/ lunes 4 de julio de 2022

Exigen comerciantes ambulantes de la CDMX que los dejen trabajar

Piden eliminar los estigmas contra el comercio en vía pública; unos 2 millones de personan ejercen esa actividad en la capital

Es fundamental el derecho al trabajo en el espacio público, sobre todo porque la mitad de las personas que laboran en la Ciudad de México, más de 2 millones, lo hacen en la informalidad; en la mayoría de los casos, en calles, avenidas, plazas, cruceros, entradas del Metro o paraderos de camiones.

Por lo que la movilidad y el trabajo en espacio público deben y pueden coexistir. Aunque es muy frecuente que las autoridades los quieran desplazar de sus lugares de trabajo, “porque estorban a los transeúntes, que en ocasiones es cierto y en otros no. No los dejan estar pero construyen macetas o jardineras más grandes”.

En las calles el derecho a la movilidad no significa desocupar espacios, sino hacer un adecuado reordenamiento para las diversas funciones del espacio público, como lo es el del comercio, por lo que quienes lo ejercen y pasan ahí la mayor parte de su tiempo trabajando, deben participar de su rediseño.

LEE TAMBIÉN: Exigen comerciantes derogar constancia de situación fiscal para facturar

Así lo describió en entrevista con La Prensa, Tania Espinosa Sánchez, coordinadora para la Ciudad de México de Wiego (Mujeres en Empleo Informal, Globalizando y Organizando), al citar que la propuesta de diseño de las calles derriba los mitos que hay en torno al choque entre el ejercicio del derecho al espacio público por parte de las personas que trabajan ahí y de quienes hacen uso de él como peatones y usuarios del transporte público.

El diseño de las calles debe considerar e incluir a todas las personas usuarias, ya sea para trasladarse o para trabajar. El espacio público debe otorgar la infraestructura y facilidades necesarias para que las personas puedan realizar su trabajo: como bodegas, electricidad, agua, baños públicos, recolección de residuos, entre otros; así como facilidades a peatones que transitan y hacen uso de él.

Foto: Archivo La Prensa

La también consejera de la CDHCM, Tania Espinosa, recordó que es un derecho humano permitir trabajar en condiciones dignas a quienes ejercen el comercio como función social, y de acuerdo a datos oficiales, el 51.3% por ciento de la PEA en la CDMX son trabajadores no asalariados y comerciantes informales.

El comercio en vía pública, añadió, permite brindar mayor seguridad a las personas que consumen y a quienes se mueven desde ahí hacia su trabajo y escuela, y evita que, sobre todo las mujeres, sean víctimas de hostigamiento o acoso.

Detalló que el estudio “Trabajo en el espacio público y movilidad: Herramientas para la coexistencia de dos derechos en la CDMX”, elaborado por Wiego e ITDP-México; el cual se realizó en año y medio, debido a la pandemia, es una guía para el rediseño del CETRAM Tacubaya, que puedan ser aprovechadas y replicadas por las autoridades responsables en otros puntos de la Ciudad de México.

La activista resaltó que el derecho a la movilidad y al trabajo en el espacio público es compatible. Pues desde el punto de vista jurídico, ambos derechos, como el de la movilidad y al trabajo en el espacio público están en la Constitución de la Ciudad de México.

Desde Wiego, agregó, encontraron a una organización experta en el tema de movilidad como el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), “les dijeran como se tenía que diseñar, es una gran herramienta, porque es una forma de demostrar a la autoridad que si es posible organizar el espacio público, transitar y trabajar, sin necesidad que se tenga que quitar alguien y siempre a los que quitan son a las personas comerciantes”, resaltó.

La coordinadora para CDMX de Wiego aclaró que no se trata de invertir en obras para que puedan convivir comerciantes y peatones, no es un tema económico, sino de reacomodo. “No buscamos que todas las calles sean idénticas, el ITDP propone que si son muy angostas, el estacionamiento se puede recorrer un carril y lo que se recorre son los carriles de los autos”.

Este organismo, refirió que hay una mala distribución del espacio público, donde la mayor parte del espacio de las calles ha sido destinado al estacionamiento y tránsito de vehículos privados, y no a las demás personas del espacio público. La mayor parte del espacio de las calles ha sido destinado al estacionamiento y tránsito.

