Cilindros de gas en mal estado son bombas de tiempo en la CDMX

Foto especial

Cilindros de gas en mal estado son bombas de tiempo en la CDMX

  • La Prensa
  • en Metropoli

Por: Aurelio Sánchez / GB

Ciudad de México.- El Jefe de gobierno de la Ciudad de México, Ramón Amieva Gálvez, reconoció que los bomberos atienden mil incidencias diarias, de las cuales el 70 por ciento son por fugas de gas de cilindros o tanques estacionarios que rebasaron los diez años de su vida útil.

En la Ciudad de México existen alrededor de 6 millones de cilindros de gas, de los cuales 40 por ciento representan bombas de tiempo que ponen en peligro la integridad de millones de capitalinos, según cifras de la comisión de protección civil de la ALDF y del Gobierno capitalino.

Después de varios accidentes por fugas de gas que han dejado a varias personas lesionadas, el gobernante capitalino Ramón Amieva, anunció un programa de colaboración con 30 gaseras con reconocimiento oficial para cambiar los cilindros y tanques estacionarios viejos por nuevos.

Para ello anunció un presupuesto de 25 millones de pesos; 20 millones para cambiar los tanques estacionarios y 5 para remplazar los cilindros en zonas de alta vulnerabilidad.

Adicionalmente, añadió, la Secretaría de Protección Civil solicitará a sus pares en las 16 delegaciones realizar trabajo de campo, acudiendo a los domicilios de los capitalinos para revisar tuberías de gas y cableado eléctrico y con eso reducir un 70 por ciento el riesgo de que se registren accidentes en la capital.

Ramón Amieva anunció que   las pipas de gas que circulan por las calles, serán revisadas periódicamente para verificar que cumplen con normatividad local y federal y que el gas que transportan no sea robado o adquirido ilícitamente.

Son las propias gaseras las que propician los accidentes ya que se quedan con los cilindros nuevos de gas y operan los que cumplieron su vida útil.

Como dato importante el Gobierno del Distrito Federal trabajara de la mano con 30 gaseras para prevenir accidentes en los hogares capitalinos por fugas de gas de tanques y cilindros que ya rebasaron los diez años de vida.