/ domingo 22 de noviembre de 2020

Para las autoridades es una sustracción, para ella es arrancarle un pedazo de su vida

Madre de familia pide a su ex esposo le deje ver y saber que sus hijos están bien

La Interpol México mantiene una alerta en 190 países para localizar a dos menores de edad que fueron sustraídos con engaños en el estado de Quintana Roo, mientras su madre vive una pesadilla desde hace siete meses, en los que autoridad no ha podido implementar acciones contundentes para reintegrarlos a su hogar a los menores.

Así los sostuvo la señora Patricia Jessel Segura, quien con lágrimas por la desesperación dijo que el padre de los menores cambió hasta de domicilio a su familia para evitar que los menores regresen con ellaReveló que al iniciar una relación con José de Jesús González Rojas, en 2003, no imaginó que viviría este infierno.

Abundó que luego de unos años de vivir en pareja y haber dado a luz a sus dos hijos (que ahora tienen 15 y 10 años de edad) en 2011 se separó del padre de los menores, aunque la relación fue cordial y él podía ver a los menores cada que quería, sin restricción alguna.

Sobre todo porque el mayor de sus hijos vive con autismo y una epilepsia refractaria, lo que hace necesario terapias, escuela especial y al menos siete medicamentos cada día, además de cuidados especiales, mismos que ella le había dado los últimos 15 años, en que se dedicó en cuerpo en cuerpo y alma a su hijo e hija.

Todo iba normal, hasta que el 16 de enero de 2020 recibió una llamada del padre de sus hijos, quien al parecer angustiado le indicó que estaban en peligro, por lo que debía recoger a los niños en la escuela, no responder llamadas y esconderse en un sótano.

Luego le llamó de nuevo para que recogiera documentos y lo alcanzara en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, de ahí partieron a Cancún, donde permanecieron una semana.

Luego se los llevó a un domicilio en Playa del Carmen, siempre con argumentos diferentes, incluso de que: “Dios quería que estuvieran juntos” o que había que rehacer a la familia.

Durante ese tiempo despojó a Patricia Jessel de su teléfono celular y la mantuvo incomunicado de su familia.Para el momento en que ella pudo atar cabos y supo que no había tal amenaza lo increpó, y al exigir el regreso a la Ciudad de México como respuesta fue golpeada hasta en tres ocasiones.

En una de esas ocasiones ella inició el acta, por lesiones, FGE/QROO/DRMPRM/FEDCMYRS/04/1162/2020, mientras que el papá de sus hijos ya había rentado los departamentos que tenían en la capital del país.

Fue a través de un correo que ella pudo comunicarse con su familia y pedir ayuda el 14 de abril, quienes llegarían un día después.

Pero ese día 15 de abril él aprovechó que ella se bañaba, para avisar:

- Voy a la papelería.

Ella respondió:

-Esta bien.

Al salir esperó un momento pero no regresaban, entonces buscó los papeles de sus hijos y no estaban; ahí supo que él se había marchado llevándose a los menores.

En esta búsqueda vio que había dejado los medicamentos del niño, la última esperanza de que regresara al darse cuenta del error, pero no sucedió.

Sin perder tiempo acudió a la fiscalía estatal con la intensión de iniciar una denuncia por sustracción de menores, pero al no tener la custodia para la autoridad no había delito.

Además, sólo atendían casos prioritarios o con detenido, fue hasta que gritó y argumentó que accedieron a iniciar la carpeta de investigación FGE/QROO/SOL/04/2080/2020 por sustracción, con la que regresó a la capital del país.Buscó al padre de sus hijos, pero los vecinos le informaron:

-Hace dos semanas que hicieron mudanza.

El único recurso que le quedaba era iniciar una demanda por la guardia y custodia de sus hijos, lo que ocurrió con mucho trabajo por la pandemia de Covid-19.

Su expediente es 491/2020 en el juzgado noveno de lo familiar, sin embargo poco se podía hacer sin tener a los hijos presentes, por lo que fue emitida un alerta migratoria a fin de que no fueran sacados del país los menores.

El caso además fue enviado a la Secretaría de Gobernación y la Interpol México, porque los meses han pasado y ella no sabe cuál es el estado de salud de su hijo, cómo está su hija y cuándo podrá verlos.

Hasta ahora las estrategias legales para encontrar a los menores no han funcionado, por lo que ha optado por las redes sociales, a través de las cuales hace un sentido llamado a Jesús González, para que le regrese a sus hijos, toda vez que, principalmente el mayor necesita sus terapias, medicamentos y apoyo psicológico, mientras que la menor siempre ha estado con ella y hay un enorme vínculo madre e hija.

La Interpol México mantiene una alerta en 190 países para localizar a dos menores de edad que fueron sustraídos con engaños en el estado de Quintana Roo, mientras su madre vive una pesadilla desde hace siete meses, en los que autoridad no ha podido implementar acciones contundentes para reintegrarlos a su hogar a los menores.

