/ miércoles 23 de febrero de 2022

Instalaciones de la Guardia Nacional afecta zona chinampera, acusan

Pobladores y organizaciones afirman que continuarán en su defensa por el humedal de Xochimilco

Integrantes de la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios, Colonias y poblados de la Ciudad de México, denunciaron que el suministro de agua tratada para los canales de Xochimilco y Parque Ecológico es diametralmente desigual con la zona chinampera de vocación agrícola, la cual aún da de comer a propios y extraños en la Ciudad de México, la sobre extracción de agua forma grietas y hundimientos en diferentes partes de la región.

Acusaron que enfrentan graves hechos, para poder conservar los humedales, como el que se hizo en la zona de Cuemanco con el Puente Vehicular; la presión urbanística que trae consigo, la permisividad de set de filmación que profundizó el daño a la zona ejidal, así como la actual construcción de instalaciones de la Guardia Nacional vecina a la chinampería de San Luis Tlaxialtemalco y la ruptura en las formas tradicionales de organización comunitaria.

De ahí que reiteraron que seguirá su lucha por el Humedal de Xochimilco, por la importancia que otorga para la vida humana de esta capital mexicana es un reservorio de agua, es quien absorbe la contaminación del bióxido de carbono, es un mitigador de inundaciones, es un generador de diversidad de flora y fauna, aunado a lo anterior existe la riqueza cultural que nos dan las chinampas.

Remarcaron que Xochimilco representa históricamente un elemento determinante para el mantenimiento, abastecimiento de agua, la alimentación e incluso el desmedido crecimiento de la Ciudad de México.

Quienes defendemos los humedales hemos propuesto a febrero como el mes para accionar la organización a nivel nacional de una red de lucha a la cual invitamos a todos los territorios con humedales del país

En un pronunciamiento que dio a conocer la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias dijo que se convino que el enemigo principal de los humedales “son aquellos quienes establecen la creencia de que todo lo que hay en la naturaleza no tiene valor para la vida, pero si un precio mercantil y por ello atentan contra estos ecosistemas sin importar cuantas declaratorias o convenios existan.

También constataron que igual como sucede en Xochimilco, pasa en Tláhuac, Guanajuato, Quintana Roo, Chiapas, Michoacán y en otros estados del país.

Destrucción de la memoria colectiva

Citan que la herramienta básica que usan para el despojo y daño al humedal, es la destrucción de la memoria colectiva de la identidad y cultura. Por lo tanto, trastornan la forma de entender y ver la vida, rompiendo por completo la cosmovisión y la relación ancestral de nuestros pueblos con el agua y la tierra.

Los adversarios van pasando de turno en turno en cada gobierno, convencidos que sus acciones ayudan al progreso sin importar los daños que ocasionen a la naturaleza y al destruirla generan grandes catástrofes de los cuales nunca hay un responsable.

Por lo tanto, con la etiqueta “YoprotejoelHumedal” apuesta acudir a las instancias internacionales para su protección legal y trazan firmes compromisos colectivos basados en que el agua y la tierra son sagrados. “Todo lo que hagamos, digamos, propongamos será en beneficio del humedal de nuestro medio ambiente y nunca a favor de intereses mercantilistas”.

Dijeron que apelarán a la consciencia de cada uno para que juntos puedan reorganizar acciones por el bien del humedal.

Entre sus acciones proponen: “convencernos que el agua y la tierra son sagradas, que tenemos derecho a un ambiente sano, por lo que cada uno debe evitar cualquier forma de contaminación ambiental”. Manifestar disposición en la participación de la organización comunitaria. Establecer febrero como mes de los Humedales.

Convocan a la unión

Convocar a realizar una actividad comunitaria que involucre a los 14 pueblos de Xochimilco en cada cambio de estación (primavera domingo 20 de marzo, verano martes 21 de junio, otoño jueves 22 de septiembre, invierno miércoles 21 de diciembre).

Promover los saberes ancestrales para el cultivo y reconocer el papel tan importante de las mujeres como trasmisoras de la cultura lacustre. Recuperación de nuestras semillas nativas para el cultivo en las chinampas e independencia alimentaria, integrando iniciativas y experiencias documentadas.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Así como el humedal necesita de la montaña, de la misma forma estrecharemos lazos de amistad a través de reforestaciones con los pueblos hermanos de la montaña de Xochimilco y alcaldías aledañas. Recuperación del Puente de Urrutia, como un lugar emblemático en la defensa de nuestro territorio.

Apoyo total a los pueblos originarios en lucha por la defensa de sus territorios y el agua. Boicot a la Bonafont. Promover la participación de las infancias y adolescencias en todos los procesos comunitarios del pueblo, ya que la lucha del humedal es transgeneracional.

En el foro en defensa de los Humedales, realizado el pasado 2 de febrero, se unieron las voces de la academia, la población, algunos productores y autoridades comunales, en busca de generar las condiciones para la colaboración, el análisis y la organización que permita la conservación de lo que aún queda de la zona lacustre dentro de Xochimilco.

Coincidieron que el agua y la naturaleza no son una mercancía, sino parte de la tierra con la que convivimos y de la que vivimos como comunidades y pueblos originarios.

Es necesario defender el 20% de la biodiversidad que aún queda, después de la depredación del 80% por ciento que ha desaparecido por el desinterés, la avaricia y el abuso de la tierra.

