/ domingo 30 de agosto de 2020

Segunda agresión a Iglesia de la Santa Veracruz

En días pasados indigentes causaron destrozos en su interior

En una semana dos agresiones a la infraestructura contra la parroquia de la Santa Veracruz, la primera unas personas ingresaron y causaron destrozos en su interior y la segunda el incendio que se suscitó este domingo en la mañana, el cual se desconoce qué lo originó.

Luego que los bomberos sofocaron el incendio en una de las torres del campanario de la iglesia de la Santa Veracruz, ubicada en avenida Hidalgo, en la colonia Guerrero de la Ciudad de México.

La Arquidiócesis de México resaltó que la parroquia de la Santa Veracruz se encuentra cerrada debido a que tiene daños estructurales desde el sismo de 2017.

En días anteriores, la sede eclesiástica capitalina dio a conocer que personas ingresaron y causaron destrozos.

El pasado 28 de agosto, el portal de la Arquidiócesis de México, Desde la Fe informó “las autoridades no han logrado determinar por dónde ingresaron las personas, pero ya están tomando cartas en el asunto. Aún se desconoce por qué punto pudieron ingresar a la Parroquia Santa Veracruz.

Detalló que el pasado fin de semana, al interior de la Parroquia Santa Veracruz, se registraron diversos destrozos provocados por indigentes de la zona, quienes durante tres días seguidos fueron expulsados del recinto, sin que hasta el momento la autoridad haya podido determinar por dónde estuvieron ingresando.

El padre Salvador Barba, Enlace de la Arquidiócesis de México con las autoridades de Cultura, comentó que probablemente los indigentes ya llevaban tiempo metiéndose a la Parroquia Santa Veracruz -cerrada por los daños del Sismo del 2017– que no ha podido ser intervenida.

Éstos fueron descubiertos en la madrugada del sábado, pues llegaron hasta el campanario y comenzaron a tocar las campanas.

“Por ello -indicó-, llegaron patrullas y personal de Protección Civil para sacar a estas personas que estaban en estado de intoxicación. No robaron nada. Eso sí, anduvieron por todos lados”.

Al día siguiente -expuso el padre Barba-, cuando acudió el párroco, observó que uno de esos hombres se había quedado ahí. “Éste corrió a esconderse a un baño, le estuvieron pidiendo que saliera, y finalmente lo hizo y lo dejaron ir.

Pero otra vez los indigentes se metieron la noche del lunes, y entonces sí causaron algunos destrozos”.

Barba señaló que tanto la Secretaría de Cultura local como el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el INBAL, ya tienen conocimiento de lo ocurrido en la Parroquia Santa Veracruz, y en coordinación con las autoridades de seguridad se han puesto a investigar cuál es el punto de acceso, y atender la situación para que no se vuelvan a meter y así resguardar el Patrimonio Federal y Religioso.

Sobre los destrozos, cita Desde la Fe : “se tienen varias teorías: una es que se estén metiendo por un terreno baldío que quedó hace año y medio a un lado de la parroquia, cuando se registró un desplome en dicho predio del Museo de la Estampa.

Otra es que lo estén haciendo por las ventanas que dan a la parte trasera de la Santa Veracruz; otra es por unos domos que quitaron, pero para meterse por ahí habrían tenido que descolgarse, y la otra es que el punto de acceso sea el propio campanario”.

La parroquia Santa Veracruz actualmente se encuentra cerrada, y por lo tanto, sola, debido a los daños estructurales que presenta, lo cual la hace muy riesgosa, especialmente la zona del campanario, por lo que los propios indigentes corren peligro.

El grupo de indigentes rompió algunos muebles, pero no causó daños al patrimonio artístico.

“No han robado nada -precisa el padre Salvador Barba-, para lo que se meten generalmente es para dormir en las bancas, para guarecerse. Así que no hay manera de interponer denuncia. Pero las autoridades de Cultura ya están tomando cartas en el asunto.

Lo mismo que el INBAL, instituto al que pertenece el Museo de la Estampa. Nosotros, como Iglesia, vamos a tener que poner más atención al cuidado y de manera paliativa, candados y cerraduras”.

La Iglesia de Santa Veracruz, de estilo churrigueresco es una de las más antiguas edificaciones religiosas en la Ciudad de México. Fue establecida por una hermandad religiosa fundada por Hernán Cortés.

La iglesia parroquial fue construida originalmente en 1568, pero este edificio fue sustituido en el siglo 18 por el actual. La mayoría de su decoración interior ha sido modificada, pero sigue siendo el hogar de dos imágenes importantes: el Cristo de los Siete Velos y la Virgen de los Remedios.

