/ sábado 12 de febrero de 2022

Crisis florícola en Texcoco: pandemia, plagas y falta de apoyos sepultan producción de rosa

Olvidados en las orillas del Estado de México, productores de rosas de la localidad de Tequexquinahuac ven con impotencia cómo se pierde esta herencia histórica

La tradición florícola en la región de Tequexquinahuac, localidad del municipio de Texcoco, Estado de México, está en crisis, lastimada por la pandemia, el ataque de plagas y la falta de apoyos económicos para productores de flor por parte de los tres niveles de gobierno.

Así lo explicó Cresencio Valdez, agricultor con 70 años de vida, casi todos estos dedicados al campo, además de ser líder de la asociación independiente de Productores de Flores Selectas de Tequexquinahuac, que ante la crisis que atraviesan, han optado por dejar de producir rosas, y en cambio, cosechar verduras para subsistir.

"No hay mercado, la gente en lugar de comprar rosas, que son un artículo de lujo, prefieren comprar cosas de comer porque son de primera necesidad", explica don Cresencio, mientras recorre los surcos en su invernadero, en donde se encuentran las pocas rosas que ofertará este 14 de febrero.

Con nostalgia, don Chencho, como es mejor conocido entre los nativos, narra a La Prensa la cronología que ha desatado la escasez de rosas en esta región del municipio de Texcoco, el cual tiene una herencia histórica en la producción de plantas ornamentales.

Ya como agrupación, explica, se tomó la decisión a inicios de este año de meterle a los alimentos, jitomate y pepino, no es que sea más fácil, pero es más segura su venta.

El acuerdo entre los 20 productores que la integran, se da luego de que la última plantación de rosa tuvo que ser cortada antes de su venta para el mes de febrero, debido a una fuerte plaga que no pudo ser controlada y enfermó los rosales.

La rosa que producía la asociación, hasta en cinco distintos colores, llegó a venderse en los mercados de Jamaica o la Central de Abastos de Iztapalapa. Foto José Luis Pérez | La Prensa

"Tenemos por ventaja estar cerca de la Universidad de Chapingo que nos asesora, pero no en recurso*, lamenta el floricultor y agrega que la crisis en la zona llegó ante la falta de apoyo al campo, "Antes nos llegaba, aunque sea poquito. Ahora no nos llega nada, estuvo peor".

Aún recuerda cómo la rosa que producía la asociación, hasta en cinco distintos colores, llegó a venderse en los mercados de Jamaica o la Central de Abastos de Iztapalapa, cuando entonces la producción de rosa daba para venderse por gruesa, es decir, doce docenas; hoy por la escasez, la poca producción que se logró será comprada entre los habitantes de "Tequex", ni siquiera llegará al mercado de flor de Texcoco.

Foto José Luis Pérez | La Prensa

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Asegura que desde la llegada del nuevo gobierno y ante la falta de recursos destinados al campo la producción de rosas fue en decremento, sumado a la llegada de la pandemia y al cierre de las actividades en mercados donde ofrecían sus productos.

Es por eso, que con sus propios recursos los floricultores adaptaron los invernaderos para producir verduras, aunque ven caer sus esfuerzos por rescatar esta tradición, que además ha sido la única forma en que puede ganarse la vida, ante la falta de empleos bien remunerados en la periferia de la entidad mexiquense.

En medio de este desolador panorama, los productores de rosas seguirán insistiendo, en espera de que ceda la pandemia, haya mercado y lleguen los apoyos, que ha decir de don Chencho, “si hay apoyos nos animan a seguirle invirtiendo más, pero sino, pues a como vayamos pudiendo, ya no para hacernos ricos ni para tener lujos, solo para subsistir”.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


La tradición florícola en la región de Tequexquinahuac, localidad del municipio de Texcoco, Estado de México, está en crisis, lastimada por la pandemia, el ataque de plagas y la falta de apoyos económicos para productores de flor por parte de los tres niveles de gobierno.

Así lo explicó Cresencio Valdez, agricultor con 70 años de vida, casi todos estos dedicados al campo, además de ser líder de la asociación independiente de Productores de Flores Selectas de Tequexquinahuac, que ante la crisis que atraviesan, han optado por dejar de producir rosas, y en cambio, cosechar verduras para subsistir.

"No hay mercado, la gente en lugar de comprar rosas, que son un artículo de lujo, prefieren comprar cosas de comer porque son de primera necesidad", explica don Cresencio, mientras recorre los surcos en su invernadero, en donde se encuentran las pocas rosas que ofertará este 14 de febrero.

Con nostalgia, don Chencho, como es mejor conocido entre los nativos, narra a La Prensa la cronología que ha desatado la escasez de rosas en esta región del municipio de Texcoco, el cual tiene una herencia histórica en la producción de plantas ornamentales.

Ya como agrupación, explica, se tomó la decisión a inicios de este año de meterle a los alimentos, jitomate y pepino, no es que sea más fácil, pero es más segura su venta.

El acuerdo entre los 20 productores que la integran, se da luego de que la última plantación de rosa tuvo que ser cortada antes de su venta para el mes de febrero, debido a una fuerte plaga que no pudo ser controlada y enfermó los rosales.

La rosa que producía la asociación, hasta en cinco distintos colores, llegó a venderse en los mercados de Jamaica o la Central de Abastos de Iztapalapa. Foto José Luis Pérez | La Prensa

"Tenemos por ventaja estar cerca de la Universidad de Chapingo que nos asesora, pero no en recurso*, lamenta el floricultor y agrega que la crisis en la zona llegó ante la falta de apoyo al campo, "Antes nos llegaba, aunque sea poquito. Ahora no nos llega nada, estuvo peor".

Aún recuerda cómo la rosa que producía la asociación, hasta en cinco distintos colores, llegó a venderse en los mercados de Jamaica o la Central de Abastos de Iztapalapa, cuando entonces la producción de rosa daba para venderse por gruesa, es decir, doce docenas; hoy por la escasez, la poca producción que se logró será comprada entre los habitantes de "Tequex", ni siquiera llegará al mercado de flor de Texcoco.

Foto José Luis Pérez | La Prensa

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Asegura que desde la llegada del nuevo gobierno y ante la falta de recursos destinados al campo la producción de rosas fue en decremento, sumado a la llegada de la pandemia y al cierre de las actividades en mercados donde ofrecían sus productos.

Es por eso, que con sus propios recursos los floricultores adaptaron los invernaderos para producir verduras, aunque ven caer sus esfuerzos por rescatar esta tradición, que además ha sido la única forma en que puede ganarse la vida, ante la falta de empleos bien remunerados en la periferia de la entidad mexiquense.

En medio de este desolador panorama, los productores de rosas seguirán insistiendo, en espera de que ceda la pandemia, haya mercado y lleguen los apoyos, que ha decir de don Chencho, “si hay apoyos nos animan a seguirle invirtiendo más, pero sino, pues a como vayamos pudiendo, ya no para hacernos ricos ni para tener lujos, solo para subsistir”.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


República

Exoneran a entrenador de filial de Chivas acusado de pederastia en Veracruz

Menor víctima de abuso sexual y su madre han tenido que salir del estado por las múltiples amenazas en su contra

Policiaca

Detiene a dos tras robo a siete personas en panadería de Magdalena Contreras

Dinero, carteras, teléfonos y hasta una mochila, son algunos de los objetos con los que fueron detenidos por elementos de la SSC