Vive México sin democracia: Observatorio Nacional Ciudadano

Foto especial

Vive México sin democracia: Observatorio Nacional Ciudadano

  • La Prensa
  • en Metropoli

Por: Aurelio Sánchez / GB

Ciudad de México.- El pasado proceso electoral 2017-2018, estuvo marcado por la violencia política y por la ocurrencia de presuntos delitos electorales, en el que los asesinatos de aspirantes a cargos de elección popular, fue el acontecer diario, así como otro tipo de agresiones en su contra como los secuestros, señaló Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), en conferencia de prensa.

El organismo civil, presentó el estudio Delitos Electorales, incidencias y Evolución más allá de los partidos políticos, en donde advierte que estamos lejos de alcanzar un sistema democrático electoral y pleno e integró.

Indicó que, de enero a julio de este año, Quintana Roo ha sido el estado con la mayor cantidad de CII del fuero federal con 6.97 por cada 100 mil electores registrados en el padrón electoral. En segundo lugar, está Baja California Sur con 1.25 y en tercero Chiapas con 1.18.

Mientras que las cinco entidades con más carpetas concluidas reportan porcentajes de judicialización bajos. Estos son: Ciudad de México (2%), Puebla (4%), Estado de México (12%), Veracruz (9%) y Oaxaca (4%). En suma, estas entidades reúnen el 71% de las carpetas concluidas y en estas, una parte mínima de las carpetas alcanza a judicializarse.

Según la FEPADE, después del INE y los Organismos Públicos Locales, la mayor cantidad de denuncias por delitos electorales son presentadas por la ciudadanía y en tercer lugar por integrantes de algún partido político.

En este documento de investigación denunció la predominancia del fuero común sobre el fuero federal en etapas avanzadas de los procesos de procuración e impartición de justicia.

Tres de cada 4 presuntos delincuentes por delitos electorales del fuero común.

Ocho de cada 10 sentenciados por delitos electorales son del fuero común.

En el último reporte de la consultora Etellekt se registraron 774 agresiones contra políticos. De este número, 715 fueron agresiones directas contra políticos y 59 más contra familiares.

Hasta julio de este año se identificaron a 152 políticos asesinados, adicionalmente 51 familiares de políticos perdieron la vida en atentados.

Los actos de violencia política se iban agudizando conforme se acercaba el término del proceso electoral. Al menos 162 de las agresiones ocurrieron desde la antepenúltima semana de las campañas políticas y del 24 al 29 de junio fue la más violenta, en siete días se cometieron 58 agresiones.

Por el tipo de víctima se distingue que el 69% de estas agresiones se dirigieron hasta entonces contra hombres, 25% contra mujeres y 6% contra grupos de militantes.

Se contabilizaron que 63% de los agresores fueron comandos armados, el 12% fueron objeto de tortura y violencia extrema, sólo en el 7% de los casos el delito lo realizó un asesino solitario. Además, se observó que el 75% de estos asesinatos hubo el sello característico de grupos de sicarios empleados por grupos de la delincuencia.