..
“Hasta la victoria”: Barrales y Anaya en Coyoacán

Foto: Estefanía Meré

“Hasta la victoria”: Barrales y Anaya en Coyoacán

  • Estefanía Meré
  • en Metropoli

Por Estefanía Meré

Desde las últimas horas del lunes empezaron a realizarse los preparativos en la Alameda del Sur para el mitin de este día de los candidatos a jefatura de gobierno y presidencia de la República Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, ambos de la coalición Por México al Frente integrada por PRD, PAN y MC, todo debía de estar listo para que este martes los candidatos subieran al templete para presentar sus propuestas ante miles de personas.

Y así fue, desde temprana hora la gente comenzó allegar en las famosas peseras  y camiones de diversas rutas de la ciudad, todo con tal de mostrar su apoyo,la Alameda del Sur se fue llenando de niños, jóvenes, adultos y hasta perros, de banderas con el escudo del PRD Y PAN, uno a uno se fueron acomodando en su lugar, dependiendo de como hubieras llegado eras colocado, algunos “afortunados” cerca del templete y para los que estaban más lejos se les acondicionaron pantallas gigantes que les permitieron ser partícipes del evento.

Después de un poco de entretenimiento musical los candidatos y sus invitados llegaron pasado el medio día, todos fueron recibidos como si fueran los artistas del momento, y si que lo son, el gran show de las elecciones se acerca y deben presentar las mejores propuestas para ganar el voto de la ciudadanía.

En las orillas del templete y del área de las sillas la gente se arremolinaba, algunos en busca de obtener la mejor foto, otros con el fin de acercarse y expresarle a los candidatos su descontento o sus necesidades, en un caso una señora mayor golpeó con uno de los banderines a otra mujer de menor edad y casi se arma la revuelta, si no es por el acompañante de la mujer que la detenía y le explicaba que no había sido a propósito, que al final solo era una señora grande cosa que pareció prender aún más a esta joven para al final decirle:

-¡Déjame que le rompa su ma…, ca…, que tu nomás vienes para decirle quién sabe qué a Valentín y hasta crees que sus guaruras van a dejar que te le acerques!- con esto el acompañante ya no le dijo nada pero siguió agarrándola para evitar un problema mayor entre tanta gente.

Por otro lado personas con playeras amarillas y gorras  rodeaban el perímetro de las sillas y si eras externo a la gente que había llegado te negaban entrar a esa parte, acercarte tan siquiera unos centímetros a la bendita sombra era un pecado enorme al que primero te eras acreedor a un amable “no puedes pasar”, si por algún motivo como el empujón de quienes trataban de salir del tumulto te movías te acababan sacando hasta del tumulto entre varias personas.

Los candidatos que subieron a hablar al templete eran ajenos a estas situaciones, ellos debían de hacer su mejor papel, ofrecer las mejores propuestas en base a problemas comunes, seguir la corriente de algunas personas que realmente eran seguidores y cuando llegaban a un momento clave de su discurso hacer que la gente se enardeciera, se levantara se sus lugares agitara las banderas y gritaran de gusto.

En un momento del evento se escuchó mucho barullo y los llantos de una persona dejaron al descubierto que algo pasaba, era una mujer que había perdido su patrimonio y le pedía ayuda a Anaya y a su personal, ellos reaccionaron de inmediato, atendieron a la mujer luego de que el candidato les dijera que sí por medio de una mirada a sus asistentes, ahí quedó todo y siguió en lo que estaba.

En algún punto Anaya localizó con la vista a dos personas, un fotógrafo al que saludó distraídamente mientras pronunciaba su discurso y una mujer embarazada que llevaba un playera con la leyenda: “mi futuro está con Anaya”, el panista aprovechó para preguntar a la mujer si sabía el sexo del bebé y cuando nacería, a lo que la mujer le respondió que el 30 de junio,  entrado en la platica le respondió: “En una de esas y nace el 1 de julio. ¿Qué va a ser, niña?, ¿Se va a llamar Victoria?… A lo mejor sí”.

Casi dos horas después terminó el evento, entre abrazos de los candidatos y sus invitados, gritos de emoción de los asistentes al mitin, papelitos metálicos con los colores de los partidos de la coalición y la rápida salida del templete de los actores principales.

Pero ahí no acabó todo, la gente espero la salida de Ricardo Anaya en el vehículo en que se iba a retirar, primero fue Alejandra Barrales, la cual sin pena ni gloria salió del lugar, seguida de Santiago Creel, aquel olvidado candidato de la llamada “Alianza por el Cambio” a Jefe de Gobierno del Distrito Federal en el 2000, cuando tocó el turno de Anaya se volvió todo un caos, reporteros, jefes de seguridad y seguidores del candidato bloquearon dos carriles de Canal de Miramontes para tomar la foto con él, algunos lo lograron, otros tuvieron que perseguir el vehículo hasta la esquina con Calzada de las Bombas para obtenerla.

Al final los demás candidatos e invitados se marcharon sin tanta fiesta, los principales actores ya se habían ido y la gente satisfecha se marcó como llegó, en peseras y camiones que los llevarían de nuevo a sus destinos.

Hay un dato curioso que ha de ser destacado en todo el discurso de los candidatos, ambos al final retomaron la mítica frase del Che “Hasta la victoria… Siempre” pero con su modificación claro está…