/ miércoles 13 de enero de 2021

Gerentes, cocineros y meseros, apoyan reapertura de restaurantes

Mientras los empresarios restauranteros pelean una batalla en favor de poder abrir nuevamente sus negocios

Ciudad de México.- Mientras los empresarios restauranteros pelean una batalla en favor de poder abrir nuevamente sus negocios para ofrecer el servicio a los clientes, a pesar del semáforo rojo, los gerentes, cocineros, repartidores y meseros, desde su trinchera, continúan atendiendo los pocos pedidos que llegan con el mínimo de personal.

Después de participar en una manifestación, con cacerola en mano sobre Paseo de la Reforma a la altura de la Zona Rosa, para pedir que les permitan atender a los comensales dentro de los locales, Felipe, regresó junto a con compañeros a su puesto como capitán de un conocido restaurante en el que lleva 10 años trabajando.

El trayecto, desde el Municipio de Ixtapaluca, se suma a la complejidad laboral, el temor a ser contagiado durante los traslados o en el mismo trabajo, pero sigue adelante para sostener una familia con tres hijos y su esposa y pide a las autoridades que los dejen abrir.

“La empresa no nos ha dejado de pagar, nos ha apoyado muchos, con eso hemos salido adelante, pero nuestros gastos los sacamos de las propinas de los clientes, no generamos propinas ahora”, comentó Felipe, quien gasta alrededor de 60 pesos diariamente para ir a trabajar.


La situación es complicada para esta industria que hace unos meses tuvieron que cerrar por completo y, desde junio que volvieron a abrir, no se han recuperado de la falta de ingresos y la clientela no es la misma, así lo expresó Omar Vega, gerente de un restaurante ubicado en la colonia Condesa.

Él y sus compañeros saben del esfuerzo de los empresarios, “los dueños están perdiendo, nuestro patrón está aguatando y está poniendo de su dinero”, así lo expresó el trabajador a la entrada del restaurante donde muchas los clientes de empresas cercanas ya no acuden con regularidad y eso ha impactado en sus ingresos.

También hace un llamado a las autoridades, “que nos den la oportunidad de seguir trabajando, un tiempo en que INVEA estuvo pasando, que estuviéramos con le ley seca a las 6 de la tarde, que cerráramos a la hora, yo creo que esa parte está bien y también nosotros poner de nuestra parte”.

Considera que, si les permiten abrir, podría ser “siempre con las medidas preventivas y que respetemos el aforo que tenemos permitido para cuidar a los comensales, cuidarnos a nosotros y nuestras familias”, dijo en entrevista para La Prensa.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Ciudad de México.- Mientras los empresarios restauranteros pelean una batalla en favor de poder abrir nuevamente sus negocios para ofrecer el servicio a los clientes, a pesar del semáforo rojo, los gerentes, cocineros, repartidores y meseros, desde su trinchera, continúan atendiendo los pocos pedidos que llegan con el mínimo de personal.

Después de participar en una manifestación, con cacerola en mano sobre Paseo de la Reforma a la altura de la Zona Rosa, para pedir que les permitan atender a los comensales dentro de los locales, Felipe, regresó junto a con compañeros a su puesto como capitán de un conocido restaurante en el que lleva 10 años trabajando.

El trayecto, desde el Municipio de Ixtapaluca, se suma a la complejidad laboral, el temor a ser contagiado durante los traslados o en el mismo trabajo, pero sigue adelante para sostener una familia con tres hijos y su esposa y pide a las autoridades que los dejen abrir.

“La empresa no nos ha dejado de pagar, nos ha apoyado muchos, con eso hemos salido adelante, pero nuestros gastos los sacamos de las propinas de los clientes, no generamos propinas ahora”, comentó Felipe, quien gasta alrededor de 60 pesos diariamente para ir a trabajar.


La situación es complicada para esta industria que hace unos meses tuvieron que cerrar por completo y, desde junio que volvieron a abrir, no se han recuperado de la falta de ingresos y la clientela no es la misma, así lo expresó Omar Vega, gerente de un restaurante ubicado en la colonia Condesa.

Él y sus compañeros saben del esfuerzo de los empresarios, “los dueños están perdiendo, nuestro patrón está aguatando y está poniendo de su dinero”, así lo expresó el trabajador a la entrada del restaurante donde muchas los clientes de empresas cercanas ya no acuden con regularidad y eso ha impactado en sus ingresos.

También hace un llamado a las autoridades, “que nos den la oportunidad de seguir trabajando, un tiempo en que INVEA estuvo pasando, que estuviéramos con le ley seca a las 6 de la tarde, que cerráramos a la hora, yo creo que esa parte está bien y también nosotros poner de nuestra parte”.

Considera que, si les permiten abrir, podría ser “siempre con las medidas preventivas y que respetemos el aforo que tenemos permitido para cuidar a los comensales, cuidarnos a nosotros y nuestras familias”, dijo en entrevista para La Prensa.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado