/ jueves 21 de noviembre de 2019

Analizan retener licencia a quien caiga en el Torito

Secretaría de Movilidad plantea ajustes normativos y legislativos a fin de reducir percances automovilísticos

La mayor parte de los accidentes de tránsito ocurren entre el jueves y el domingo, entre las 23:00 y las 5:00 horas, y el conducir bajo influjos del alcohol juega un papel importante en esto, por lo que el gobierno de la Ciudad de México analiza retener la licencia para conducir a los automovilistas que sean sorprendidos por el alcoholímetro.

Si bien hasta ahora es un objetivo de la Secretaría de Movilidad, para que ello ocurra tendrán que hacerse cambios normativos e incluso legislativos, por lo que esta medida, que forma parte de la estrategia de seguridad vial que presentó este jueves el secretario Andrés Lajous, podría aplicar hasta el próximo año.

En conferencia de prensa explicó que la retención de la licencia aplicaría por seis meses y se haría solamente después de que el juez cívico decrete la sanción para la persona que conduzca bajo los efectos del alcohol y sea sorprendida en los puntos de revisión del Alcoholímetro, los cuales a partir de diciembre serán reforzados.

La normatividad ya considera que las personas que van a l Torito se les pinga un candado en la Semovi para que no puedan renovar su licencia”, explicó Lajous y agregó: “por algunas razones no se incluyó en la administración anterior el retiro de la licencia, entonces lo que queremos garantizar es que con la normatividad actual o con las modificaciones se pueda garantizar el retiro de la licencia

Parte de la estrategia presentada incluye la inversión de 370 millones de pesos para la compra de más cámaras y radares de velocidad de manera que para el transcurso del próximo año sumen 200 equipos en operación. Actualmente son 101 dispositivos, mediante los cuales se han aplicado 300 mil infracciones a 220 mil placas de la Ciudad de México.

Otro de los ejes se enfoca en los motociclistas, ya que, aunque los viajes en motocicleta alcanzan apenas el 3.7% del total de viajes diarios, este tipo de vehículos están involucrados en uno de cada tres hechos de tránsito, casi lo mismo que los automóviles. Su participación en hechos de tránsito pasó del 32% en 2018 al 37% en este año.

Por ello se establecerá una licencia especial para motociclistas y una motoescuela para aquellos que realicen actividades económicas en motocicletas, como son los repartidores de comida solicitada por aplicación, los repartidores de mensajería y paquetería, entre otros.

Otras acciones serán cierres parciales en vías de acceso controlado, principalmente durante las madrugadas del fin de semana para obligar a los conductores a respetar los límites de velocidad. Este esquema operará así: por ejemplo, en Viaducto, se irán reduciendo paulatinamente los carriles a sólo uno y posteriormente se desviará a los carriles laterales para más adelante volver a entrar a los centrales.

Esto para pacificar el tránsito en las madrugadas, ya que, al no haber tráfico, los automovilistas suelen pisar más el acelerador y en muchas ocasiones esto termina en accidentes fatales. También se aplicarán carruseles, es decir, que patrullas de tránsito circularán en cada carril a una velocidad apenas menor del límite permitido, para que todos los vehículos de atrás se vean obligados a hacer lo mismo.

Estas dos últimas acciones se realizarán en avenidas de acceso controlado con mayor cantidad de hechos de tránsito como Calzada de Tlalpan, Viaducto, Periférico, Circuito Interior, Constituyentes, Calzada Ignacio Zaragoza, entre otras.

La mayor parte de los accidentes de tránsito ocurren entre el jueves y el domingo, entre las 23:00 y las 5:00 horas, y el conducir bajo influjos del alcohol juega un papel importante en esto, por lo que el gobierno de la Ciudad de México analiza retener la licencia para conducir a los automovilistas que sean sorprendidos por el alcoholímetro.

Si bien hasta ahora es un objetivo de la Secretaría de Movilidad, para que ello ocurra tendrán que hacerse cambios normativos e incluso legislativos, por lo que esta medida, que forma parte de la estrategia de seguridad vial que presentó este jueves el secretario Andrés Lajous, podría aplicar hasta el próximo año.

En conferencia de prensa explicó que la retención de la licencia aplicaría por seis meses y se haría solamente después de que el juez cívico decrete la sanción para la persona que conduzca bajo los efectos del alcohol y sea sorprendida en los puntos de revisión del Alcoholímetro, los cuales a partir de diciembre serán reforzados.

La normatividad ya considera que las personas que van a l Torito se les pinga un candado en la Semovi para que no puedan renovar su licencia”, explicó Lajous y agregó: “por algunas razones no se incluyó en la administración anterior el retiro de la licencia, entonces lo que queremos garantizar es que con la normatividad actual o con las modificaciones se pueda garantizar el retiro de la licencia

Parte de la estrategia presentada incluye la inversión de 370 millones de pesos para la compra de más cámaras y radares de velocidad de manera que para el transcurso del próximo año sumen 200 equipos en operación. Actualmente son 101 dispositivos, mediante los cuales se han aplicado 300 mil infracciones a 220 mil placas de la Ciudad de México.

Otro de los ejes se enfoca en los motociclistas, ya que, aunque los viajes en motocicleta alcanzan apenas el 3.7% del total de viajes diarios, este tipo de vehículos están involucrados en uno de cada tres hechos de tránsito, casi lo mismo que los automóviles. Su participación en hechos de tránsito pasó del 32% en 2018 al 37% en este año.

Por ello se establecerá una licencia especial para motociclistas y una motoescuela para aquellos que realicen actividades económicas en motocicletas, como son los repartidores de comida solicitada por aplicación, los repartidores de mensajería y paquetería, entre otros.

Otras acciones serán cierres parciales en vías de acceso controlado, principalmente durante las madrugadas del fin de semana para obligar a los conductores a respetar los límites de velocidad. Este esquema operará así: por ejemplo, en Viaducto, se irán reduciendo paulatinamente los carriles a sólo uno y posteriormente se desviará a los carriles laterales para más adelante volver a entrar a los centrales.

Esto para pacificar el tránsito en las madrugadas, ya que, al no haber tráfico, los automovilistas suelen pisar más el acelerador y en muchas ocasiones esto termina en accidentes fatales. También se aplicarán carruseles, es decir, que patrullas de tránsito circularán en cada carril a una velocidad apenas menor del límite permitido, para que todos los vehículos de atrás se vean obligados a hacer lo mismo.

Estas dos últimas acciones se realizarán en avenidas de acceso controlado con mayor cantidad de hechos de tránsito como Calzada de Tlalpan, Viaducto, Periférico, Circuito Interior, Constituyentes, Calzada Ignacio Zaragoza, entre otras.

República

Emotiva carta de víctima a ladrón se viraliza en redes sociales

Un ciudadano decidió escribirla al ladrón que lo despojó de la motocicleta que con esfuerzo la compró y en segundos se la arrebató

Policiaca

“No fue la forma de hacer las cosas”, pide perdón Karen Espíndola

La joven nunca pensó en las consecuencias de su mensaje, por lo que se le hizo fácil enviar ese texto y después apagar su celular