/ domingo 7 de noviembre de 2021

Apoya GCDMC el fortalecimiento de laboratorios de Bioseguridad Nivel 3

En estos laboratorios se evaluarán, entre otros, la vacuna para combatir a la COVID-19 que desarrollan investigadores mexicanos

Dos laboratorios de bioseguridad 3 (BSL-3) serán fortalecidos y modernizados por el gobierno de la Ciudad de México pues en ellos se evalúan las vacunas que desarrolla la UNAM contra el SARS-CoV-2.

También las terapias de anticuerpos neutralizantes y la validación preclínica de fármacos anti-SARS-CoV-2 y continuará la investigación científica sobre otras enfermedades causadas por bacterias y virus de alto riesgo que pueden causar enfermedades graves.

La nueva condición de los BSL3 se derivará de remodelaciones y equipamiento de sitios preexistentes en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) y en el Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB), a cargo de las doctoras Laura Cobos y Clara Espitia, respectivamente.

Y se informó que los trabajos comenzaron hace un año, y cuentan con el apoyo de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México (SECTEI), de la Coordinación de la Investigación Científica y de aportes de proyectos apoyados por el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica, ambos de la UNAM.

De igual forma, se dio a conocer que se avanzó en la parte física, ampliación de un laboratorio, construcción de ductos, calibración de equipos, calificación de instalaciones, implementación de un sistema de calidad en el IIB y en la FMVZ, además del reacondicionamiento de un laboratorio BSL-2, que servirá de apoyo al BSL3.

Aunque en la capital del país existen suficientes centros de nivel 2, en los que generalmente se trabaja con microorganismos de riesgo moderado en un amplio espectro, esto no ocurre con los BSL3.

Y es que con esos laboratorios se busca evitar la fuga de microorganismos y garantizar la salud de los científicos que trabajan con agentes patógenos; además, operarán bajo el concepto de Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL), es decir, directrices de seguridad y calidad alineadas a los principios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una de las organizaciones internacionales que regula a las entidades de acreditación.

La doctora Laura Palomares Aguilera, investigadora y actual directora del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, responsable del proyecto de remodelación y equipamiento de dos laboratorios de bioseguridad-3 ante la SECTEI, consideró que de este nivel “se debería tener un número mucho mayor (…) Justamente se hizo un censo y lo que hallamos fue que había muchos supuestos laboratorios que están trabajando como si fueran nivel 3, pero no necesariamente cumplen con los requisitos”.

En opinión de la biotecnóloga, estos sitios de alta contención biológica son indispensables para hacer investigación y evaluar medicamentos para uso humano o vacunas. Por ello, estimó que debería haber al menos cinco, uno por cada área del país. “Diez sería lo ideal”.

Sin embargo, aun cuando el costo de mantenimiento es elevado y se requiere personal altamente capacitado, se trata de una inversión, “porque significa un avance científico y el fortalecimiento de capacidades tecnológicas que nos pondrían más cerca de responder ante una siguiente pandemia que, no dudemos, la tendremos”. Con una analogía describió la situación en la que se halla México: “Hoy transitamos sobre un camino de terracería, pero necesitamos hacerlo sobre una carretera”.

El esfuerzo se realiza para contar con tecnologías habilitantes va más allá de aspectos físicos. Por ejemplo, mucho de lo que se hizo énfasis en el país al inicio de la pandemia fue tener vacunas y pruebas, pero la fabricación de un biológico, el desarrollo preclínico, manufactura y control, que tiene que ver con la calidad, no formaba parte de la estrategia, y verlo así, en su conjunto e integralmente, es indispensable, reflexionó la investigadora universitaria.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Con esta idea de responder de manera puntual ante enfermedades emergentes como la investigación para el SARS-CoV-2, o las ocasionadas por bacterias y virus de alto riesgo, pero también con el fin de ofrecer infraestructura para otros grupos de investigación tanto de la UNAM como de otras instituciones del país, se decidió esta rehabilitación, equipamiento y puesta en marcha de las instalaciones en la FMVZ e IIB, donde su uso es rutinario.

En estos laboratorios se evaluarán, entre otros, la vacuna para combatir a la COVID-19 que desarrollan la doctora Edda Sciutto y el doctor Juan Pedro Laclette, del IIB, junto con un grupo de investigadores de la propia UNAM, UASLP, INDRE, y los Institutos Nacionales de Enfermedades Respiratorias, Ciencias Médicas y Nutrición, Cardiología, así como el Hospital General.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Dos laboratorios de bioseguridad 3 (BSL-3) serán fortalecidos y modernizados por el gobierno de la Ciudad de México pues en ellos se evalúan las vacunas que desarrolla la UNAM contra el SARS-CoV-2.