La especialista recordó que el comercio en vía pública entre los mexicanos es un tema prehispánico, además, reiteró que la mitad de las personas que trabajan (población económicamente activa) lo hacen en la informalidad, (de acuerdo a datos del INEGI) en la vía pública.

Desde hace muchos años hay una regulación en el espacio público, desde 1998 existe el acuerdo 11-98, (programa de reordenamiento del comercio en vía pública y los criterios para la aplicación de cuotas por el uso de vías públicas para realizar actividades comerciales).

Es decir, precisó, señala las reglas que se tienen que cumplir las personas que trabajan en el espacio público, muchas de las cuales pagan derechos para estar en las calles, para poder trabajar.

WIEGO EN CONTRA DE PERSECUCIÓN DE AMBULANTES


Aún así, son vulnerados de parte de las autoridades, aunque hayan pagado sus derechos por adelantado, viene la autoridad y los quita. Incluso, existe una modalidad de pagar derechos que se van a la tesorería, y un registro que es el Sistema de Comercio en la Vía Pública (SISCOVIP).

Por lo que no se entiende la negación del comercio en el espacio público y esta persecución, en vez de que la autoridad haga lo necesario, para regular lo que ella misma ha autorizado, se haga con dignidad. Además, pagan a las alcaldías, sin que haya un recibo de por medio.

Los recibos para pagar a la tesorería, los da la misma alcaldía, puede haber ocasiones en las que deciden no dar el recibo, aunque las personas trabajadoras en el espacio público, quieran pagar, no lo pueden hacer, “pero tiempo después regresa la alcaldía a recordarte que tienen una deuda.

La historia de que no pagan sus cuotas muchos comerciantes, tiene más que ver con la corrupción de las alcaldías.

Cuauhtémoc por estar en el centro de la ciudad es la que más comerciantes concentra.

Como de todos es conocido, la Ciudad de México es una de las más grandes del mundo y una de las que tiene el mayor número de vendedores ambulantes; no se sabe con certeza cuántos son, pero se cuentan por varios cientos de miles.

“Aunque se supone que el SISCOVIP es quien debe tener el registro actualizado de vendedores ambulantes…hay quienes calculan que podrían ser entre 350.000 y 500.000. Tan solo en el centro histórico son cerca de 20.000 y pueden ascender al doble en ciertas épocas del año”, platicó un vendedor de la calle de Correo Mayor.

CETRAM TACUBAYA

Como se tiene prevista la creación de un nuevo Cetram en Tacubaya, “nos pareció interesante el lugar, debido a que un nudo importante de movilidad y de comercio, es un lugar complejo por la gran cantidad de transeúntes, pero también de comerciantes, por lo que se buscó una alternativa para el reordenamiento, resaltó.

Algo que se debe resaltar que la autoridad no ha consultado a las personas trabajadoras en el reordenamiento que se debe hacer, ya que la tendencia es desplazarlas, y queremos demostrar que eso no es necesario y se puede hacer un proyecto inclusivo, respetando a los comerciantes y a la gente que diario se mueve por esa zona.

COMERCIANTES PRESENTARÁN A AUTORIDAD CAJA DE HERRAMIENTA

Tania Espinosa informó que tiene conocimiento que asociaciones de comerciantes presentarán a las autoridades correspondientes el Trabajo en el espacio público y movilidad: Herramientas para la coexistencia de dos derechos en la CDMX, elaborado por Wiego e ITDP-México, Caso de estudio CETRAM-Tacubaya.

El cual se podría replicar en otros centros de transferencia modal, también en otras zonas importantes de comercio.”Aunque cada zona tiene sus flujos específicos de personas, lugares específicos ocupados por el comercio, lo que hace el estudio es otorgar una guía.

Tere Pérez, trabajadora en CETRAM Tacubaya comentó que han aprendido la otra cara de vivir, de cómo ser comerciante en el espacio público y la propuesta podría mejorar la seguridad". "Queremos ser aliados de los peatones y participar en el diseño del espacio”, resaltó.

