Inicia en la CDMX la Semana Mundial de la Lactancia Materna

  • La Prensa
  • en Metropoli

Alberto Jiménez

Como una medida para  prevenir la malnutrición infantil y acceder de forma segura a los alimentos esenciales para la niñez, se inauguró la Semana Mundial de la Lactancia Materna en la Ciudad de México.

José Ramón Amieva Gálvez, jefe de gobierno capitalino expresó que esta medida permitirá que las madres de familia con necesidad de trabajar, puedan alimentar a sus bebés y salvaguardar su salud.

Al momento, se han instalado 70 lactarios a los cuales se sumaran tres bancos de leche materna, esto, como un mecanismo para asegurar la disposición del alimento suficiente para los recién nacidos.

El mandatario capitalino apuntó que es fundamental garantizar las condiciones necesarias para contribuir a que las madres fortalezcan el vínculo de amor con sus recién nacidos, además de apoyar a los menores que son abandonados.

“Cuando encontramos bebés abandonados, a través de la Procuraduría General de Justicia y del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, podemos proporcionar ese amor y ese regalo de vida gracias a estos bancos de leche materna”, continuó.

Amieva Gálvez agregó la capital del país dispone de un sistema integral normativo de desarrollo, protección y acompañamiento social más grande y eficiente a nivel nacional e internacional.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna se desarrollará del 1º al 7 de agosto y buscará fomentar el consumo de este alimento natural hacia los bebés de todo el mundo para mejorar su salud.

Esta iniciativa se lleva a cabo en más de 170 países, en el marco del Aniversario de la Declaración de Innocenti, decretado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Finalmente, el titular de la Secretaría de Salud (SEDESA), Román Rosales Avilés, afirmó que es fundamental para el gobierno capitalino difundir el beneficio de la lactancia materna, durante los primeros seis meses de vida de manera exclusiva, y hasta los dos años de manera complementaria, ya que disminuye el riesgo de enfermedades.