/ martes 9 de noviembre de 2021

CDMX copió estrategia de salud por Covid-19 que instrumentó la Central de Abasto

Marcela Villegas Silva, coordinadora de la Ceda y administradora de su Fideicomiso, explicó que las medidas tomadas fueron usadas después en otros puntos de la CDMX

El modelo de salud que se implementó en la Central de Abasto de la CDMX fue base para el que se utilizó después en toda la capital del país, desde las pruebas masivas a los más de 90 mil colaboradores que hay hasta el manejo que se hizo con los enfermos, los médicos llegaron a atender a pacientes con hasta 60% de saturación que fueron enviados de manera directa al Centro Banamex.

Marcela Villegas Silva, coordinadora de la Ceda y administradora de su Fideicomiso, explicó que las medidas tomadas para poder enfrentar la pandemia fueron usadas después en otros puntos de la Ciudad de México.

“Tuvimos una estrategia sanitaria impresionante, los kioscos que luego salieron, salieron de aquí (...) nos metimos a la estrategia sanitaria, nos fuimos a meter a las naves, a hacer que la gente se hiciera las pruebas, íbamos por la gente y estamos haciendo todavía pruebas gratis”, dijo.

El manejo de la pandemia en la Ceda se hizo en coordinación con la Secretaría de Salud capitalina, en el momento más difícil se tuvieron al menos dos módulos de salud con personal dedicado exclusivamente a la atención de los trabajadores que tenían que estar todos los días en las instalaciones.

Los cálculos que se tienen de las medidas de contención utilizadas señalan que resultaron contagiados unos 8 mil trabajadores y el seguimiento dado empezaba desde tener una muestra diaria de trabajadores que pasaran a revisión de las pruebas PCR y de antígenos.

En entrevista con La Prensa, señala que la Ceda fue uno de los sitios donde se hizo casi obligatorio, y de manera más rápida posible, la prevención.

“Aquí teníamos las filas dobles o triples, aquí la gente se hacía las pruebas cuando apenas empezaba, ni siquiera teníamos las rápidas, teníamos las PCR, y teníamos los resultados e íbamos a hablar con cada uno, si era carretillero lo hacíamos que tomara cuarentena; y los ambulantes, bodegas completitas de 90 personas, 60 eran positivos”.

Villegas Silva reconoce que ante el nivel de contagios que hubo en la ciudad completa, se pensó en algún momento parar las actividades a pesar de las implicaciones económicas que tiene una medida como esa.

“La verdad, hicimos un trabajo extraordinario (...) hicimos lo posible y lo imposible y el gobierno nos ayudó. Nos trajimos los módulos de salud y aquí llegaba la gente y se la llevaban a (Centro) Banamex y eso ayudó muchísimo porque evitaba la hospitalización y las muertes”, señaló.

La Ceda, añade, además de tener el apoyo del Centro Banamex tenía el de los hospitales de la CDMX, como es el caso del de Iztapalapa, pero en temas de prevención se trabajó muy fuerte con los usuarios, se lavaban los camiones, los pasillos. El alimento no porque por ahí no se contagiaba la gente.

“Teníamos gente en las naves hablando para que se pusieran cubrebocas, con gel, hicimos lo posible y bajamos los contagios considerablemente. Incluso, cuando fue lo de La Viga, nosotros no tuvimos contagios y este año que pasó, blindamos la Ceda de tal manera que no pasara nada. De mayo a junio (de 2021) los contagios han venido bajando”, señala.

“Es impresionante (lo que se hizo para frenar los contagios), porque todo es gracias a lo que hizo la comunidad porque por decreto nadie hacia nada, se hizo un trabajo con ellos y la gente respondió”, explica.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

La coordinadora señala que todo el personal de la Ceda estuvo trabajando todo el tiempo en esta serie de procesos, porque se tenía que responder a la Ciudad de México y al país.

“Es el estómago de la ciudad (...) la gente tenía que comer, independientemente de la pandemia”, declaró.

“La gente tenía que comer y era más barato venir aquí que ir al super. Pues todo eso nos ha distinguido”, explicó Villegas Silva.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


El modelo de salud que se implementó en la Central de Abasto de la CDMX fue base para el que se utilizó después en toda la capital del país, desde las pruebas masivas a los más de 90 mil colaboradores que hay hasta el manejo que se hizo con los enfermos, los médicos llegaron a atender a pacientes con hasta 60% de saturación que fueron enviados de manera directa al Centro Banamex.