“Muchos trabajadores no tienen suficiente, ni para una comida corrida. Los trabajadores de la calle dan opciones de comida preparada a bajo costo; son oportunos; están a la mano, desde temprano y hasta muy tarde. Son ojos en la calle”, citó Tere.

Gonzalo Peón Carballo, Director del ITDP, argumentó que la Caja de Herramientas "es útil para distintos espacios donde podemos hacer que convivan derechos, sin barreras de acceso".

El directivo de ITDP resaltó la importancia de lograr que tanto las personas que transitan como las personas que trabajan en las calles convivan en el espacio público es un reto que atañe principalmente al diseño de ese espacio.

“El diseño de las calles debe considerar e incluir a todas las personas usuarias, ya sea para trasladarse o para realizar actividades en ellas, como trabajar”.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

El trabajo en el espacio público cumple una función social, ya que permite la venta de bienes y la prestación de servicios a un precio asequible para las personas que no pueden pagar más por ello.

El diseño de calles debe brindar seguridad personal y mitigar la violencia contra las mujeres, tanto de las personas que transitan en ella como de las personas trabajadoras en el espacio público. Para ello, pueden reemplazarse las barreras sólidas de paraderos y muros por material transparente, además de evitar generar rincones donde las personas puedan esconderse.

QUITAR ESTIGMAS AL COMERCIO EN CALLES


La directora de Wiego se pronunció por quitar estigmas de que el trabajo en vía pública genera más basura, crimen, inseguridad ya que en los lugares donde está el comercio en vía pública, “son más ojos en las calles”.

Dijo que en el tema hay 5 mitos que se deben retirar: El derecho a la movilidad y al trabajo son incompatibles. Las calles son para moverse. La movilidad necesita que el espacio público esté vacío. Lo correcto es diseñar desde el escritorio y que el trabajo callejero cause inseguridad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Es fundamental el derecho al trabajo en el espacio público, sobre todo porque la mitad de las personas que laboran en la Ciudad de México, más de 2 millones, lo hacen en la informalidad; en la mayoría de los casos, en calles, avenidas, plazas, cruceros, entradas del Metro o paraderos de camiones.

Por lo que la movilidad y el trabajo en espacio público deben y pueden coexistir. Aunque es muy frecuente que las autoridades los quieran desplazar de sus lugares de trabajo, “porque estorban a los transeúntes, que en ocasiones es cierto y en otros no. No los dejan estar pero construyen macetas o jardineras más grandes”.

En las calles el derecho a la movilidad no significa desocupar espacios, sino hacer un adecuado reordenamiento para las diversas funciones del espacio público, como lo es el del comercio, por lo que quienes lo ejercen y pasan ahí la mayor parte de su tiempo trabajando, deben participar de su rediseño.

LEE TAMBIÉN: Exigen comerciantes derogar constancia de situación fiscal para facturar

Así lo describió en entrevista con La Prensa, Tania Espinosa Sánchez, coordinadora para la Ciudad de México de Wiego (Mujeres en Empleo Informal, Globalizando y Organizando), al citar que la propuesta de diseño de las calles derriba los mitos que hay en torno al choque entre el ejercicio del derecho al espacio público por parte de las personas que trabajan ahí y de quienes hacen uso de él como peatones y usuarios del transporte público.

El diseño de las calles debe considerar e incluir a todas las personas usuarias, ya sea para trasladarse o para trabajar. El espacio público debe otorgar la infraestructura y facilidades necesarias para que las personas puedan realizar su trabajo: como bodegas, electricidad, agua, baños públicos, recolección de residuos, entre otros; así como facilidades a peatones que transitan y hacen uso de él.

Foto: Archivo La Prensa

La también consejera de la CDHCM, Tania Espinosa, recordó que es un derecho humano permitir trabajar en condiciones dignas a quienes ejercen el comercio como función social, y de acuerdo a datos oficiales, el 51.3% por ciento de la PEA en la CDMX son trabajadores no asalariados y comerciantes informales.

El comercio en vía pública, añadió, permite brindar mayor seguridad a las personas que consumen y a quienes se mueven desde ahí hacia su trabajo y escuela, y evita que, sobre todo las mujeres, sean víctimas de hostigamiento o acoso.

