Atenta Xochimilco contra tradiciones de sus pueblos

Foto: Especial

Atenta Xochimilco contra tradiciones de sus pueblos

  • La Prensa
  • en Metropoli

Por Rubén Pérez

Habitantes del pueblo de San Luis Tlaxialtemalco, en la alcaldía de Xochimilco, advirtieron que las autoridades locales están ofreciendo cambios de uso de suelo en zonas ecológicas, como gancho para obtener apoyo social y legitimar la imposición de personas afines a los intereses del alcalde José Carlos Acosta Ruiz, luego de que el Tribunal Electoral de la Ciudad de México echo abajo distintas asambleas en los pueblos de la demarcación.

Representantes de esa comunidad expresaron su molestia porque el gobierno local, a través de servidores públicos, visita barrios para proponer dicho cambio de uso de suelo a cambio del apoyo de las personas, lo que representa un franco engaño.

Aducen que estos funcionarios se aprovechan de la población en situación de vulnerabilidad con promesas que no cumplirán, y que nuevamente se utilicen prácticas que ya deberían haber sido erradicadas.

Tal escenario se da en el marco de la defensa por sus derechos ante la sala regional de la Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pues aseguran que el gobierno local, mediante asambleas amañadas, impuso a sus representantes por encima de las autoridades tradicionales de cada uno de los pueblos.

Este hecho, motivo que el pasado 6 de marzo el Tribunal Electoral de la Ciudad de México emitiera una resolución que echaba para abajo distintas asambleas en los pueblos de Xochimilco, debido a la ausencia de adecuados mecanismos de coordinación entre las autoridades tradicionales de los pueblos y las autoridades del Estado, además de que no se contó con una adecuada difusión para las asambleas comunitarias.

Lo único que están defendiendo, dicen, es el derecho que tiene cada comunidad para determinar la estructura de su gobierno interno, de nombrar a sus autoridades conforme a sus propias reglas y de acuerdo. Esto es, a través de una representación unipersonal o colegiada (por medio de concejos, juntas de gobierno, gobiernos colectivos, o el nombre que cada comunidad decida).

Asimismo, habitantes de los pueblos de Xochimilco y autoridades tradicionales manifestaron su preocupación por una “segunda oleada de guerra sucia de la Alcaldía Xochimilco” ahora orquestada en conjunto con la diputada local Donají Olivera Reyes y la diputada federal, Guadalupe Ramos Sotelo, debido a que el día lunes 11 de marzo las diputadas emitieron un comunicado en el que señalaron que el Tribunal Electoral de la Ciudad de México tomó una decisión equivocada al anular las asambleas, y que con dicha anulación se violaron los principios de certeza y democracia.

Con el mencionado documento informativo, las diputadas dejan de lado por completo el hecho de que las asambleas se llevaron a cabo incluso con violencia en muchos casos, y sin que existiera una plena participación de habitantes, originarios, y autoridades tradicionales.

Así, las diputadas, lo que pretenden en realidad es convalidar elecciones en donde apoyaron a ciertos candidatos, ya que la diputada Donají tiene presencia en las colonias de Huichapan, Ampliación Tepepan (de donde es habitante) y Jardines del Sur, y la diputada Guadalupe fue una de las personas que acudió a la asamblea del pueblo de Xochitepec a imponer la figura de Coordinador Territorial, ya que habita en ese pueblo.