/ lunes 6 de abril de 2020

Angustia en comerciantes de Mercado Sonora, ante cierre por Covid-19

La actividad mercantil podría reiniciarse hasta finales del mes de abril, mientras, comerciantes buscarán la forma de sobrevivir

Las gallinas, veladoras, ramos y huevos para las limpias, tendrán que esperar varias semanas para ser comercializados nuevamente dentro del Mercado Sonora, ya que sus puertas fueron cerradas hoy lunes seis de abril, lo que deja a cientos de comerciantes sin la posibilidad de un ingreso ante la emergencia Sanitaria del Covid-19.

“¿Qué va a llevar güerita? ¿Qué busca?” se escucha en la parte trasera del mercado donde los comerciantes aprovechan los últimos momentos para colocar su mercancía, ante algunos clientes, quienes, desesperados, se amontonan en las puertas cerradas para conseguir animales a buen precio.

Con lágrimas en los ojos, Sandra entraba y salía del mercado con sus gallinas y polluelos en cajas que subió a un coche para llevarlos a su casa, “no los puedo dejar aquí tantos días, sin limpiar ni comer, se me van a morir. Esto es todo lo que tenemos para mantener la casa, es un negocio que por 10 años ha mantenido a mi familia, no sé qué vamos a hacer con esto de la contingencia”, comentó la vendedora a La Prensa, ante el cierre.

Foto: Luis Barrera

Tras una protesta sobre avenida Fray Servando debido al cierre de operaciones en el mercado, donde varios de los locatarios pidieron apoyo a las autoridades de la alcaldía, decidieron respetar la medida tomada al no comercializar artículos de primera necesidad, después de una reunión con la jefa de Unidad Departamental de Mercados de la alcaldía de Venustiano Carranza, Marlén Quiroz López.

“Nos dicen que es por la contingencia, que es lo mejor para nosotros y para evitar contagios entre nosotros y los clientes, pero esto nos deja preocupados a todos los locatarios porque la gran mayoría de nosotros no tenemos otro ingreso”, dijo Rosalba, quien controlaba los accesos de una de las puertas.

La mujer dijo que la situación era complicada para todos sus compañeros, quienes en ese momento tuvieron acceso para sacar sus pertenencias, y que podrán regresar en días siguientes para los que dejen animales y puedan ir a alimentarlos.

Para Gerardo la situación no es mejor, “yo vivo de las veladoras, amuletos, hierbas y las limpias que hacemos a la gente que viene a buscarnos”, compartió que fue a sacar su mercancía para intentar venderla por fuera y con ello, tener dinero para llevar a su casa donde dependen cuatro hijos y su esposa.

Tanto en los negocios al interior como en los puestos ambulantes del exterior han dejado de vender, pero su preocupación no solo es que no puedan vender, “también es dejar mucho tiempo sola la mercancía que está afuera, y perderla porque nos roben al ver la ausencia por tantos días”, expresó Alejandro, quien tiene un local de semillas afuera del mercado.

Foto: Luis Barrera

Ya para la tarde casi todos los comerciantes con sus caras largas, se disponían a retirarse del lugar, sin saber qué harán para sobrevivir en las siguientes semanas, dejando en soledad los alrededores de un mercado tan tradicional y concurrido.

Las autoridades dijeron a los locatarios que la fecha tentativa para volver a operar, será a finales de abril, lo que ha dejado consternados a los proveedores, aunque será de manera oficial, que se informe sobre los avances o cambios de la contingencia.

JLP

Las gallinas, veladoras, ramos y huevos para las limpias, tendrán que esperar varias semanas para ser comercializados nuevamente dentro del Mercado Sonora, ya que sus puertas fueron cerradas hoy lunes seis de abril, lo que deja a cientos de comerciantes sin la posibilidad de un ingreso ante la emergencia Sanitaria del Covid-19.

“¿Qué va a llevar güerita? ¿Qué busca?” se escucha en la parte trasera del mercado donde los comerciantes aprovechan los últimos momentos para colocar su mercancía, ante algunos clientes, quienes, desesperados, se amontonan en las puertas cerradas para conseguir animales a buen precio.

Con lágrimas en los ojos, Sandra entraba y salía del mercado con sus gallinas y polluelos en cajas que subió a un coche para llevarlos a su casa, “no los puedo dejar aquí tantos días, sin limpiar ni comer, se me van a morir. Esto es todo lo que tenemos para mantener la casa, es un negocio que por 10 años ha mantenido a mi familia, no sé qué vamos a hacer con esto de la contingencia”, comentó la vendedora a La Prensa, ante el cierre.

Foto: Luis Barrera

Tras una protesta sobre avenida Fray Servando debido al cierre de operaciones en el mercado, donde varios de los locatarios pidieron apoyo a las autoridades de la alcaldía, decidieron respetar la medida tomada al no comercializar artículos de primera necesidad, después de una reunión con la jefa de Unidad Departamental de Mercados de la alcaldía de Venustiano Carranza, Marlén Quiroz López.

“Nos dicen que es por la contingencia, que es lo mejor para nosotros y para evitar contagios entre nosotros y los clientes, pero esto nos deja preocupados a todos los locatarios porque la gran mayoría de nosotros no tenemos otro ingreso”, dijo Rosalba, quien controlaba los accesos de una de las puertas.

La mujer dijo que la situación era complicada para todos sus compañeros, quienes en ese momento tuvieron acceso para sacar sus pertenencias, y que podrán regresar en días siguientes para los que dejen animales y puedan ir a alimentarlos.

Para Gerardo la situación no es mejor, “yo vivo de las veladoras, amuletos, hierbas y las limpias que hacemos a la gente que viene a buscarnos”, compartió que fue a sacar su mercancía para intentar venderla por fuera y con ello, tener dinero para llevar a su casa donde dependen cuatro hijos y su esposa.

Tanto en los negocios al interior como en los puestos ambulantes del exterior han dejado de vender, pero su preocupación no solo es que no puedan vender, “también es dejar mucho tiempo sola la mercancía que está afuera, y perderla porque nos roben al ver la ausencia por tantos días”, expresó Alejandro, quien tiene un local de semillas afuera del mercado.

Foto: Luis Barrera

Ya para la tarde casi todos los comerciantes con sus caras largas, se disponían a retirarse del lugar, sin saber qué harán para sobrevivir en las siguientes semanas, dejando en soledad los alrededores de un mercado tan tradicional y concurrido.

Las autoridades dijeron a los locatarios que la fecha tentativa para volver a operar, será a finales de abril, lo que ha dejado consternados a los proveedores, aunque será de manera oficial, que se informe sobre los avances o cambios de la contingencia.

JLP