Detalló que el estudio “Trabajo en el espacio público y movilidad: Herramientas para la coexistencia de dos derechos en la CDMX”, elaborado por Wiego e ITDP-México; el cual se realizó en año y medio, debido a la pandemia, es una guía para el rediseño del CETRAM Tacubaya, que puedan ser aprovechadas y replicadas por las autoridades responsables en otros puntos de la Ciudad de México.

La activista resaltó que el derecho a la movilidad y al trabajo en el espacio público es compatible. Pues desde el punto de vista jurídico, ambos derechos, como el de la movilidad y al trabajo en el espacio público están en la Constitución de la Ciudad de México.

Desde Wiego, agregó, encontraron a una organización experta en el tema de movilidad como el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), “les dijeran como se tenía que diseñar, es una gran herramienta, porque es una forma de demostrar a la autoridad que si es posible organizar el espacio público, transitar y trabajar, sin necesidad que se tenga que quitar alguien y siempre a los que quitan son a las personas comerciantes”, resaltó.

La coordinadora para CDMX de Wiego aclaró que no se trata de invertir en obras para que puedan convivir comerciantes y peatones, no es un tema económico, sino de reacomodo. “No buscamos que todas las calles sean idénticas, el ITDP propone que si son muy angostas, el estacionamiento se puede recorrer un carril y lo que se recorre son los carriles de los autos”.

Este organismo, refirió que hay una mala distribución del espacio público, donde la mayor parte del espacio de las calles ha sido destinado al estacionamiento y tránsito de vehículos privados, y no a las demás personas del espacio público. La mayor parte del espacio de las calles ha sido destinado al estacionamiento y tránsito.

La especialista recordó que el comercio en vía pública entre los mexicanos es un tema prehispánico, además, reiteró que la mitad de las personas que trabajan (población económicamente activa) lo hacen en la informalidad, (de acuerdo a datos del INEGI) en la vía pública.

Desde hace muchos años hay una regulación en el espacio público, desde 1998 existe el acuerdo 11-98, (programa de reordenamiento del comercio en vía pública y los criterios para la aplicación de cuotas por el uso de vías públicas para realizar actividades comerciales).

Es decir, precisó, señala las reglas que se tienen que cumplir las personas que trabajan en el espacio público, muchas de las cuales pagan derechos para estar en las calles, para poder trabajar.

WIEGO EN CONTRA DE PERSECUCIÓN DE AMBULANTES


Aún así, son vulnerados de parte de las autoridades, aunque hayan pagado sus derechos por adelantado, viene la autoridad y los quita. Incluso, existe una modalidad de pagar derechos que se van a la tesorería, y un registro que es el Sistema de Comercio en la Vía Pública (SISCOVIP).

Por lo que no se entiende la negación del comercio en el espacio público y esta persecución, en vez de que la autoridad haga lo necesario, para regular lo que ella misma ha autorizado, se haga con dignidad. Además, pagan a las alcaldías, sin que haya un recibo de por medio.

Los recibos para pagar a la tesorería, los da la misma alcaldía, puede haber ocasiones en las que deciden no dar el recibo, aunque las personas trabajadoras en el espacio público, quieran pagar, no lo pueden hacer, “pero tiempo después regresa la alcaldía a recordarte que tienen una deuda.

La historia de que no pagan sus cuotas muchos comerciantes, tiene más que ver con la corrupción de las alcaldías.

Cuauhtémoc por estar en el centro de la ciudad es la que más comerciantes concentra.

Como de todos es conocido, la Ciudad de México es una de las más grandes del mundo y una de las que tiene el mayor número de vendedores ambulantes; no se sabe con certeza cuántos son, pero se cuentan por varios cientos de miles.

“Aunque se supone que el SISCOVIP es quien debe tener el registro actualizado de vendedores ambulantes…hay quienes calculan que podrían ser entre 350.000 y 500.000. Tan solo en el centro histórico son cerca de 20.000 y pueden ascender al doble en ciertas épocas del año”, platicó un vendedor de la calle de Correo Mayor.

CETRAM TACUBAYA

Como se tiene prevista la creación de un nuevo Cetram en Tacubaya, “nos pareció interesante el lugar, debido a que un nudo importante de movilidad y de comercio, es un lugar complejo por la gran cantidad de transeúntes, pero también de comerciantes, por lo que se buscó una alternativa para el reordenamiento, resaltó.

