/ domingo 20 de diciembre de 2020

Cierran comercios establecidos pero permiten tianguis y ambulantes

Gobierno capitalino afecta a quien paga impuestos y nóminas y tolera la informalidad

Comerciantes organizados externaron su molestia y enojo, ya que con el semáforo rojo cierran comercios establecidos considerados no esenciales, sin embargo, las autoridades capitalinas permiten que decenas de tianguis se instalen en la vía pública, los cuales no venden perecederos, pero si cerveza, licores, ropa de paca, zapatos y “chácharas”, donde se registran grandes aglomeraciones, sin sana distancia y con mucho riesgo de contagio.

Gerardo Cleto López Becerra, Representante de la asociación ConComercioPequeño y Expresidente de la Canacope Ciudad de México, señaló que la implementación del semáforo rojo que obliga el cierre de establecimientos mercantiles en la Ciudad de México y el Estado de México para los giros considerados “no esenciales”, sin un plan de acción económica que les ayude a soportar la falta de ingresos por las ventas que no se podrán realizarse.

“Es un escenario de extrema preocupación para los dueños de establecimientos mercantiles que tendrán que perder sus ventas estimada para este fin de año con la que contaban para afrontar adeudos de renta, impuestos, luz, salarios y ahora, aguinaldos.

Gerardo Cleto López subrayó que aunque la gran mayoría de comerciantes en pequeño y empresarios de negocios familiares, manifiesta su disposición de atender el mandato de las autoridades, porque es consientes de la gravedad de la emergencia sanitaria que estamos enfrentando, no deja de externar su enojo por la imposición del cierre por autoridades que no lograron implementar medidas de prevención para evitar la nueva crisis hospitalaria.

El sector formal implementó las medidas publicadas en los protocolos de acción: tapetes sanitizantes en los accesos, uso de cubrebocas obligatorio para trabajadores y clientes, aplicación de gel antibacterial, señalizaciones de entradas y salidas, reducción en el aforo de la clientela al 30 por ciento, inversión en fumigación y sanitización de los locales, reducción de los horarios de servicios e incluso inversión en campañas para evitar contagios, así como la implementación del código QR para detectar infecciones.

En el comercio ambulante –que en algunos sectores representa más del 50 por ciento de la movilidad comercial-, faltaron muchos de los controles que eran necesarios como son el uso de cubrebocas, el cuidado del distanciamiento físico y la sanitización de los espacios: “se perdió mucho tiempo sobre regulando a los sectores que estaban en la disposición de atender las medidas de prevención, mientras que se descuidó al comercio ambulante”, y ahora todos pagamos la consecuencia de los descuidos.

Cortesía: ConComercioPequeño

¿COMERCIO DE BARRIO?

El decreto publicado la noche del viernes 18 de diciembre por el Gobierno de la Ciudad de México está causando confusión en el sector pues exenta del cierre a “pequeños negocios de barrio de máximo 3 trabajadores”.

Dueños y encargados de establecimientos mercantiles de franquicias o cadenas, de los giros de pinturas, perfumes, ropa, artículos electrodomésticos, telefonía celular, entre otros, no saben si pueden ser considerados “negocios de barrio” al estar ubicados en colonias populares y tener más de 3 trabajadores toda vez que la Ley de Establecimientos Mercantiles de la Ciudad de México no define qué es un “pequeño negocio de barrio”.

La salvedad para la operación de “pequeños negocios de barrio” sólo aplica para la Ciudad de México, pues el decreto del gobierno del Estado de México no hace ninguna referencia a este rubro.


CENTRO HISTÓRICO FOCO DE ATENCIÓN

ConComercioPequeño resaltó que para dueños y comerciantes del Centro Histórico de la Ciudad de México que tienen sus locales frente a Palacio Nacional y calles aledañas, la medida tomada resulta un duro golpe a los establecimientos mercantiles que esperaban tener repunte de sus ventas para este fin de año y así recuperar un poco de las pérdidas económica que se dieron en la zona por la implementación del cierre de calles con vallas y fuerza pública que se dio en meses pasados.

Existe constancia que se ha buscado trabajar junto con las autoridades para la implementación de medidas sanitarias y mantener la operación de los comercios, como medio fundamental de la subsistencia de las familias y los trabajadores.

De ahí que hizo un llamado a los medios de comunicación para evitar generalizaciones por la irresponsabilidad de algunos establecimientos que se ubican fuera del primer cuadro y que no acatan las medidas del “semáforo rojo”. En la gran mayoría los comercios de primer cuadro han sido responsables y estamos implementando los protocolos de acción.

También piden a las autoridades que eviten las restricciones del acceso a los locales del personal administrativo así como de los trabajadores quienes buscarán mediante la venta en medios electrónicos y catálogo alternativas de comercio.