Así los sostuvo la señora Patricia Jessel Segura, quien con lágrimas por la desesperación dijo que el padre de los menores cambió hasta de domicilio a su familia para evitar que los menores regresen con ellaReveló que al iniciar una relación con José de Jesús González Rojas, en 2003, no imaginó que viviría este infierno.

Abundó que luego de unos años de vivir en pareja y haber dado a luz a sus dos hijos (que ahora tienen 15 y 10 años de edad) en 2011 se separó del padre de los menores, aunque la relación fue cordial y él podía ver a los menores cada que quería, sin restricción alguna.

Sobre todo porque el mayor de sus hijos vive con autismo y una epilepsia refractaria, lo que hace necesario terapias, escuela especial y al menos siete medicamentos cada día, además de cuidados especiales, mismos que ella le había dado los últimos 15 años, en que se dedicó en cuerpo en cuerpo y alma a su hijo e hija.

Todo iba normal, hasta que el 16 de enero de 2020 recibió una llamada del padre de sus hijos, quien al parecer angustiado le indicó que estaban en peligro, por lo que debía recoger a los niños en la escuela, no responder llamadas y esconderse en un sótano.

Luego le llamó de nuevo para que recogiera documentos y lo alcanzara en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, de ahí partieron a Cancún, donde permanecieron una semana.

Luego se los llevó a un domicilio en Playa del Carmen, siempre con argumentos diferentes, incluso de que: “Dios quería que estuvieran juntos” o que había que rehacer a la familia.

Durante ese tiempo despojó a Patricia Jessel de su teléfono celular y la mantuvo incomunicado de su familia.Para el momento en que ella pudo atar cabos y supo que no había tal amenaza lo increpó, y al exigir el regreso a la Ciudad de México como respuesta fue golpeada hasta en tres ocasiones.

En una de esas ocasiones ella inició el acta, por lesiones, FGE/QROO/DRMPRM/FEDCMYRS/04/1162/2020, mientras que el papá de sus hijos ya había rentado los departamentos que tenían en la capital del país.

Fue a través de un correo que ella pudo comunicarse con su familia y pedir ayuda el 14 de abril, quienes llegarían un día después.

Pero ese día 15 de abril él aprovechó que ella se bañaba, para avisar:

- Voy a la papelería.

Ella respondió:

-Esta bien.

Al salir esperó un momento pero no regresaban, entonces buscó los papeles de sus hijos y no estaban; ahí supo que él se había marchado llevándose a los menores.

En esta búsqueda vio que había dejado los medicamentos del niño, la última esperanza de que regresara al darse cuenta del error, pero no sucedió.

Sin perder tiempo acudió a la fiscalía estatal con la intensión de iniciar una denuncia por sustracción de menores, pero al no tener la custodia para la autoridad no había delito.

Además, sólo atendían casos prioritarios o con detenido, fue hasta que gritó y argumentó que accedieron a iniciar la carpeta de investigación FGE/QROO/SOL/04/2080/2020 por sustracción, con la que regresó a la capital del país.Buscó al padre de sus hijos, pero los vecinos le informaron:

-Hace dos semanas que hicieron mudanza.

El único recurso que le quedaba era iniciar una demanda por la guardia y custodia de sus hijos, lo que ocurrió con mucho trabajo por la pandemia de Covid-19.

Su expediente es 491/2020 en el juzgado noveno de lo familiar, sin embargo poco se podía hacer sin tener a los hijos presentes, por lo que fue emitida un alerta migratoria a fin de que no fueran sacados del país los menores.

El caso además fue enviado a la Secretaría de Gobernación y la Interpol México, porque los meses han pasado y ella no sabe cuál es el estado de salud de su hijo, cómo está su hija y cuándo podrá verlos.

Hasta ahora las estrategias legales para encontrar a los menores no han funcionado, por lo que ha optado por las redes sociales, a través de las cuales hace un sentido llamado a Jesús González, para que le regrese a sus hijos, toda vez que, principalmente el mayor necesita sus terapias, medicamentos y apoyo psicológico, mientras que la menor siempre ha estado con ella y hay un enorme vínculo madre e hija.

Justicia

Dictan prisión preventiva a El Tolteca, autor material de la masacre en Bavispe, Sonora

Los fiscales le imputaron a Fredy N, los presuntos delitos de homicidio calificado, delincuencia organizada y contra la salud

Policiaca

Diego “N” permanecerá en prisión; inicia proceso por tentativa de feminicidio

El juzgador desestimó la petición de la defensa del inculpado, quienes pedían se clasificara el delito en tentativa de homicidio

Metrópoli

Basura y lodo amenazan a habitantes de la zona baja de la Sierra de Guadalupe

Autoridades de Ecatepec hacen un llamado a los habitantes de esa zona a no dejar basura acumulada en las calles, ni objetos voluminosos que puedan bloquear el paso del agua