Algo que se debe resaltar que la autoridad no ha consultado a las personas trabajadoras en el reordenamiento que se debe hacer, ya que la tendencia es desplazarlas, y queremos demostrar que eso no es necesario y se puede hacer un proyecto inclusivo, respetando a los comerciantes y a la gente que diario se mueve por esa zona.

COMERCIANTES PRESENTARÁN A AUTORIDAD CAJA DE HERRAMIENTA

Tania Espinosa informó que tiene conocimiento que asociaciones de comerciantes presentarán a las autoridades correspondientes el Trabajo en el espacio público y movilidad: Herramientas para la coexistencia de dos derechos en la CDMX, elaborado por Wiego e ITDP-México, Caso de estudio CETRAM-Tacubaya.

El cual se podría replicar en otros centros de transferencia modal, también en otras zonas importantes de comercio.”Aunque cada zona tiene sus flujos específicos de personas, lugares específicos ocupados por el comercio, lo que hace el estudio es otorgar una guía.

Tere Pérez, trabajadora en CETRAM Tacubaya comentó que han aprendido la otra cara de vivir, de cómo ser comerciante en el espacio público y la propuesta podría mejorar la seguridad". "Queremos ser aliados de los peatones y participar en el diseño del espacio”, resaltó.

“Muchos trabajadores no tienen suficiente, ni para una comida corrida. Los trabajadores de la calle dan opciones de comida preparada a bajo costo; son oportunos; están a la mano, desde temprano y hasta muy tarde. Son ojos en la calle”, citó Tere.

Gonzalo Peón Carballo, Director del ITDP, argumentó que la Caja de Herramientas "es útil para distintos espacios donde podemos hacer que convivan derechos, sin barreras de acceso".

El directivo de ITDP resaltó la importancia de lograr que tanto las personas que transitan como las personas que trabajan en las calles convivan en el espacio público es un reto que atañe principalmente al diseño de ese espacio.

“El diseño de las calles debe considerar e incluir a todas las personas usuarias, ya sea para trasladarse o para realizar actividades en ellas, como trabajar”.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

El trabajo en el espacio público cumple una función social, ya que permite la venta de bienes y la prestación de servicios a un precio asequible para las personas que no pueden pagar más por ello.

El diseño de calles debe brindar seguridad personal y mitigar la violencia contra las mujeres, tanto de las personas que transitan en ella como de las personas trabajadoras en el espacio público. Para ello, pueden reemplazarse las barreras sólidas de paraderos y muros por material transparente, además de evitar generar rincones donde las personas puedan esconderse.

QUITAR ESTIGMAS AL COMERCIO EN CALLES


La directora de Wiego se pronunció por quitar estigmas de que el trabajo en vía pública genera más basura, crimen, inseguridad ya que en los lugares donde está el comercio en vía pública, “son más ojos en las calles”.

Dijo que en el tema hay 5 mitos que se deben retirar: El derecho a la movilidad y al trabajo son incompatibles. Las calles son para moverse. La movilidad necesita que el espacio público esté vacío. Lo correcto es diseñar desde el escritorio y que el trabajo callejero cause inseguridad.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Finanzas

Actividad industrial acumula 4 meses al alza; creció 0.1% en junio

La minería fue el sector que registró el mayor crecimiento, con un avance de 2.1%

Sociedad

FOVISSSTE rediseñará créditos y así te beneficiará

Ejecutivos de la dependencia señalan que en el último trimestre del año se estará lanzando un programa piloto donde se otorgarán cinco mil créditos en pesos

Policiaca

Muere hombre en situación de calle en la Miguel Hidalgo

El cuerpo fue llevado al anfiteatro correspondiente donde se determinaran las causas de la muerte

Finanzas

Limitarán vuelos en el AICM por saturación; mantenimiento estará a cargo de la CDMX

El presidente López Obrador informó que se reducirán los vuelos, decisión que no tiene que ver con reparación de la Terminal 2

Policiaca

Encuentran cadáver de un hombre en calles de Culhuacán

Al parecer una lesión en la cabeza le había arrebatado la vida casi de manera instantánea