/ jueves 25 de junio de 2020

Entregan ayudas económicas a los comerciantes no asalariados

El gobierno los olvidó. Alistan el regreso a las calles

Ante el olvido por el gobierno federal y de la Ciudad de México de no proporcionarles la ayuda por la crisis económica causada por el coronavirus, las asociaciones civiles se han organizado para sacar adelante a los trabajadores no asalariados del Centro Histórico, tal y como lo hace Prodiana AC y la Asociación Legítima que siguen con la entrega de 1500 pesos y despensas para contrarrestar los efectos drásticos en materia económica de miles de familias que no han podido trabajar durante cuatro meses.

Ya suman 8 ocasiones en que estas organizaciones han entregado la ayuda a sus más de 10 mil agremiados quienes aseguran que de no ser por esta acción, “nos moriríamos de hambre”.

Diana Sanchez Barrios, ademas explicó que se ha hecho llegar más de 100 mil despensas para apaciguar la necesidad de los comerciantes quienes desde hace cuatro meses no salen a vender a las calles por las normas de higiene y cómo viven al día su situación económica es extremadamente crítica.

La Organización Internacional del Trabajo, refiere que el comercio en la vía pública ha sido “el amortiguador” a la falta de empleo en Mexico. Y ahora con los 12.5 millones de personas que se quedarán sin trabajo, según el INEGI, la líder de comerciantes prevé que cuando pase lo crítico de la pandemia habrá un incremento del cien por ciento de gente que quiera ganarse la vida de esa manera.

Por eso, desde antes de que la pandemia provocara la pérdida de empleos y el comercio se viniera abajo propusieron ante el congreso local una ley justa para quienes se ganan la vida en las calles.

La luchadora social explicó que La Ley Chambeando Ando aún sigue en discusión, pero recriminó que diputados estén metiendo las “manos negras” con tintes políticos para que en vez de beneficiar a los no asalariados que en tiempos de pandemia, sean los más perjudicados al violar sus derechos humanos como tener acceso al trabajo digno y reconocido.

La luchadora social, recalcó también que ya alistan su regreso a las calles, “la gente ya no aguanta más, no tienen dinero para seguir en el aislamiento y sin trabajar. Son los olvidados del gobierno”, dijo.

Ante el olvido por el gobierno federal y de la Ciudad de México de no proporcionarles la ayuda por la crisis económica causada por el coronavirus, las asociaciones civiles se han organizado para sacar adelante a los trabajadores no asalariados del Centro Histórico, tal y como lo hace Prodiana AC y la Asociación Legítima que siguen con la entrega de 1500 pesos y despensas para contrarrestar los efectos drásticos en materia económica de miles de familias que no han podido trabajar durante cuatro meses.

Ya suman 8 ocasiones en que estas organizaciones han entregado la ayuda a sus más de 10 mil agremiados quienes aseguran que de no ser por esta acción, “nos moriríamos de hambre”.

Diana Sanchez Barrios, ademas explicó que se ha hecho llegar más de 100 mil despensas para apaciguar la necesidad de los comerciantes quienes desde hace cuatro meses no salen a vender a las calles por las normas de higiene y cómo viven al día su situación económica es extremadamente crítica.

La Organización Internacional del Trabajo, refiere que el comercio en la vía pública ha sido “el amortiguador” a la falta de empleo en Mexico. Y ahora con los 12.5 millones de personas que se quedarán sin trabajo, según el INEGI, la líder de comerciantes prevé que cuando pase lo crítico de la pandemia habrá un incremento del cien por ciento de gente que quiera ganarse la vida de esa manera.

Por eso, desde antes de que la pandemia provocara la pérdida de empleos y el comercio se viniera abajo propusieron ante el congreso local una ley justa para quienes se ganan la vida en las calles.

La luchadora social explicó que La Ley Chambeando Ando aún sigue en discusión, pero recriminó que diputados estén metiendo las “manos negras” con tintes políticos para que en vez de beneficiar a los no asalariados que en tiempos de pandemia, sean los más perjudicados al violar sus derechos humanos como tener acceso al trabajo digno y reconocido.

La luchadora social, recalcó también que ya alistan su regreso a las calles, “la gente ya no aguanta más, no tienen dinero para seguir en el aislamiento y sin trabajar. Son los olvidados del gobierno”, dijo.