Crean laboratorios de seguridad y Justicia para combatir delitos

  • La Prensa
  • en Metropoli

Por Hilda Escalona

La Cuidad de México contará con el primer laboratorio temático de seguridad y justicia con financiamiento nacional e internacional.

Esté será el primero de tres y estarán enfocados en brindar mayor seguridad y justicia a los ciudadanos.

Se creó a iniciativa de la  Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), organismo presidido por José Merino, sin embargo, el mismo tendrá independencia en sus labores.

Merino detalló que la creación del laboratorio está enfocado en la prevención de homicidios y en la elaboración de estrategias para cuerpos policiacos y organizaciones civiles con el fin de disminuir los índices de delincuencia.

Detalló que el gobierno de la ciudad cuenta con el apoyo de Beatriz Magaloni, investigadora de la Universidad de Stanford y del especialista en el desarrollo de programas de prevención de violencia, así como del investigador Rodrigo Canales, de la Universidad de Yale y especialista en políticas públicas.

“El laboratorio estará encargado de analizar los datos recopilados por la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de profundizar en los datos que recopila el C5”.

Por su parte, Beatriz Magaloni, de la Universidad de Stanford, comentó que actualmente las capacidades institucionales para la persecución e investigación en procesos penales en relación a homicidio, son muy limitadas.

Por lo anterior dijo que se trabajará en homicidios para generar una investigación más eficiente, focalizar los instrumentos policiales, robustecer la indagatoria y un patrullaje más efectivo para evitar estos casos.

Magaloni indicó que esta colaboración ya tiene un antecedente, pero ahora la apertura y acceso a los datos de estos entes gubernamentales será mejor aprovechada, pues se podrán hacer investigaciones más robustas.

Otra preciosidad, dijo, es Otro es trabajar con jóvenes en condiciones de vulnerabilidad, pues 3 de cada 100 mil mueren, entre los 12 y 14 años, y aumenta casi a 25 cuando tienen entre 21 a 25 años. “Son victimados y potencialmente serán reclutados por organizaciones criminales”, comentó.