/ sábado 28 de noviembre de 2020

Prohibición de consumo de alcohol genera mercado negro

Esto no tiene nada que ver con la pandemia, es una medida demagógica

Para controlar el consumo de bebidas alcohólicas entre la población y evitar reuniones para prevenir la propagación del Covid-19 en la capital del país, de poco sirve la denominada ley seca y, en cambio, es el más claro ejemplo de una acción de gobierno con alto grado de conservadurismo, que pretende regular la esfera personal e individual del sujeto a partir de la implementación de una decisión administrativa, aclaró el integrante de la bancada del PAN en el Congreso de la Ciudad de México, Jorge Triana Tena.

“Esto no tiene nada que ver con la pandemia, es una medida demagógica, ya habíamos propuesto eliminar la ley seca, que genera afectaciones económicas a los comercios establecimientos mercantiles”, sostuvo.

Asimismo, el diputado panista refrendó que la libertad de elección no se regula y que, es lo que quiere robarle al ciudadano la administración que encabeza la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

Mencionó que toda prohibición, en este caso del consumo de alcohol, trae consigo al mercado negro y eso es lo que precisamente se debe limitar.

Rechazó que la ley seca para el país en época de elecciones, de Semana Santa, días de asueto y celebraciones religiosas, reduzca el consumo de alcohol y calificó su aplicación como una calca fallida de control a las libertades en Estados Unidos, “lamentablemente nuestro sistema jurídico adoptó esta medida sin considerar su fracaso”.

Triana Tena expuso que el prohibir en días y horas específicas la venta y compra de bebidas alcohólicas, “es una de las más claras manifestaciones de un sistema que coopta y restringe las libertades del ciudadano, pues con su implementación considera al individuo como incapaz de tomar las más básicas y elementales decisiones acerca de su consumo y su vida”.

Definió que no es con medidas restrictivas como se solucionarán las cosas, más cuando toda prohibición trae como daño colateral un mercado negro, el cual genera otro tipo de afectaciones paralelas, tal es el caso de la venta clandestina que está a la orden del día.

El militante de Acción Nacional promueve una iniciativa dirigida a eliminar desde la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal, la posibilidad de que se suspenda la venta de alcohol por la ley seca y, dar paso fundamental hacia la consolidación de libertades al ser humano como es la de decidir.

“Debemos eliminar la falsa disyuntiva impuesta por lo público, consistente en la supuesta tensión que afirma que para defender los derechos individuales se deben poner sobre la mesa de sacrificios los derechos de la colectividad”, refrendó.

Para controlar el consumo de bebidas alcohólicas entre la población y evitar reuniones para prevenir la propagación del Covid-19 en la capital del país, de poco sirve la denominada ley seca y, en cambio, es el más claro ejemplo de una acción de gobierno con alto grado de conservadurismo, que pretende regular la esfera personal e individual del sujeto a partir de la implementación de una decisión administrativa, aclaró el integrante de la bancada del PAN en el Congreso de la Ciudad de México, Jorge Triana Tena.

“Esto no tiene nada que ver con la pandemia, es una medida demagógica, ya habíamos propuesto eliminar la ley seca, que genera afectaciones económicas a los comercios establecimientos mercantiles”, sostuvo.

Asimismo, el diputado panista refrendó que la libertad de elección no se regula y que, es lo que quiere robarle al ciudadano la administración que encabeza la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

Mencionó que toda prohibición, en este caso del consumo de alcohol, trae consigo al mercado negro y eso es lo que precisamente se debe limitar.

Rechazó que la ley seca para el país en época de elecciones, de Semana Santa, días de asueto y celebraciones religiosas, reduzca el consumo de alcohol y calificó su aplicación como una calca fallida de control a las libertades en Estados Unidos, “lamentablemente nuestro sistema jurídico adoptó esta medida sin considerar su fracaso”.

Triana Tena expuso que el prohibir en días y horas específicas la venta y compra de bebidas alcohólicas, “es una de las más claras manifestaciones de un sistema que coopta y restringe las libertades del ciudadano, pues con su implementación considera al individuo como incapaz de tomar las más básicas y elementales decisiones acerca de su consumo y su vida”.

Definió que no es con medidas restrictivas como se solucionarán las cosas, más cuando toda prohibición trae como daño colateral un mercado negro, el cual genera otro tipo de afectaciones paralelas, tal es el caso de la venta clandestina que está a la orden del día.

El militante de Acción Nacional promueve una iniciativa dirigida a eliminar desde la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal, la posibilidad de que se suspenda la venta de alcohol por la ley seca y, dar paso fundamental hacia la consolidación de libertades al ser humano como es la de decidir.

“Debemos eliminar la falsa disyuntiva impuesta por lo público, consistente en la supuesta tensión que afirma que para defender los derechos individuales se deben poner sobre la mesa de sacrificios los derechos de la colectividad”, refrendó.