Comerciantes organizados externaron su molestia y enojo, ya que con el semáforo rojo cierran comercios establecidos considerados no esenciales, sin embargo, las autoridades capitalinas permiten que decenas de tianguis se instalen en la vía pública, los cuales no venden perecederos, pero si cerveza, licores, ropa de paca, zapatos y “chácharas”, donde se registran grandes aglomeraciones, sin sana distancia y con mucho riesgo de contagio.

Gerardo Cleto López Becerra, Representante de la asociación ConComercioPequeño y Expresidente de la Canacope Ciudad de México, señaló que la implementación del semáforo rojo que obliga el cierre de establecimientos mercantiles en la Ciudad de México y el Estado de México para los giros considerados “no esenciales”, sin un plan de acción económica que les ayude a soportar la falta de ingresos por las ventas que no se podrán realizarse.

“Es un escenario de extrema preocupación para los dueños de establecimientos mercantiles que tendrán que perder sus ventas estimada para este fin de año con la que contaban para afrontar adeudos de renta, impuestos, luz, salarios y ahora, aguinaldos.

Gerardo Cleto López subrayó que aunque la gran mayoría de comerciantes en pequeño y empresarios de negocios familiares, manifiesta su disposición de atender el mandato de las autoridades, porque es consientes de la gravedad de la emergencia sanitaria que estamos enfrentando, no deja de externar su enojo por la imposición del cierre por autoridades que no lograron implementar medidas de prevención para evitar la nueva crisis hospitalaria.

El sector formal implementó las medidas publicadas en los protocolos de acción: tapetes sanitizantes en los accesos, uso de cubrebocas obligatorio para trabajadores y clientes, aplicación de gel antibacterial, señalizaciones de entradas y salidas, reducción en el aforo de la clientela al 30 por ciento, inversión en fumigación y sanitización de los locales, reducción de los horarios de servicios e incluso inversión en campañas para evitar contagios, así como la implementación del código QR para detectar infecciones.

En el comercio ambulante –que en algunos sectores representa más del 50 por ciento de la movilidad comercial-, faltaron muchos de los controles que eran necesarios como son el uso de cubrebocas, el cuidado del distanciamiento físico y la sanitización de los espacios: “se perdió mucho tiempo sobre regulando a los sectores que estaban en la disposición de atender las medidas de prevención, mientras que se descuidó al comercio ambulante”, y ahora todos pagamos la consecuencia de los descuidos.

Cortesía: ConComercioPequeño

¿COMERCIO DE BARRIO?

El decreto publicado la noche del viernes 18 de diciembre por el Gobierno de la Ciudad de México está causando confusión en el sector pues exenta del cierre a “pequeños negocios de barrio de máximo 3 trabajadores”.

Dueños y encargados de establecimientos mercantiles de franquicias o cadenas, de los giros de pinturas, perfumes, ropa, artículos electrodomésticos, telefonía celular, entre otros, no saben si pueden ser considerados “negocios de barrio” al estar ubicados en colonias populares y tener más de 3 trabajadores toda vez que la Ley de Establecimientos Mercantiles de la Ciudad de México no define qué es un “pequeño negocio de barrio”.

La salvedad para la operación de “pequeños negocios de barrio” sólo aplica para la Ciudad de México, pues el decreto del gobierno del Estado de México no hace ninguna referencia a este rubro.


CENTRO HISTÓRICO FOCO DE ATENCIÓN

ConComercioPequeño resaltó que para dueños y comerciantes del Centro Histórico de la Ciudad de México que tienen sus locales frente a Palacio Nacional y calles aledañas, la medida tomada resulta un duro golpe a los establecimientos mercantiles que esperaban tener repunte de sus ventas para este fin de año y así recuperar un poco de las pérdidas económica que se dieron en la zona por la implementación del cierre de calles con vallas y fuerza pública que se dio en meses pasados.

Existe constancia que se ha buscado trabajar junto con las autoridades para la implementación de medidas sanitarias y mantener la operación de los comercios, como medio fundamental de la subsistencia de las familias y los trabajadores.

De ahí que hizo un llamado a los medios de comunicación para evitar generalizaciones por la irresponsabilidad de algunos establecimientos que se ubican fuera del primer cuadro y que no acatan las medidas del “semáforo rojo”. En la gran mayoría los comercios de primer cuadro han sido responsables y estamos implementando los protocolos de acción.

También piden a las autoridades que eviten las restricciones del acceso a los locales del personal administrativo así como de los trabajadores quienes buscarán mediante la venta en medios electrónicos y catálogo alternativas de comercio.

República

Dos muertos y siete heridos dejó trágico accidente vehicular en Acapulco

Se informó que al parecer el autobús pasó por encima del taxi y mató al chófer y al copiloto quien al parecer era una mujer