Ahí se encuentran inhumados los restos del arquitecto Manuel Tolsá, así como del héroe insurgente, Ignacio Rayón.


En una semana dos agresiones a la infraestructura contra la parroquia de la Santa Veracruz, la primera unas personas ingresaron y causaron destrozos en su interior y la segunda el incendio que se suscitó este domingo en la mañana, el cual se desconoce qué lo originó.

Luego que los bomberos sofocaron el incendio en una de las torres del campanario de la iglesia de la Santa Veracruz, ubicada en avenida Hidalgo, en la colonia Guerrero de la Ciudad de México.

La Arquidiócesis de México resaltó que la parroquia de la Santa Veracruz se encuentra cerrada debido a que tiene daños estructurales desde el sismo de 2017.

En días anteriores, la sede eclesiástica capitalina dio a conocer que personas ingresaron y causaron destrozos.

El pasado 28 de agosto, el portal de la Arquidiócesis de México, Desde la Fe informó “las autoridades no han logrado determinar por dónde ingresaron las personas, pero ya están tomando cartas en el asunto. Aún se desconoce por qué punto pudieron ingresar a la Parroquia Santa Veracruz.

Detalló que el pasado fin de semana, al interior de la Parroquia Santa Veracruz, se registraron diversos destrozos provocados por indigentes de la zona, quienes durante tres días seguidos fueron expulsados del recinto, sin que hasta el momento la autoridad haya podido determinar por dónde estuvieron ingresando.

El padre Salvador Barba, Enlace de la Arquidiócesis de México con las autoridades de Cultura, comentó que probablemente los indigentes ya llevaban tiempo metiéndose a la Parroquia Santa Veracruz -cerrada por los daños del Sismo del 2017– que no ha podido ser intervenida.

Éstos fueron descubiertos en la madrugada del sábado, pues llegaron hasta el campanario y comenzaron a tocar las campanas.

“Por ello -indicó-, llegaron patrullas y personal de Protección Civil para sacar a estas personas que estaban en estado de intoxicación. No robaron nada. Eso sí, anduvieron por todos lados”.

Al día siguiente -expuso el padre Barba-, cuando acudió el párroco, observó que uno de esos hombres se había quedado ahí. “Éste corrió a esconderse a un baño, le estuvieron pidiendo que saliera, y finalmente lo hizo y lo dejaron ir.

Pero otra vez los indigentes se metieron la noche del lunes, y entonces sí causaron algunos destrozos”.

Barba señaló que tanto la Secretaría de Cultura local como el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el INBAL, ya tienen conocimiento de lo ocurrido en la Parroquia Santa Veracruz, y en coordinación con las autoridades de seguridad se han puesto a investigar cuál es el punto de acceso, y atender la situación para que no se vuelvan a meter y así resguardar el Patrimonio Federal y Religioso.

Sobre los destrozos, cita Desde la Fe : “se tienen varias teorías: una es que se estén metiendo por un terreno baldío que quedó hace año y medio a un lado de la parroquia, cuando se registró un desplome en dicho predio del Museo de la Estampa.

Otra es que lo estén haciendo por las ventanas que dan a la parte trasera de la Santa Veracruz; otra es por unos domos que quitaron, pero para meterse por ahí habrían tenido que descolgarse, y la otra es que el punto de acceso sea el propio campanario”.

La parroquia Santa Veracruz actualmente se encuentra cerrada, y por lo tanto, sola, debido a los daños estructurales que presenta, lo cual la hace muy riesgosa, especialmente la zona del campanario, por lo que los propios indigentes corren peligro.

El grupo de indigentes rompió algunos muebles, pero no causó daños al patrimonio artístico.

“No han robado nada -precisa el padre Salvador Barba-, para lo que se meten generalmente es para dormir en las bancas, para guarecerse. Así que no hay manera de interponer denuncia. Pero las autoridades de Cultura ya están tomando cartas en el asunto.

Lo mismo que el INBAL, instituto al que pertenece el Museo de la Estampa. Nosotros, como Iglesia, vamos a tener que poner más atención al cuidado y de manera paliativa, candados y cerraduras”.

La Iglesia de Santa Veracruz, de estilo churrigueresco es una de las más antiguas edificaciones religiosas en la Ciudad de México. Fue establecida por una hermandad religiosa fundada por Hernán Cortés.

La iglesia parroquial fue construida originalmente en 1568, pero este edificio fue sustituido en el siglo 18 por el actual. La mayoría de su decoración interior ha sido modificada, pero sigue siendo el hogar de dos imágenes importantes: el Cristo de los Siete Velos y la Virgen de los Remedios.

Ahí se encuentran inhumados los restos del arquitecto Manuel Tolsá, así como del héroe insurgente, Ignacio Rayón.