/ sábado 30 de mayo de 2020

Recibió CDMX 5 mil mascarillas para hospitales Covid-19

Se invirtieron 31.5 millones de pesos para instalación de maquinaria, espacio y producción

El gobierno de la Ciudad de México recibió las primeras 5 mil mascarillas de protección y alta eficiencia N95, por parte de la fábrica ATFIL, en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que serán distribuidas en los 11 hospitales Covid-19 de la capital del país.

Lo anterior, como parte del desarrollo de proyectos para atender la emergencia sanitaria por coronavirus y, al respecto, el director general de Desarrollo e Innovación Tecnológica de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Sectei), José Bernardo Rosas Fernández, expuso que la inversión en la fábrica fue de 31.5 millones de pesos, equivalente a la instalación de maquinaria, espacio y producción.

Resulta que esa colaboración, encabezada por la Sectei, permitirá contribuir al abastecimiento y protección de los principales institutos, hospitales y trabajadores de la salud que atienden a pacientes con Coronavirus (Covid-19) en la capital del país.

José Bernardo Rosas, hizo alusión que se trata de una alianza entre la administración capitalina, UNAM y AFTIL, para producir los cubrebocas que son para uso médico y cuentan con estándares nacionales e internacionales.

“En este momento, estamos en la etapa de distribución y entrega a personal de salud en hospitales que atienen a pacientes con la enfermedad”, comentó.

Se informó que la operación y capacidad de producción de la fábrica de mascarillas de alta eficiencia ATF-N95 (nombre del modelo) es de hasta 40 mil piezas diarias. Se espera que, para el 31 de diciembre próximo, se produzcan un total de 6 millones.

Cortesía. Gobierno CDMX

Las 5 mil mascarillas con calidad N95 fueron trasladadas desde la fábrica AFTIL, ubicada en la alcaldía Xochimilco, a uno de los almacenes de la Secretaría de Salud capitalina. Posteriormente, serán distribuidas en los hospitales Covid-19.

Esas mascarillas de alta eficiencia constan de cinco capas de protección y filtración, hechas con tela sintética repelente (fibras de poliéster), material termoformable y múltiples capas de polipropileno de alta eficiencia en filtrado.

Resulta que para la aprobación y rectificación de los estándares de calidad se realizan las pruebas de penetración, donde se miden la filtración de partículas de cloruro de sodio (NaCl) en las capas de la mascarilla utilizando un fotómetro; y el análisis por microscopía electrónica de barrido, que muestra la cantidad de gotas salinas que puede atravesar el material, que es menor de 0.5 micromilímetros.

La fábrica cuenta con los certificados aplicables para su producción, venta y distribución de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); así como con el cumplimiento de las normas NOM-116-STPS-2009 y NIOSH 42 CFR 84 N95, de México y Estados Unidos, respectivamente.

Por su parte, la UNAM es la encargada de brindar el acompañamiento técnico, de supervisión y administrativo para cumplir con todos los estándares de calidad que se requieren.

Fue la directora general de AFTIL, Jessica Colmenares, quien destacó que actualmente en la fábrica de mascarillas N-95 laboran 110 trabajadores y la próxima semana se ampliará la plantilla a un total de 160 trabajadores. Además, el inmueble opera las 24 horas del día con tres turnos de trabajo y cumple con todas las normas de protección para efectuar la elaboración de mascarillas N95.

(EGS)

El gobierno de la Ciudad de México recibió las primeras 5 mil mascarillas de protección y alta eficiencia N95, por parte de la fábrica ATFIL, en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que serán distribuidas en los 11 hospitales Covid-19 de la capital del país.

Lo anterior, como parte del desarrollo de proyectos para atender la emergencia sanitaria por coronavirus y, al respecto, el director general de Desarrollo e Innovación Tecnológica de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (Sectei), José Bernardo Rosas Fernández, expuso que la inversión en la fábrica fue de 31.5 millones de pesos, equivalente a la instalación de maquinaria, espacio y producción.

Resulta que esa colaboración, encabezada por la Sectei, permitirá contribuir al abastecimiento y protección de los principales institutos, hospitales y trabajadores de la salud que atienden a pacientes con Coronavirus (Covid-19) en la capital del país.

José Bernardo Rosas, hizo alusión que se trata de una alianza entre la administración capitalina, UNAM y AFTIL, para producir los cubrebocas que son para uso médico y cuentan con estándares nacionales e internacionales.

“En este momento, estamos en la etapa de distribución y entrega a personal de salud en hospitales que atienen a pacientes con la enfermedad”, comentó.

Se informó que la operación y capacidad de producción de la fábrica de mascarillas de alta eficiencia ATF-N95 (nombre del modelo) es de hasta 40 mil piezas diarias. Se espera que, para el 31 de diciembre próximo, se produzcan un total de 6 millones.

Cortesía. Gobierno CDMX

Las 5 mil mascarillas con calidad N95 fueron trasladadas desde la fábrica AFTIL, ubicada en la alcaldía Xochimilco, a uno de los almacenes de la Secretaría de Salud capitalina. Posteriormente, serán distribuidas en los hospitales Covid-19.

Esas mascarillas de alta eficiencia constan de cinco capas de protección y filtración, hechas con tela sintética repelente (fibras de poliéster), material termoformable y múltiples capas de polipropileno de alta eficiencia en filtrado.

Resulta que para la aprobación y rectificación de los estándares de calidad se realizan las pruebas de penetración, donde se miden la filtración de partículas de cloruro de sodio (NaCl) en las capas de la mascarilla utilizando un fotómetro; y el análisis por microscopía electrónica de barrido, que muestra la cantidad de gotas salinas que puede atravesar el material, que es menor de 0.5 micromilímetros.

La fábrica cuenta con los certificados aplicables para su producción, venta y distribución de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); así como con el cumplimiento de las normas NOM-116-STPS-2009 y NIOSH 42 CFR 84 N95, de México y Estados Unidos, respectivamente.

Por su parte, la UNAM es la encargada de brindar el acompañamiento técnico, de supervisión y administrativo para cumplir con todos los estándares de calidad que se requieren.

Fue la directora general de AFTIL, Jessica Colmenares, quien destacó que actualmente en la fábrica de mascarillas N-95 laboran 110 trabajadores y la próxima semana se ampliará la plantilla a un total de 160 trabajadores. Además, el inmueble opera las 24 horas del día con tres turnos de trabajo y cumple con todas las normas de protección para efectuar la elaboración de mascarillas N95.

(EGS)

República policiaca

Niña de 14 años asesinó con un cuchillo a su padrastro tras querer violarla

La víctima declaró que este individuo aprovechaba cuando su mamá se iba a trabajar para acosarla sexualmente

Policiaca

Diablero amanece ahorcado en un pasillo de la Central de Abasto

Hasta el momento se desconoce si el occiso se quitó la vida o lo asesinaron