/ domingo 6 de septiembre de 2020

Cancelan simulacro para el 19 de septiembre ante Covid-19

Así lo acordaron la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) y el Gobierno de la Ciudad de México

El simulacro de sismo que se tenía previsto para el 19 de septiembre queda cancelado ante la pandemia que vive la capital del país por Covid-19, así lo acordaron la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) y el Gobierno de la Ciudad de México.

Lo anterior como medida para evitar aglomeraciones, poner en riesgo la salud de las personas y comprometer a los cuerpos de emergencia.

En su lugar, se invita a los habitantes de la ciudad a revisar y actualizar su plan familiar para la prevención de riesgos; identificar zonas de menor riesgo dentro y fuera de sus viviendas y lugares de trabajo; establecer roles a seguir en caso de un sismo; y tener lista su mochila de emergencia, sin olvidar incluir artículos de higiene y prevención como cubrebocas, caretas y gel antibacterial.

De ocurrir un sismo significativo y/o se activa la alerta sísmica oficial, la población debe atender las medidas sanitarias correspondientes además de conservar la calma, replegarse en zonas de menor riesgo, cerca de trabes, columnas o muros de carga, no utilizar elevadores ni escaleras.

También se debe permanecer lejos de ventanas, espejos y objetos que puedan caer y si se está en planta baja y se tiene un lugar abierto, como un patio libre de obstáculos, se recomienda salir, siempre tomando precauciones y cuidando que no vaya a caer algún objeto o elemento de fachada que pudiera desprenderse.

En caso de que no se ponga en riesgo la seguridad personal, hay que desconectar la electricidad y cerrar las llaves de agua y gas.

Si el sismo ocurre al estar manejando, se deben prender las luces intermitentes, frenar lentamente y estacionarse en un sitio seguro, alejado de árboles, postes o bardas que pudieran caer encima.

Al concluir el sismo se debe salir con precaución por las rutas de evacuación, previamente identificadas y libres de obstáculos.

El pasado 20 de enero se llevó a cabo el más reciente simulacro nacional con una participación de 100 mil inmuebles en los 32 estados de la república y en casi 2 mil municipios. Se estimó una participación nacional total de cerca de 50 millones de personas.

Las autoridades informaron que una vez que se concluya la contingencia sanitaria, se decidirá retomar el acuerdo de finales de 2019 para realizar tres simulacros por sismo al año, con el objetivo de fortalecer la cultura de la prevención y la autoprotección.

Los integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) también se han sumado al sector salud en la atención de la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19, sin desatender sus funciones para prevenir, prepararse y gestionar emergencias provocadas por fenómenos naturales que pudieran generar alguna emergencia o desastre.


El simulacro de sismo que se tenía previsto para el 19 de septiembre queda cancelado ante la pandemia que vive la capital del país por Covid-19, así lo acordaron la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC) y el Gobierno de la Ciudad de México.

Lo anterior como medida para evitar aglomeraciones, poner en riesgo la salud de las personas y comprometer a los cuerpos de emergencia.

En su lugar, se invita a los habitantes de la ciudad a revisar y actualizar su plan familiar para la prevención de riesgos; identificar zonas de menor riesgo dentro y fuera de sus viviendas y lugares de trabajo; establecer roles a seguir en caso de un sismo; y tener lista su mochila de emergencia, sin olvidar incluir artículos de higiene y prevención como cubrebocas, caretas y gel antibacterial.

De ocurrir un sismo significativo y/o se activa la alerta sísmica oficial, la población debe atender las medidas sanitarias correspondientes además de conservar la calma, replegarse en zonas de menor riesgo, cerca de trabes, columnas o muros de carga, no utilizar elevadores ni escaleras.

También se debe permanecer lejos de ventanas, espejos y objetos que puedan caer y si se está en planta baja y se tiene un lugar abierto, como un patio libre de obstáculos, se recomienda salir, siempre tomando precauciones y cuidando que no vaya a caer algún objeto o elemento de fachada que pudiera desprenderse.

En caso de que no se ponga en riesgo la seguridad personal, hay que desconectar la electricidad y cerrar las llaves de agua y gas.

Si el sismo ocurre al estar manejando, se deben prender las luces intermitentes, frenar lentamente y estacionarse en un sitio seguro, alejado de árboles, postes o bardas que pudieran caer encima.

Al concluir el sismo se debe salir con precaución por las rutas de evacuación, previamente identificadas y libres de obstáculos.

El pasado 20 de enero se llevó a cabo el más reciente simulacro nacional con una participación de 100 mil inmuebles en los 32 estados de la república y en casi 2 mil municipios. Se estimó una participación nacional total de cerca de 50 millones de personas.

Las autoridades informaron que una vez que se concluya la contingencia sanitaria, se decidirá retomar el acuerdo de finales de 2019 para realizar tres simulacros por sismo al año, con el objetivo de fortalecer la cultura de la prevención y la autoprotección.

Los integrantes del Sistema Nacional de Protección Civil (SINAPROC) también se han sumado al sector salud en la atención de la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19, sin desatender sus funciones para prevenir, prepararse y gestionar emergencias provocadas por fenómenos naturales que pudieran generar alguna emergencia o desastre.