/ jueves 30 de julio de 2020

Observación electoral tiene el reto de mantenerse como ojo ciudadano: Yuri Beltrán Miranda

El consejero del IECM opina que este trabajo se pondrán a prueba a la luz de la pandemia mundial y lo principal será garantizar que los resultados sean tan objetivos como solían serlo

Uno de los principios electorales que se pondrán a prueba a la luz de la pandemia mundial, es el trabajo de observación; por ello, lo principal será garantizar que los resultados de ésta sean tan objetivos como lo solían ser, para que sirvan como ojo ciudadano del quehacer comicial para la mejora continua.

Observatorio Electoral

Lo anterior fue señalado por el Consejero Electoral, Yuri Gabriel Beltrán Miranda, durante el Conversatorio 12. “Observación electoral: innovaciones y retos en las elecciones organizadas post pandemia”, realizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), en el marco de las charlas virtuales sobre los efectos y desafíos políticos de la pandemia COVID-19.

En el encuentro, Beltrán Miranda aseguró que el rol principal de la observación es dotar de certeza y objetividad a los procesos electorales. Destacó que el IECM, cuenta con una Red permanente de observadoras y observadores, que en todo momento están vigilando el quehacer institucional.

Durante la mesa uno, la Consejera del Instituto Electoral de Tamaulipas, Deborah González Díaz, quien participó como comentarista, mencionó que no se puede concebir un proceso electoral sin la participación de una red de observación porque esta práctica legitima la actuación de las autoridades encargadas de los comicios, y es una alternativa práctica, accesible y de gran trascendencia, para que la ciudadanía se involucre en la democracia con un valor agregado.

En su oportunidad, la presidenta de Ollin, Jóvenes en Movimiento, A.C., Greta Ríos Téllez Sill, refirió que la OEA recomendó que, en el marco de la pandemia, se deben definir protocolos de salud para los observadores; promover la cooperación con instituciones de salud; evitar el reclutamiento de población en riesgo ante el COVID-19, y la capacitación para la observación se debe realizar de manera virtual.

Asimismo, dijo que el trabajo de observación ahora también debe vigilar cómo se implementarán los protocolos de cuidado de salud, durante los procesos.

La presidenta de la Fundación Movimiento por la Certidumbre, A.C., Mariana Vega Haro, dijo que el reto de las autoridades electorales es cuidar la salud y seguridad de los actores involucrados en los procesos. En tanto, la ciudadanía debe involucrarse en la organización de los comicios, no sólo en el día de la jornada, sino en su preparación y conclusión, pues como observadores tienen que vigilar cada paso que dan los gobiernos, partidos políticos, candidatos y, sobre todo, los organismos electorales.

En su intervención, Gonzalo Jesús Zepeda Martínez, quien ha participado como observador electoral, sostuvo que el trabajo de la Red de Observación se tiene que dirigir a los efectos negativos que está generando la pandemia a los procesos democráticos en el país.

En tanto, José Luis Contreras Flores, quien ha colaborado con el IECM como observador refirió que para realizar mejor su trabajo, las personas observadoras electorales deben recibir información acerca de la pandemia; estar dotados de un kid sanitario; organizar reuniones de trabajo virtuales; tener espacios adecuados para la observación electoral y analizar la viabilidad de incorporar en los informes datos sobre la estrategia contra el COVID-19.

Al comentar la segunda mesa, el consejero del Instituto Electoral del Estado de Puebla, Jesús Arturo Baltazar Trujano, expuso que frente al escenario derivado de la pandemia por el COVID-19, el trabajo de observación electoral será el mecanismo de evaluación imparcial e independiente de los procesos electorales, cuyos beneficios se verán en la disminución de posibles fraudes, mitigación de los conflictos postelectorales, fortaleciendo la confianza ciudadana en los comicios.

Claudia Isela Guzmán González de COPARMEX Nacional, reconoció que el reto de las instituciones electorales es disminuir la desconfianza en el sistema electoral, de ahí la importancia que la observación electoral se vuelva una plataforma que blinde la participación ciudadana.

El presidente de la asociación Tendiendo Puentes A.C., Jorge Serrano Arenas, indicó que quienes realizan trabajos de observación electoral se han adaptado en todo momento a los contextos sociales y políticos, diseñando metodologías para la observación.

Ante la actual crisis sanitaria, recomendó implementar las medidas de salud que las autoridades determinen, al tiempo que todo acuerdo o lineamiento emitido, preserve el derecho a la salud de la ciudadanía.

Finalmente, la integrante de Red de Observación Electoral del IECM, Martha Andrea Mejía Hernández, expuso que existen diversos factores que las y los observadores electorales deben considerar durante esta pandemia, como los tiempos reducidos de las campañas, las condiciones de sana distancia en las casillas o el cumplimiento de las medidas de salud.


