/ jueves 30 de septiembre de 2021

Mujeres Trans víctimas de violencia de género por partida doble: CDHCM

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez Hernández llamó al pueblo a desterrar estigmas y prejuicios contra las personas trans.

Las mujeres trans son una población víctima de violencia de género por partida doble: violencia transfóbica y violencia misógina, dijo.

“Es importante difundir y dejar claro que no nos enfrentamos a un entramado social que coloca a las mujeres trans en escenarios de especial exposición a la violencia feminicida/transfeminicida.

El crimen de Paola Buenrostro es la expresión extrema de la misoginia y la transfobia. La comisión de ese delito fue posible en razón de las condiciones de riesgo propiciadas por ese ambiente de discriminación estructural.

En su discurso en el acto de disculpa pública por parte de la titular de la Fiscalía General de Justicia, Ernestina Godoy Ramos, en cumplimento a punto en la recomendación 02/2019 de la CDHCM, por el transfeminicidio de Paola Buenrostro.

“Hoy nos reunimos en el que fue el espacio de trabajo para Paola y Kenya, Puente de Alvarado) espacio de reunión y vida para ellas y su comunidad, escenario también de los hechos violentos que le quitaron la vida.

Ante la presencia del Fiscal Ernestina Godoy Ramos y de Kenya Cuevas Fuentes, presidenta de la Fundación Casa de las Muñecas Tiresas, Ramirez Hernández expuso que el acto de reconocimiento de responsabilidad y disculpa pública de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, en cumplimiento del punto recomendatorio segundo de la Recomendación 02/2019, emitida por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, entonces, por la falta de debida diligencia y de aplicación de la perspectiva de género y enfoque diferenciado en la investigación de transfeminicidio, forma parte toral del conjunto de medidas de reparación del daño por la violación a sus derechos.

Saludó a la familia elegida a falta de la presencia de su familia biológica que ─como muchas─ dejan en el olvido a sus integrantes a causa de la incomprensión respecto a una identidad de género distinta de la asignada al nacer.

Es una medida de satisfacción necesaria de reparación del daño en los estándares fijados por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Tanto el reconocimiento público de responsabilidad como la consecuente ofrenda de disculpas son un elemento importante para la verdad, la justicia y la memoria

Simbólicamente, una disculpa es un reconocimiento formal y solemne de que se cometieron violaciones a los derechos humanos, de que éstos causaron daño grave a las víctimas, perfilando su destino y curso de vida y ocasionándoles sufrimiento.

Este reconocimiento debe de contribuir a que las víctimas y la comunidad cercana a ellas, puedan vislumbrar un futuro con esperanza.

Esto debe de motivar la reflexión de una sociedad en torno a la dignidad de todas las personas y, para ello, sobre los patrones de violencia que necesitan ser erradicados.

El transfeminicidio de Paola irrumpió con el tejido comunitario y social que es preciso restaurar a pesar del tiempo transcurrido. Este acto debido a las víctimas está dirigido a reconocer la dignidad de las personas que fue transgredida al grado de no reconocer su nombre, su ser.


Paola no murió con motivo de un homicidio convencional. El transfeminicidio, término introducido por primera vez en la Recomendación 02/2019, guarda una diferencia clara con el tipo penal consignado en el Código Penal para el Distrito Federal como homicidio con agravante de odio por identidad de género.

La decisión de investigar la muerte violenta de una persona como transfeminicidio no puede ni debe recaer exclusivamente en una valoración inicial sobre la existencia de odio.

La vivencia de la víctima como una persona transgénero debe de ser tomada en cuenta y la investigación de toda muerte violenta de mujeres trans debe de activar los protocolos propios del feminicidio con las características particulares.

La violación a los derechos humanos cometida por personal de la entonces Procuraduría General de Justicia no es un hecho aislado, esto debe de quedar en la memoria de todas las personas que atestiguan este acto público del día de hoy. Es resultado y efecto directo de la discriminación y violencia estructural que sufren las mujeres trans en nuestra sociedad a causa de su identidad de género.

Por todo lo anterior, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México considera de suma relevancia este acto público de disculpa y reconocimiento de responsabilidad por los hechos que es, en sí mismo, una porción de las medidas de reparación del daño para Kenya Cuevas y para Paola Buenrostro.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, Nashieli Ramírez Hernández llamó al pueblo a desterrar estigmas y prejuicios contra las personas trans.

Las mujeres trans son una población víctima de violencia de género por partida doble: violencia transfóbica y violencia misógina, dijo.

