual exige el gobierno capitalino -dijo- los integrantes de la organización llegarían quebrados “porque el 50 por ciento de lo que hoy cobran se dedicaría al pago de los compromisos fiscales y de seguridad social para los conductores, lo que prácticamente provocaría su desaparición”.

Insistió en el hecho de que, por ejemplo, el sistema Metrobús está quebrado, pues el propio director general de ese medio de transporte Roberto Capuano Tripp, lo aseguró. Vázquez Figueroa manifestó que tanto la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, como el Secretario de Movilidad, Andrés Lajous, han dicho que los últimos tres años la administración capitalina ha tenido que entregar 3,200 millones de pesos en subsidio para continuar la operación del Metrobús.

Puntualizó que los transportistas tradicionales que se oponen a ser empresa, “Preferimos seguir siendo hombre-camión; en estos momentos no somos una carga para el gobierno, pero como están las cosas, si nos convertimos en empresa, el gobierno tendría que entrar a subsidiarnos con dinero que bien se podría utilizar para mejorar otras cosas en la ciudad y dar mejor calidad de vida a los ciudadanos”, dijo.

Por todo lo anterior, dijo que la marcha del próximo martes saldrá de cuatro diferentes puntos: del Metro Puebla, en la intersección de Viaducto Río de la Piedad y Av. 8; del Metro La Raza, sobre Insurgentes; del Metro General Anaya sobre Tlalpan, y de la Avenida Constituyentes frente al Hospital ABC.

Enfatizó que ya no pueden soportar más a los gobiernos que anteponen intereses políticos. “Quieren tener contentos a los votantes a costa de nuestra economía y nuestro patrimonio. Este año ya hubo incremento en los salarios, pero no lo hay para nosotros que seguimos sufriendo incrementos en gasolinas e insumos; sin una tarifa justa, es imposible que haya un mejor transporte”, dijo.

Advirtió que los integrantes del gremio pagan la tarifa más baja del país, a pesar de tener en la capital mayores costos de producción por el peso transportado y las distancias recorridas, comparadas con la mayoría de las ciudades del país, donde el cobro promedio es de 10 pesos con un desgaste menor, como ocurre en el Estado de México.

Por ello, pidió la sensibilidad de los usuarios del servicio de transporte colectivo en la Ciudad de México y que sean capaces de comprender las legítimas y justas demandas de la organización.

Sostuvo que hay indiferencia e intolerancia del gobierno de la ciudad de México y hay renuencia a dialogar sobre el rezago de las tarifas, “lo que afecta nuestro sustento diario como trabajadores del transporte, además de nuestro patrimonio que cada día se deteriora más, no nos queda otra de llamar su atención que realizar marchas y manifestaciones donde seguramente vamos a afectar a los ciudadanos. Pero no nos queda de otra”, expresó Vázquez Figueroa.

JLP

Sociedad

Cuentas de Universidad de Hidalgo permanecerán bloqueadas: UIF

Esta acción de la autoridad obedece al compromiso del Estado para combatir el lavado de dinero.

Policiaca

Muere hombre en su intento de cruzar a pie la México-Pachuca

Su cuerpo yacía sobre el asfalto a unos metros del camión de pasajeros que le privó de la vida

Mundo

Trump incluirá a los antifascistas como organización terrorista

Lo anterior resulto en represalia por los disturbios ocurridos por la muerte de un afroamericano durante su detención

OMG!

En medio de pandemia, Residente prepara lanzamiento de su propia cerveza

El músico se aventura como empresario debido a que es un gran aficionado de esta bebida