Marcela Villegas Silva, coordinadora de la Ceda y administradora de su Fideicomiso, explicó que las medidas tomadas para poder enfrentar la pandemia fueron usadas después en otros puntos de la Ciudad de México.

“Tuvimos una estrategia sanitaria impresionante, los kioscos que luego salieron, salieron de aquí (...) nos metimos a la estrategia sanitaria, nos fuimos a meter a las naves, a hacer que la gente se hiciera las pruebas, íbamos por la gente y estamos haciendo todavía pruebas gratis”, dijo.

El manejo de la pandemia en la Ceda se hizo en coordinación con la Secretaría de Salud capitalina, en el momento más difícil se tuvieron al menos dos módulos de salud con personal dedicado exclusivamente a la atención de los trabajadores que tenían que estar todos los días en las instalaciones.

Los cálculos que se tienen de las medidas de contención utilizadas señalan que resultaron contagiados unos 8 mil trabajadores y el seguimiento dado empezaba desde tener una muestra diaria de trabajadores que pasaran a revisión de las pruebas PCR y de antígenos.

En entrevista con La Prensa, señala que la Ceda fue uno de los sitios donde se hizo casi obligatorio, y de manera más rápida posible, la prevención.

“Aquí teníamos las filas dobles o triples, aquí la gente se hacía las pruebas cuando apenas empezaba, ni siquiera teníamos las rápidas, teníamos las PCR, y teníamos los resultados e íbamos a hablar con cada uno, si era carretillero lo hacíamos que tomara cuarentena; y los ambulantes, bodegas completitas de 90 personas, 60 eran positivos”.

Villegas Silva reconoce que ante el nivel de contagios que hubo en la ciudad completa, se pensó en algún momento parar las actividades a pesar de las implicaciones económicas que tiene una medida como esa.

“La verdad, hicimos un trabajo extraordinario (...) hicimos lo posible y lo imposible y el gobierno nos ayudó. Nos trajimos los módulos de salud y aquí llegaba la gente y se la llevaban a (Centro) Banamex y eso ayudó muchísimo porque evitaba la hospitalización y las muertes”, señaló.

La Ceda, añade, además de tener el apoyo del Centro Banamex tenía el de los hospitales de la CDMX, como es el caso del de Iztapalapa, pero en temas de prevención se trabajó muy fuerte con los usuarios, se lavaban los camiones, los pasillos. El alimento no porque por ahí no se contagiaba la gente.

“Teníamos gente en las naves hablando para que se pusieran cubrebocas, con gel, hicimos lo posible y bajamos los contagios considerablemente. Incluso, cuando fue lo de La Viga, nosotros no tuvimos contagios y este año que pasó, blindamos la Ceda de tal manera que no pasara nada. De mayo a junio (de 2021) los contagios han venido bajando”, señala.

“Es impresionante (lo que se hizo para frenar los contagios), porque todo es gracias a lo que hizo la comunidad porque por decreto nadie hacia nada, se hizo un trabajo con ellos y la gente respondió”, explica.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

La coordinadora señala que todo el personal de la Ceda estuvo trabajando todo el tiempo en esta serie de procesos, porque se tenía que responder a la Ciudad de México y al país.

“Es el estómago de la ciudad (...) la gente tenía que comer, independientemente de la pandemia”, declaró.

“La gente tenía que comer y era más barato venir aquí que ir al super. Pues todo eso nos ha distinguido”, explicó Villegas Silva.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Finanzas

Hay un “ambiente positivo” con la IP, asegura Torruco

El secretario admitió que tuvo el respaldo del sector empresarial durante los años de la pandemia

Política

Exigen que Conacyt justifique 42 mil mdp

Catedráticos enviaron una carta al Senado en la que cuestionan el destino de recursos que había previo al decreto de López Obrador

Finanzas

Emplaza a huelga el sindicato de Panasonic

La dirigencia sindical electa en abril, en la planta de Reynosa, fijó en seis días el aviso legal de paro ante las autoridades federales