“Es importante difundir y dejar claro que no nos enfrentamos a un entramado social que coloca a las mujeres trans en escenarios de especial exposición a la violencia feminicida/transfeminicida.

El crimen de Paola Buenrostro es la expresión extrema de la misoginia y la transfobia. La comisión de ese delito fue posible en razón de las condiciones de riesgo propiciadas por ese ambiente de discriminación estructural.

En su discurso en el acto de disculpa pública por parte de la titular de la Fiscalía General de Justicia, Ernestina Godoy Ramos, en cumplimento a punto en la recomendación 02/2019 de la CDHCM, por el transfeminicidio de Paola Buenrostro.

“Hoy nos reunimos en el que fue el espacio de trabajo para Paola y Kenya, Puente de Alvarado) espacio de reunión y vida para ellas y su comunidad, escenario también de los hechos violentos que le quitaron la vida.

Ante la presencia del Fiscal Ernestina Godoy Ramos y de Kenya Cuevas Fuentes, presidenta de la Fundación Casa de las Muñecas Tiresas, Ramirez Hernández expuso que el acto de reconocimiento de responsabilidad y disculpa pública de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, en cumplimiento del punto recomendatorio segundo de la Recomendación 02/2019, emitida por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, entonces, por la falta de debida diligencia y de aplicación de la perspectiva de género y enfoque diferenciado en la investigación de transfeminicidio, forma parte toral del conjunto de medidas de reparación del daño por la violación a sus derechos.

Saludó a la familia elegida a falta de la presencia de su familia biológica que ─como muchas─ dejan en el olvido a sus integrantes a causa de la incomprensión respecto a una identidad de género distinta de la asignada al nacer.

Es una medida de satisfacción necesaria de reparación del daño en los estándares fijados por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Tanto el reconocimiento público de responsabilidad como la consecuente ofrenda de disculpas son un elemento importante para la verdad, la justicia y la memoria

Simbólicamente, una disculpa es un reconocimiento formal y solemne de que se cometieron violaciones a los derechos humanos, de que éstos causaron daño grave a las víctimas, perfilando su destino y curso de vida y ocasionándoles sufrimiento.

Este reconocimiento debe de contribuir a que las víctimas y la comunidad cercana a ellas, puedan vislumbrar un futuro con esperanza.

Esto debe de motivar la reflexión de una sociedad en torno a la dignidad de todas las personas y, para ello, sobre los patrones de violencia que necesitan ser erradicados.

El transfeminicidio de Paola irrumpió con el tejido comunitario y social que es preciso restaurar a pesar del tiempo transcurrido. Este acto debido a las víctimas está dirigido a reconocer la dignidad de las personas que fue transgredida al grado de no reconocer su nombre, su ser.


Paola no murió con motivo de un homicidio convencional. El transfeminicidio, término introducido por primera vez en la Recomendación 02/2019, guarda una diferencia clara con el tipo penal consignado en el Código Penal para el Distrito Federal como homicidio con agravante de odio por identidad de género.

La decisión de investigar la muerte violenta de una persona como transfeminicidio no puede ni debe recaer exclusivamente en una valoración inicial sobre la existencia de odio.

La vivencia de la víctima como una persona transgénero debe de ser tomada en cuenta y la investigación de toda muerte violenta de mujeres trans debe de activar los protocolos propios del feminicidio con las características particulares.

La violación a los derechos humanos cometida por personal de la entonces Procuraduría General de Justicia no es un hecho aislado, esto debe de quedar en la memoria de todas las personas que atestiguan este acto público del día de hoy. Es resultado y efecto directo de la discriminación y violencia estructural que sufren las mujeres trans en nuestra sociedad a causa de su identidad de género.

Por todo lo anterior, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México considera de suma relevancia este acto público de disculpa y reconocimiento de responsabilidad por los hechos que es, en sí mismo, una porción de las medidas de reparación del daño para Kenya Cuevas y para Paola Buenrostro.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Metrópoli

Mary Poulette desapareció tras salir de compras en Iztapalapa

Familiares y amigos de Poulette Bruno Rivera piden reforzar su búsqueda; la menor de 16 años de edad es estudiante de la carrera de prótesis dental en el Cetis 57

Policiaca

Solitario pistolero acribilla a transeúnte en Jardines de Morelos, Ecatepec

El homicida luego de perpetrar la agresión, emprendió su huida alejándose de la zona corriendo