Uno de los principios electorales que se pondrán a prueba a la luz de la pandemia mundial, es el trabajo de observación; por ello, lo principal será garantizar que los resultados de ésta sean tan objetivos como lo solían ser, para que sirvan como ojo ciudadano del quehacer comicial para la mejora continua.

Observatorio Electoral

Lo anterior fue señalado por el Consejero Electoral, Yuri Gabriel Beltrán Miranda, durante el Conversatorio 12. “Observación electoral: innovaciones y retos en las elecciones organizadas post pandemia”, realizado por el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), en el marco de las charlas virtuales sobre los efectos y desafíos políticos de la pandemia COVID-19.

En el encuentro, Beltrán Miranda aseguró que el rol principal de la observación es dotar de certeza y objetividad a los procesos electorales. Destacó que el IECM, cuenta con una Red permanente de observadoras y observadores, que en todo momento están vigilando el quehacer institucional.

Durante la mesa uno, la Consejera del Instituto Electoral de Tamaulipas, Deborah González Díaz, quien participó como comentarista, mencionó que no se puede concebir un proceso electoral sin la participación de una red de observación porque esta práctica legitima la actuación de las autoridades encargadas de los comicios, y es una alternativa práctica, accesible y de gran trascendencia, para que la ciudadanía se involucre en la democracia con un valor agregado.

En su oportunidad, la presidenta de Ollin, Jóvenes en Movimiento, A.C., Greta Ríos Téllez Sill, refirió que la OEA recomendó que, en el marco de la pandemia, se deben definir protocolos de salud para los observadores; promover la cooperación con instituciones de salud; evitar el reclutamiento de población en riesgo ante el COVID-19, y la capacitación para la observación se debe realizar de manera virtual.

Asimismo, dijo que el trabajo de observación ahora también debe vigilar cómo se implementarán los protocolos de cuidado de salud, durante los procesos.

La presidenta de la Fundación Movimiento por la Certidumbre, A.C., Mariana Vega Haro, dijo que el reto de las autoridades electorales es cuidar la salud y seguridad de los actores involucrados en los procesos. En tanto, la ciudadanía debe involucrarse en la organización de los comicios, no sólo en el día de la jornada, sino en su preparación y conclusión, pues como observadores tienen que vigilar cada paso que dan los gobiernos, partidos políticos, candidatos y, sobre todo, los organismos electorales.

En su intervención, Gonzalo Jesús Zepeda Martínez, quien ha participado como observador electoral, sostuvo que el trabajo de la Red de Observación se tiene que dirigir a los efectos negativos que está generando la pandemia a los procesos democráticos en el país.

En tanto, José Luis Contreras Flores, quien ha colaborado con el IECM como observador refirió que para realizar mejor su trabajo, las personas observadoras electorales deben recibir información acerca de la pandemia; estar dotados de un kid sanitario; organizar reuniones de trabajo virtuales; tener espacios adecuados para la observación electoral y analizar la viabilidad de incorporar en los informes datos sobre la estrategia contra el COVID-19.

Al comentar la segunda mesa, el consejero del Instituto Electoral del Estado de Puebla, Jesús Arturo Baltazar Trujano, expuso que frente al escenario derivado de la pandemia por el COVID-19, el trabajo de observación electoral será el mecanismo de evaluación imparcial e independiente de los procesos electorales, cuyos beneficios se verán en la disminución de posibles fraudes, mitigación de los conflictos postelectorales, fortaleciendo la confianza ciudadana en los comicios.

Claudia Isela Guzmán González de COPARMEX Nacional, reconoció que el reto de las instituciones electorales es disminuir la desconfianza en el sistema electoral, de ahí la importancia que la observación electoral se vuelva una plataforma que blinde la participación ciudadana.

El presidente de la asociación Tendiendo Puentes A.C., Jorge Serrano Arenas, indicó que quienes realizan trabajos de observación electoral se han adaptado en todo momento a los contextos sociales y políticos, diseñando metodologías para la observación.

Ante la actual crisis sanitaria, recomendó implementar las medidas de salud que las autoridades determinen, al tiempo que todo acuerdo o lineamiento emitido, preserve el derecho a la salud de la ciudadanía.

Finalmente, la integrante de Red de Observación Electoral del IECM, Martha Andrea Mejía Hernández, expuso que existen diversos factores que las y los observadores electorales deben considerar durante esta pandemia, como los tiempos reducidos de las campañas, las condiciones de sana distancia en las casillas o el cumplimiento de las medidas de salud.