/ lunes 16 de septiembre de 2019

Fiesta de box y lucha con 22 peleas en la Plaza Cívica de Iztacalco

Juan Zárate, Coordinador del Deporte en la Alcaldía de Iztacalco fue el encargado de organizar la primera fiesta del cuadrilátero de este lunes en la plaza cívica de la demarcación

En el marco de las celebraciones por el Día de la Independencia, la explanada de la Alcaldía de Iztacalco se convirtió en un Coliseo con doble escenario, en el que en sendos cuadriláteros se vivió una fiesta del pugilismo y el pancracio.

Desde muy temprano, la función de box inició con el ritual del pesaje disciplinar para formar las parejas, y sus categorías, que se enfrentarían más tarde.

Fueron 22 peleas en total, cuatro de ellas en la rama femenil y otras tantas de kick boxing en las que se enfrentaron jóvenes boxeadores de diversos pesos: desde el pluma hasta el completo y en las que abundaron triunfos por decisión de los jueces, aunque los 7 encuentros que se definieron por knock out (KO), en realidad lo merecían, lo cual habla de la exigencia técnica del jurado y del tercero en el ring: el referee.

Foto: especial

Juan Zárate, Coordinador del Deporte en la Alcaldía de Iztacalco fue el encargado de organizar la primera fiesta del cuadrilátero de este lunes en la plaza cívica de la demarcación.

Vino entonces el torneo Fuerzamanías 2019 de Lucha Libre con un cartel de lujo: en la parte estelar de tercias los técnicos Gallo Tapado Jr., Bengal y Alas de Plata enfrentaron a los rudos Fuerza Guerrera Jr., Súper Comando e Imposible.

En otro cuadro estelar fue la semifinal de la rama femenil, donde la pareja técnica conformada por Sexy Miku y Mary Caporal enfrentó a las rudísimas Hija de Fuerza Guerrera y Sadik Maiden.

Las peleas abridoras del elenco fueron Príncipe Aéreo y Gatillero contra Tlatoani y Thunder Storm como primera lucha, y Kumo La Araña y Hércules Negro contra Águila Sagrada y Shullman.

La fiesta del pancracio estuvo coordinada por Maximiliano León, director de Educación y Cultura de la Alcaldía de Iztacalco.

JLP

En el marco de las celebraciones por el Día de la Independencia, la explanada de la Alcaldía de Iztacalco se convirtió en un Coliseo con doble escenario, en el que en sendos cuadriláteros se vivió una fiesta del pugilismo y el pancracio.

Desde muy temprano, la función de box inició con el ritual del pesaje disciplinar para formar las parejas, y sus categorías, que se enfrentarían más tarde.

Fueron 22 peleas en total, cuatro de ellas en la rama femenil y otras tantas de kick boxing en las que se enfrentaron jóvenes boxeadores de diversos pesos: desde el pluma hasta el completo y en las que abundaron triunfos por decisión de los jueces, aunque los 7 encuentros que se definieron por knock out (KO), en realidad lo merecían, lo cual habla de la exigencia técnica del jurado y del tercero en el ring: el referee.

Foto: especial

Juan Zárate, Coordinador del Deporte en la Alcaldía de Iztacalco fue el encargado de organizar la primera fiesta del cuadrilátero de este lunes en la plaza cívica de la demarcación.

Vino entonces el torneo Fuerzamanías 2019 de Lucha Libre con un cartel de lujo: en la parte estelar de tercias los técnicos Gallo Tapado Jr., Bengal y Alas de Plata enfrentaron a los rudos Fuerza Guerrera Jr., Súper Comando e Imposible.

En otro cuadro estelar fue la semifinal de la rama femenil, donde la pareja técnica conformada por Sexy Miku y Mary Caporal enfrentó a las rudísimas Hija de Fuerza Guerrera y Sadik Maiden.

Las peleas abridoras del elenco fueron Príncipe Aéreo y Gatillero contra Tlatoani y Thunder Storm como primera lucha, y Kumo La Araña y Hércules Negro contra Águila Sagrada y Shullman.

La fiesta del pancracio estuvo coordinada por Maximiliano León, director de Educación y Cultura de la Alcaldía de Iztacalco.

JLP

República

Emotiva carta de víctima a ladrón se viraliza en redes sociales

Un ciudadano decidió escribirla al ladrón que lo despojó de la motocicleta que con esfuerzo la compró y en segundos se la arrebató

Policiaca

“No fue la forma de hacer las cosas”, pide perdón Karen Espíndola

La joven nunca pensó en las consecuencias de su mensaje, por lo que se le hizo fácil enviar ese texto y después apagar su celular