También las terapias de anticuerpos neutralizantes y la validación preclínica de fármacos anti-SARS-CoV-2 y continuará la investigación científica sobre otras enfermedades causadas por bacterias y virus de alto riesgo que pueden causar enfermedades graves.

La nueva condición de los BSL3 se derivará de remodelaciones y equipamiento de sitios preexistentes en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) y en el Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB), a cargo de las doctoras Laura Cobos y Clara Espitia, respectivamente.

Y se informó que los trabajos comenzaron hace un año, y cuentan con el apoyo de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México (SECTEI), de la Coordinación de la Investigación Científica y de aportes de proyectos apoyados por el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica, ambos de la UNAM.

De igual forma, se dio a conocer que se avanzó en la parte física, ampliación de un laboratorio, construcción de ductos, calibración de equipos, calificación de instalaciones, implementación de un sistema de calidad en el IIB y en la FMVZ, además del reacondicionamiento de un laboratorio BSL-2, que servirá de apoyo al BSL3.

Aunque en la capital del país existen suficientes centros de nivel 2, en los que generalmente se trabaja con microorganismos de riesgo moderado en un amplio espectro, esto no ocurre con los BSL3.

Y es que con esos laboratorios se busca evitar la fuga de microorganismos y garantizar la salud de los científicos que trabajan con agentes patógenos; además, operarán bajo el concepto de Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL), es decir, directrices de seguridad y calidad alineadas a los principios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una de las organizaciones internacionales que regula a las entidades de acreditación.

La doctora Laura Palomares Aguilera, investigadora y actual directora del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, responsable del proyecto de remodelación y equipamiento de dos laboratorios de bioseguridad-3 ante la SECTEI, consideró que de este nivel “se debería tener un número mucho mayor (…) Justamente se hizo un censo y lo que hallamos fue que había muchos supuestos laboratorios que están trabajando como si fueran nivel 3, pero no necesariamente cumplen con los requisitos”.

En opinión de la biotecnóloga, estos sitios de alta contención biológica son indispensables para hacer investigación y evaluar medicamentos para uso humano o vacunas. Por ello, estimó que debería haber al menos cinco, uno por cada área del país. “Diez sería lo ideal”.

Sin embargo, aun cuando el costo de mantenimiento es elevado y se requiere personal altamente capacitado, se trata de una inversión, “porque significa un avance científico y el fortalecimiento de capacidades tecnológicas que nos pondrían más cerca de responder ante una siguiente pandemia que, no dudemos, la tendremos”. Con una analogía describió la situación en la que se halla México: “Hoy transitamos sobre un camino de terracería, pero necesitamos hacerlo sobre una carretera”.

El esfuerzo se realiza para contar con tecnologías habilitantes va más allá de aspectos físicos. Por ejemplo, mucho de lo que se hizo énfasis en el país al inicio de la pandemia fue tener vacunas y pruebas, pero la fabricación de un biológico, el desarrollo preclínico, manufactura y control, que tiene que ver con la calidad, no formaba parte de la estrategia, y verlo así, en su conjunto e integralmente, es indispensable, reflexionó la investigadora universitaria.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Con esta idea de responder de manera puntual ante enfermedades emergentes como la investigación para el SARS-CoV-2, o las ocasionadas por bacterias y virus de alto riesgo, pero también con el fin de ofrecer infraestructura para otros grupos de investigación tanto de la UNAM como de otras instituciones del país, se decidió esta rehabilitación, equipamiento y puesta en marcha de las instalaciones en la FMVZ e IIB, donde su uso es rutinario.

En estos laboratorios se evaluarán, entre otros, la vacuna para combatir a la COVID-19 que desarrollan la doctora Edda Sciutto y el doctor Juan Pedro Laclette, del IIB, junto con un grupo de investigadores de la propia UNAM, UASLP, INDRE, y los Institutos Nacionales de Enfermedades Respiratorias, Ciencias Médicas y Nutrición, Cardiología, así como el Hospital General.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Policiaca

Cae presunto atacante del hijo del embajador de México en Bélgica

La agresión contra Eduardo Granguillhome ocurrió en el cruce de la avenida Revolución y la calle Siete, en la colonia San Pedro de los Pinos

Policiaca

Por exceso de velocidad, muere motociclista en Río Churubusco

El motociclista circulaba a más de cien kilómetros por hora y perdió el control