/ sábado 21 de noviembre de 2020

Ley Seca no es solución para pandemia, pero genera comercio clandestino

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores de Vinos y Licores (ANDIVYL), Iñaki Landáburu Llaguno, externó su desacuerdo

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores de Vinos y Licores (ANDIVYL), Iñaki Landáburu Llaguno, externó su desacuerdo con la Ley Seca impuesta los fines de semana, a partir de hoy en la CDMX, en la venta de vinos y licores porque consideró que no soluciona el combate a la pandemia de COVID-19 y sí propicia la caída de la venta formal entre un 25% y 30% además de que genera comercialización clandestina de alcohol que “sí causa muertes”.

Deberíamos de controlar la venta de alcohol clandestino pues propicia muertes y hay que destacar que el 35% de la comercialización informal de estos productos no paga impuestos, lo que daña al erario público.

“Quisiera pedir a las autoridades ser más tajantes en las medidas de higiene, obligar al uso de cubrebocas, a la sana distancia “pues actualmente en cualquier mercado y en los alrededores de esta Ciudad, la gente va sin tapabocas, no respetan la sana distancia”, dijo.

Además sería pertinente que se controlara toda la venta ilegal de este alcohol que genera cegueras y hasta la muerte de los que lo consumen, como ha sucedido en varios estados de la República, señaló.

Y enfatizó Iñaki Llandáburu: “Nosotros siempre hemos cumplido con todas las leyes porque somos parte de la distribución legal de vinos y licores en todo el país, hemos pagado impuestos y obedecido todo lo que se ha establecido durante esta pandemia y seguiremos haciéndolo”.

El Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Distribuidores de Vinos y Licores (ANDIVYL), Iñaki Landáburu Llaguno, externó su desacuerdo con la Ley Seca impuesta los fines de semana, a partir de hoy en la CDMX, en la venta de vinos y licores porque consideró que no soluciona el combate a la pandemia de COVID-19 y sí propicia la caída de la venta formal entre un 25% y 30% además de que genera comercialización clandestina de alcohol que “sí causa muertes”.

Deberíamos de controlar la venta de alcohol clandestino pues propicia muertes y hay que destacar que el 35% de la comercialización informal de estos productos no paga impuestos, lo que daña al erario público.

“Quisiera pedir a las autoridades ser más tajantes en las medidas de higiene, obligar al uso de cubrebocas, a la sana distancia “pues actualmente en cualquier mercado y en los alrededores de esta Ciudad, la gente va sin tapabocas, no respetan la sana distancia”, dijo.

Además sería pertinente que se controlara toda la venta ilegal de este alcohol que genera cegueras y hasta la muerte de los que lo consumen, como ha sucedido en varios estados de la República, señaló.

Y enfatizó Iñaki Llandáburu: “Nosotros siempre hemos cumplido con todas las leyes porque somos parte de la distribución legal de vinos y licores en todo el país, hemos pagado impuestos y obedecido todo lo que se ha establecido durante esta pandemia y seguiremos haciéndolo”.