Los humedales representan la identidad, cultura, economía popular y alimentación. En necesario recuperar el saber ancestral para el cual el agua, la tierra y la comunidad viven en equilibrio, concluyeron los pueblos originarios y habitantes de Xochimilco.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Integrantes de la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios, Colonias y poblados de la Ciudad de México, denunciaron que el suministro de agua tratada para los canales de Xochimilco y Parque Ecológico es diametralmente desigual con la zona chinampera de vocación agrícola, la cual aún da de comer a propios y extraños en la Ciudad de México, la sobre extracción de agua forma grietas y hundimientos en diferentes partes de la región.

Acusaron que enfrentan graves hechos, para poder conservar los humedales, como el que se hizo en la zona de Cuemanco con el Puente Vehicular; la presión urbanística que trae consigo, la permisividad de set de filmación que profundizó el daño a la zona ejidal, así como la actual construcción de instalaciones de la Guardia Nacional vecina a la chinampería de San Luis Tlaxialtemalco y la ruptura en las formas tradicionales de organización comunitaria.

De ahí que reiteraron que seguirá su lucha por el Humedal de Xochimilco, por la importancia que otorga para la vida humana de esta capital mexicana es un reservorio de agua, es quien absorbe la contaminación del bióxido de carbono, es un mitigador de inundaciones, es un generador de diversidad de flora y fauna, aunado a lo anterior existe la riqueza cultural que nos dan las chinampas.

Remarcaron que Xochimilco representa históricamente un elemento determinante para el mantenimiento, abastecimiento de agua, la alimentación e incluso el desmedido crecimiento de la Ciudad de México.

Quienes defendemos los humedales hemos propuesto a febrero como el mes para accionar la organización a nivel nacional de una red de lucha a la cual invitamos a todos los territorios con humedales del país

En un pronunciamiento que dio a conocer la Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias dijo que se convino que el enemigo principal de los humedales “son aquellos quienes establecen la creencia de que todo lo que hay en la naturaleza no tiene valor para la vida, pero si un precio mercantil y por ello atentan contra estos ecosistemas sin importar cuantas declaratorias o convenios existan.

También constataron que igual como sucede en Xochimilco, pasa en Tláhuac, Guanajuato, Quintana Roo, Chiapas, Michoacán y en otros estados del país.

Destrucción de la memoria colectiva

Citan que la herramienta básica que usan para el despojo y daño al humedal, es la destrucción de la memoria colectiva de la identidad y cultura. Por lo tanto, trastornan la forma de entender y ver la vida, rompiendo por completo la cosmovisión y la relación ancestral de nuestros pueblos con el agua y la tierra.

Los adversarios van pasando de turno en turno en cada gobierno, convencidos que sus acciones ayudan al progreso sin importar los daños que ocasionen a la naturaleza y al destruirla generan grandes catástrofes de los cuales nunca hay un responsable.

Por lo tanto, con la etiqueta “YoprotejoelHumedal” apuesta acudir a las instancias internacionales para su protección legal y trazan firmes compromisos colectivos basados en que el agua y la tierra son sagrados. “Todo lo que hagamos, digamos, propongamos será en beneficio del humedal de nuestro medio ambiente y nunca a favor de intereses mercantilistas”.

Dijeron que apelarán a la consciencia de cada uno para que juntos puedan reorganizar acciones por el bien del humedal.

Entre sus acciones proponen: “convencernos que el agua y la tierra son sagradas, que tenemos derecho a un ambiente sano, por lo que cada uno debe evitar cualquier forma de contaminación ambiental”. Manifestar disposición en la participación de la organización comunitaria. Establecer febrero como mes de los Humedales.

Convocan a la unión

Convocar a realizar una actividad comunitaria que involucre a los 14 pueblos de Xochimilco en cada cambio de estación (primavera domingo 20 de marzo, verano martes 21 de junio, otoño jueves 22 de septiembre, invierno miércoles 21 de diciembre).

Promover los saberes ancestrales para el cultivo y reconocer el papel tan importante de las mujeres como trasmisoras de la cultura lacustre. Recuperación de nuestras semillas nativas para el cultivo en las chinampas e independencia alimentaria, integrando iniciativas y experiencias documentadas.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Así como el humedal necesita de la montaña, de la misma forma estrecharemos lazos de amistad a través de reforestaciones con los pueblos hermanos de la montaña de Xochimilco y alcaldías aledañas. Recuperación del Puente de Urrutia, como un lugar emblemático en la defensa de nuestro territorio.

Apoyo total a los pueblos originarios en lucha por la defensa de sus territorios y el agua. Boicot a la Bonafont. Promover la participación de las infancias y adolescencias en todos los procesos comunitarios del pueblo, ya que la lucha del humedal es transgeneracional.

En el foro en defensa de los Humedales, realizado el pasado 2 de febrero, se unieron las voces de la academia, la población, algunos productores y autoridades comunales, en busca de generar las condiciones para la colaboración, el análisis y la organización que permita la conservación de lo que aún queda de la zona lacustre dentro de Xochimilco.

Coincidieron que el agua y la naturaleza no son una mercancía, sino parte de la tierra con la que convivimos y de la que vivimos como comunidades y pueblos originarios.

Es necesario defender el 20% de la biodiversidad que aún queda, después de la depredación del 80% por ciento que ha desaparecido por el desinterés, la avaricia y el abuso de la tierra.

Los humedales representan la identidad, cultura, economía popular y alimentación. En necesario recuperar el saber ancestral para el cual el agua, la tierra y la comunidad viven en equilibrio, concluyeron los pueblos originarios y habitantes de Xochimilco.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem